«Ahora … ¡mis nietos me dicen zurdito!» – GENTE Online
 

"Ahora ... ¡mis nietos me dicen zurdito!"

Uncategorized
Uncategorized

Mientras lee un libro sobre estrategias militares de Karl von Clausewitz (1780-1831), Aldo Rico, ex jefe carapintada y hoy intendente de San Miguel, oye carcajadas que le llegan desde el living de su casa. "¡A ver si hacen un poco de silencio, que no puedo leer tranquilo!", se queja. Inútil. Las risas de sus nietos y de su mujer 
-Noemí Crocco- lo alzan en armas. Se levanta, irrumpe en el living… (suspenso), pero uno de sus nietos lo recibe con un "Vení, zurdito… vení, zurdito…". Con la cara al rojo, grita:

-¡Al abuelo le siguen diciendo Tatita! ¡Qué zurdito ni zurdito!

Pero un coro le tapa la boca: "¡Zur-di-to, zur-di-to!". Derrotado, Rico vuelve al remoto Clausewitz, mientras se escuchan voces en el televisor.

En la pantalla también está Rico. El ex militar le arrebata una botella de champagne a
Lilita Carrió ("No cometa excesos", le aconseja), toca pito, ordena "¡Carrera… march!", sentadas y flexiones, pero casi conla misma suerte que con sus nietos… nadie le obedece.

Esta última escena no es real: es pura ficción. El Rico de la televisión es Martín Campilongo (32), y la casa del duro militar es el estudio de Gran Cuñado II. El increíble parecido de Campilongo con Rico (obra de talentosos maquilladores) y los sketches tienen, además del inmenso público habitual, otros fanáticos: los empleados de la Municipalidad de San Miguel, que dicen: "Nos morimos de risa. La imitación es perfecta. Casi supera al original…". Y -secretamente, según testigos- el mismo Rico se divierte con su copia. Entretanto, ¿qué piensa el original, verdadero, único?
GENTE se lo preguntó.

-Nunca veo televisión, pero según Noemí, mi mujer, estoy tratado con respeto.

-¿A sus nietos les gusta el personaje?

-Sí. Siempre me dijeron Tatita, pero ahora también me dicen zurdito…

por Alejandro Sangenis
asangenis@atlantida.com.ar
fotos: Santiago Turienzo
El verdadero Rico. No me molesta. Me tratan con respeto, y mis nietos y mi mujer se mueren de risa".">

El verdadero Rico. "No me molesta. Me tratan con respeto, y mis nietos y mi mujer se mueren de risa".

El imitador de Rico en el paroxismo: ¡Carrera, march! ¡Sentada! ¡Cuerpo a tierra!".">

El imitador de Rico en el paroxismo: "¡Carrera, march! ¡Sentada! ¡Cuerpo a tierra!".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig