histérica y puerquita", pero no se considera un objeto sexual. Y asegura que como actriz está ansiosa por afrontar nuevos desafíos." /> «Ahora me encantaría hacer de monja» – GENTE Online
 

"Ahora me encantaría hacer de monja"

La recién consagrada Reina de Viña del Mar acaba de despertarse. Y atiende a GENTE desde la confortable cama que ocupa en la habitación 233 del hotel Neruda. Está cubierta apenas por una sábana que envuelve suavemente sus curvas.

Tiene los ojos irritados después de varios días de intenso trabajo realizando entrevistas y participaciones en el programa Sálvese quien pueda (SQP), que se emite por la televisión chilena.

Y la voz un tono más grave que siempre porque durmió poco. La noche del domingo resultó muy larga para Luciana Salazar. Festejó a lo grande su coronación junto a un grupo de amigos y al tenista local, Nicolás Massú, apodado El Vampiro por la densidad de sus colmillos y por su voracidad con el sexo opuesto. Por eso la primera pregunta para Lu es para saber si ha conseguido un nuevo amor del otro lado de la cordillera. Ella, pícara, se ampara en su apariencia soñolienta para intentar eludir la consulta.
-Luciana, la prensa chilena asegura que usted está viviendo un affaire con Massú, ¿lo va a negar?
-Ay, chicos, salimos dos veces a bailar con amigos. Tuve buena onda, él es muy amable, como que intentaba mimarme en su país para que yo me sintiera bien. Es muy divertido, por eso yo estaba jugando a que lo retaba, y le pregunté con tono sensual si me tenía miedo.

-¿Y qué le contestó?
-Que me tenía respeto, no temor.

-¿Y pasó algo?
-No. Fuimos a cenar, luego a bailar, pero yo me volví temprano. Lo conocí, pero todo quedó ahí.

-¿La historia puede progresar?
-Ay, no sé, por ahora es un amigo, nada más.

-¿Y Mario Velloso, su promocionado novio anglobrasileño, quedó en el olvido?
-Fue un amor de verano. Es muy difícil mantener una relación a distancia. La verdad es que me encanta, vamos a ver cómo continúa.

-¿Por qué nunca se la ve con una pareja local?
-Porque no me pueden agarrar, me cuido mucho.

-¿Se anima a decirme cuántos novios famosos tuvo desde que se incorporó a la farándula?
-Tres, muy famosos.

-¿Puede darme alguna pista de quiénes son?
-Ni loca, prefiero seguir jugando a que no me pueden descubrir.

-¿También le gusta jugar a ser una comehombres o realmente realmente lo es?
-La verdad es que soy un poquito histérica y puerquita. Me gusta jugar hasta ahí, que los hombres fantaseen conmigo, pero mido mis actos; insinúo, pero aunque no lo parezca, a veces siento vergüencita.

-¿Está intentando enternecer a los lectores?
-No, lo que pasa es que quiero que la gente sepa que mi ángel está basado en una mezcla de físico, energía y dulzura. No soy puramente sexual, chicos, también tengo otras virtudes.

-Soy todo oídos.
-Y… soy modelo y actriz…

-¿Vedette, no?
-No, una sola vez hice teatro de revista, como también lo hicieron Ingrid Grudke y María Vázquez, pero a ellas no las encasillan como vedettes. A mí no me molesta que digan que trabajé con las plumas, pero te repito: soy modelo y actriz.

-Algunos la niegan como modelo.
-Lo sé, también sé que no tengo la altura necesaria para desfilar alta costura, pero tampoco Pampita mide 1,70 y nadie la cuestiona. No sé por qué las modelos no me quieren, porque todo este chismerío sale de ellas.

-Rocío Marengo y Jessica Cirio dijeron que usted sólo se impone por escandalosa.
-A Rocío no la entiendo, primero me abraza y después me da con un caño. Y a Jessica tampoco: al principio me tiró mala onda, después se me arrimó y fue a la misma esteticista que yo, y ahora vuelve a pegarme.

-¿Como actriz le va mejor?
-Me va bárbaro. Trabajé con Guillermo Francella; en Pijamas, con Fabián Gianola; también estuve en Costumbres Argentinas; luego en Los Roldán. Tengo preparación, no soy una improvisada, estudié un año de arte dramático, y luego un año de actuación en el grupo Andamio 90.

-¿Y de ahora en más?
-Voy a seguir en VideoMatch con Marcelo Tinelli, pero no en Los Roldán. Además estoy estudiando propuestas de Chile para coconducir un programa.

-¿Qué sintió cuando los chilenos la consagraron Reina del Festival de Viña del Mar?
-Como argentina, fue una emoción muy grande.

-¿Se sigue preparando para otros desafíos?
-Por supuesto. Quiero estudiar canto, porque es lo que más me cuesta. En el baile soy buena porque desde chica hago gimnasia.

-¿Por qué entonces muchos dicen que no sabe bailar?
-Porque quieren denigrarme gratuitamente, pero no van a tener respuesta de mi parte. ¿Vos creés que Jorge Guinzburg me hubiese insistido varias veces para que siguiera con él si no supiera hacer nada como algunos dicen?

-Chiche Gelblung dijo que usted será la sucesora de Moria Casán.
-Y se lo agradezco, pero creo que nadie suplanta a nadie. La verdad es que no me gustaría que me dijeran que soy la sucesora de Moria.

-La propia Moria, cuando le hablaron de usted, la calificó como una chica de almanaque de gomería. ¿Eso la ofende?
-La verdad, me sorprendió, me dio la sensación de que lo decía con mala leche. No la entiendo, porque cuando ella pensaba ir a Carlos Paz me invitó a mí para que la acompañara. Yo creo que lo hace para provocar, es su estilo.

-Ya que no le gusta que la nombren como sucesora de nadie, dígame usted como quién le gustaría ser.
-Mi sueño es ser como Marilyn Monroe, una diva.

-¿Como actriz se siente capacitada para representar cualquier papel?
-Por supuesto. Ahora me encantaría hacer de monja, por ejemplo.

-Sigue subiendo la apuesta.
-Siempre. Es que me siento preparada para aceptar cualquier desafío. ¿Se nota?

Luciana se tira a la pileta con corona incluida después de ser elegida Reina del Festival de Viña del Mar. Mi ángel está basado en una mezcla de físico, energía y dulzura. No soy puramente sexual, chicos, también tengo otras virtudes", confesó luego, seguida por una multitud. ">

Luciana se tira a la pileta con corona incluida después de ser elegida Reina del Festival de Viña del Mar. "Mi ángel está basado en una mezcla de físico, energía y dulzura. No soy puramente sexual, chicos, también tengo otras virtudes", confesó luego, seguida por una multitud.

Audaz, Salazar no dudó en mostrar su anatomía cuando hizo falta. Tampoco en festejar junto a un grupo de amigos y el tenista local Nicolás Massú. Le pregunté si metenía miedo y me contestó que no, que sentía por mí mucho respeto", admitió Luciana.">

Audaz, Salazar no dudó en mostrar su anatomía cuando hizo falta. Tampoco en festejar junto a un grupo de amigos y el tenista local Nicolás Massú. "Le pregunté si metenía miedo y me contestó que no, que sentía por mí mucho respeto", admitió Luciana.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig