Ahora Carlitos las prefiere rubias – GENTE Online
 

Ahora Carlitos las prefiere rubias

Diálogo textual escuchado en una carpa vecina del balneario El Atlántico de Pinamar:

-Vieja, ¿ese no es Tevez? Mirá, mirá cómo le hace cosquillitas en el
pie a esa rubiecita. Es un dulce. Ahora, si lo agarra la Natalia Fassi lo mata.
-Ay, pero vos estás siempre atrasado, si ella lo dejó. ¿No te acordás de que le
sacaron una foto en un boliche con una piba que mostraba la cola, y cuando la
Fassi la vio se pudrió todo?
-Vos decí lo que quieras, pero él en la tele dijo que todavía estaban hablando
para decidir qué iban a hacer en el futuro…
-Si lo llega a ver tan meloso con esas dos rubias que se le sentaron en la
reposera, te aseguro que no habrá reconciliación…

Y sí, parece que para Carlos Tevez (20), lo de Natalia Fassi ya fue de-fi-ni-ti-va-men-te
(aunque se rumoree que podría existir un encuentro antes de que Carlitos
emprenda su viaje a Brasil). Por lo menos las fotos de sus vacaciones en Pinamar
así lo demuestran. Y si no, observen cómo El Apache se desvive dándole charla a
una teen. ¿Se fijaron cómo sonríe ella? ¿Y la otra chica que se sentó a su lado
lo más cerquita posible? Bueno, la verdad es que él no paró de hablarles en toda
la tarde. Fueron su compañía de día en la playa. Y de noche en la disco Ku-El
Alma
. Digamos que lo siguieron a sol y a sombra, junto a un grupo de amigas que
se hicieron íntimas de los de Carlitos, que eran nada menos que nueve. Pavada de
grupo, ¿no?

Entonces, podría decirse que Tevez disfrutó de unas vacaciones soñadas en
Pinamar. Mar, sol, excelente compañía, mimos… Siempre se lo vio muy sonriente
cada vez que estuvo junto a ellas. Sea en la playa, donde las invitó con mate y
facturas, o en el boliche donde lo acompañaban hasta el amanecer.

Carlitos llegó a Pinamar el 27 de diciembre para alquilar casa, y se fue el 29 a
recibir el año nuevo junto a su familia. Regresó el primero de enero a la
tardecita junto a su hermano y nueve de sus mejores amigos. La primera noche
visitó Innsbruck y sólo tomó agua mineral. Lucía un buzo con capucha tipo
canguro, pero la gente lo descubrió igual. Se cansó de firmar autógrafos y de
sacarse fotos con los fanáticos que desfilaron frente a él. A todos los recibió
con un gesto simpático y una sonrisa. El sábado a la noche estuvo en Green
Mango, un restó-bar con cocina gourmet. Allí fue el invitado especial de Iván
Marchesi y Leandro Beltrán, los dueños del lugar que funciona como pre-dance.
Tevez salió encantado y prometió volver todas las noches. Y luego se hizo
habitué de la disco Ku-El Alma, a la que siempre concurrió rodeado de bellas
adolescentes y su numeroso grupo de amigos de Fuerte Apache, fieles siempre al
ídolo en las buenas y en las malas, como debe ser.

El <i>Apache</i> charla animadamente con una de sus <i>fans</i>, quien sonríe agradecida. Fue una de las chicas del grupo que compartió las tardes en la playa y las noches en la disco <i>Ku-El Alma</i> junto al goleador.

El Apache charla animadamente con una de sus fans, quien sonríe agradecida. Fue una de las chicas del grupo que compartió las tardes en la playa y las noches en la disco Ku-El Alma junto al goleador.

Carlitos en el agua junto a sus amigos de toda la vida. En la foto está subido a caballito de Diego, uno de sus tres hermanos, ante la atenta mirada de Javier, otro de los compinches inseparables del Diez.

Carlitos en el agua junto a sus amigos de toda la vida. En la foto está subido a caballito de Diego, uno de sus tres hermanos, ante la atenta mirada de Javier, otro de los compinches inseparables del Diez.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig