Adiós, querido Hugo… – GENTE Online
 

Adiós, querido Hugo…

Balamicina, le pusieron. Por aquellos días, 1963, la penicilina ocupaba la tapa de los diarios y a los hermanos Hugo y Gerardo les pareció un buen nombre para hacer debutar en un protagónico a un cómico en ascenso: Carlitos Balá. Salió al aire el 5 de febrero. Y fue el primer programa que llevó la firma Sofovich. En la tarde del domingo pasado, en una
cama del Instituto del Diagnóstico y luego de darle larga batalla a una enfermedad, Hugo Sofovich dijo adiós. Tenía 63 años.

Toda su producción (largometrajes, programas de televisión, teatro de revistas) estuvo cruzada por el mismo aguijón del humor picaresco. Jorge Porcel, Tato Bores, Susana Giménez y Moria Casán son los nombres que les pusieron el cuerpo a sus ideas. En la talla de estos comediantes se deja ver el correlato de su talla como autor. Sin embargo, todos los creadores, sin importar el registro que hayan elegido para expresar sus creaciones, encuentran en algún momento su cumbre y su ápice: fue con Alberto Olmedo, tal vez el máximo capocómico en la intensa historia del espectáculo argentino, con quien alcanzó el éxito en su estado más perdurable. No toca botón se llamó el programa y será un mojón ineludible si alguien alguna vez decide trazar una historia de la risa en la Argentina. i> El Manosanta, Rogelio Roldán o el General González no sólo fueron eficaces pasos de comedia, aciertos del orden de lo inmediato que resultaron éxitos de temporada, sino que anclaron en la memoria de todos, resistieron los años, y h
oy mejoran con el añejamiento de los días.

Hijo de Manuel Sofovich (un socialista que escribía en el periódico La Vanguardia y que dejó más de 50 obras de teatro), descendiente de rumanos que sufrieron la ocupación rusa, Hugo hizo de la relación con su hermano Gerardo un culebrón peculiar: años sin hablarse, reconciliaciones y secretos. El tiempo, como siempre, terminó deshaciendo las astillas filiales. Y los unió.

Hugo Sofovich y una de sus grandes creaciones: <i>El Manosanta</i>, en la piel de otro grande indiscutido, el Negro Olmedo.

Hugo Sofovich y una de sus grandes creaciones: El Manosanta, en la piel de otro grande indiscutido, el Negro Olmedo.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig