Adiós a las armas, bienvenido el arte – GENTE Online
 

Adiós a las armas, bienvenido el arte

Uncategorized
Uncategorized

"Buenos días, señor. Vengo a entregar un arma". Era una mañana de fines de 2000 cuando la mujer se presentó en un centro de Canje de Armas, iniciativa del Ministerio de Justicia y Seguridad de la provincia de Mendoza para alcanzar el desarme en la sociedad civil. Cuando los encargados de la recepción inspeccionaron el revólver, no podían creer lo que descubrieron: una bala estaba en la boca del arma, lista para ser disparada. La mujer quedó paralizada y se puso blanca como un papel. Pasaron varios minutos hasta que habló: "Ayer mis nietos jugaron con el revólver… Era de mi marido y todos pensábamos que estaba descargado".

Entre diciembre de 2000 y principios de 2001, más de tres mil armas fueron canjeadas por mendocinos anónimos, que se llevaban a cambio un vale por 50 pesos en mercaderías. La medida buscaba atacar la principal causa de muertes con armas de fuego en la última década en Mendoza. Y no por robos, precisamente: en el 90 por ciento de los casos se trataba de accidentes por manipulación de armas en el hogar, discusiones familiares, entre socios… Traducido: problemas de convivencia.

Gabriel Conte (35) es el actual subsecretario de Relaciones con la Comunidad del gobierno provincial del radical Julio Cobos. Desde el mismo cargo, en el año 2000, planteó un Plan de Desarme de la sociedad civil. Por esa iniciativa, la ONU lo distinguió con el premio Disarmament Award.

-¿Cuántas armas esperaban recolectar?
-Un mínimo de cien, pero el resultado fue que durante tres días, en la Navidad del 2000, nos trajeron trescientas. Nos superó. Era una época de plena crisis económica y debimos suspender el plan. Lo retomamos al otro año: habilitamos centros de canje en ONGs, clubes, en la Liga Mendocina de Fútbol, Asociaciones de Agricultores, Municipios, Unión Comercial, Centros Culturales y Uniones Barriales. En 45 días rescatamos más de 2.500 armas y 8.000 municiones.

-¿Es posible que se reinstale el plan y que se nacionalice?
-En Mendoza hay un proyecto legislativo que está impulsando la reinstalación del Plan. Tenemos 2.500 armas decomisadas en situaciones delictivas que esperan ser destruidas. Y nunca perdimos la esperanza de que haya un plan nacional.

LA TRANSFORMACION. Noche del viernes 2 de septiembre de 2005. Espacio Contemporáneo de Arte de la ciudad de Mendoza. Ochenta obras de arte, hechas con las armas que la gente llevó al Plan, se exponen al público que desborda el edificio de dos plantas. La escultura que ocupa el centro es un hombre encorvado, con su cabeza gacha, y decenas de manos/armas que apuntan directamente al espectador que la contemple. Manos anónimas o Piedad o muerte, llamó a su obra su autora, Eliana Molinelli. Ella fue quien imaginó esta muestra para transformar herramientas de muerte en arte, es decir, en vida. Pero no pudo ver cristalizada su obra: un arma insidiosa, el cáncer, mató a Eliana antes de que su sueño se hiciera realidad. Sin embargo, decenas de colegas de todo el país tomaron la posta. Artistas de la talla de Clorindo Testa, Carlos Gorriarena, Rosemary Gerdes, Chalo Tulián o Roberto Rosas pusieron manos a la obra para transformar revólveres, escopetas y pistolas en esculturas.

Entre el público hay dos hombres emocionados. Ellos guardan en su recuerdo la mayor parte de las historias personales que concluyeron con esas armas convertidas en esculturas. Manuel Cárdenas y Abel Barbier representaban a dos importantes asociaciones vecinales de Mendoza cuando se hizo el Plan Canje de Armas. "Tengo presente el caso de una señora que vivía en un barrio conflictivo. La mujer tenía un revólver en su casa y quería entregarlo, pero le daba miedo salir a la calle con él. Le dije que yo iría personalmente a buscarlo. Entramos al barrio con custodia policial, hicimos de cuenta que comprábamos pan y nos llevamos el arma. Pude ver el alivio en la cara de esa mujer", recuerda Abel. Manuel cuenta que en su Unión Vecinal juntaron aproximadamente dos mil armas y dice: "Me consta que había padres que les sacaban las pistolas de las manos a sus hijos. Pero no soy ingenuo, sé que hay inescrupulosos que les volvieron a poner armas en las manos a esos chicos, pero éste fue un gran paso, y debemos pelear todos juntos para que continúe". Cuando Manuel termina, Abel se anima y confiesa: "Yo también entregué armas que tenía en casa. Siempre pensé que era un peligro, sobre todo porque mis chicos pasaban cerca de donde las guardaba".

Eliana Molinelli ya no está, pero su testimonio se guarda en el documental del director mendocino Gaspar Gómez, Desarmados. Allí, la artista cuenta el día en que un container custodiado por la policía se estacionó frente a su casa. "Sentí asco cuando me dejaron esa cantidad tremenda de armas en mi taller; era pus", dice. Su proyecto era hacer un monumento por la paz, idea que se truncó por el vandalismo de unos pocos, que se robaron los pedazos de armas de la obra recién inaugurada en un paseo público. Eliana, entonces, comenzó a convocar a artistas de todo el país. Los paquetes con restos de armas fueron llegando de cada rincón de la Argentina. Y así, la culata de una escopeta mutó en un simpático autito de madera por obra del mendocino Federico Arcidiácono; un yunque encierra el metal fundido de las escopetas, fusiles y pistolas, tras pasar por las manos del pampeano Raúl Fernández; un "temible" espantapájaros que tiene por cabeza caños de escopetas fue la creación del mendocino Roberto Rosas; una maleta que guarda las armas bajo la promesa de "mañana las tiro", fue la contribución del genial Clorindo Testa.

Cada obra tiene su moraleja. Vivian Magis, directora del Museo Universitario de Arte mendocino, sintetiza el objetivo: "Convertimos el plan de desarme en una propuesta estética donde los artistas argentinos, a través de un lenguaje no verbal, habláramos de paz, convivencia y dignidad".

Leonardo Ibáñez Fotos: Maximiliano Vernazza, Ideas del Sur y Twentieth Century Fox Argentina. 1-Un equipo tras una gran idea Los artistas que hicieron posible la muestra posan alrededor de la obra creada por Eliana Molinelli, la escultora que tuvo esta brillante idea y que murió poco antes de verla hecha realidad. 2- No a la muerte El artista mendocino Roberto Rosas con el creador del plan de desarme, el subsecretario provincial Gabriel Conte. Y, en detalle, la impactante escultura de Eliana Molinelli, llamada Piedad o muerte (izquierda). Los artistas que hicieron posible la muestra posan alrededor de la obra creada por Eliana Molinelli, la escultora que tuvo esta brillante idea y que murió poco antes de verla hecha realidad.

Los artistas que hicieron posible la muestra posan alrededor de la obra creada por Eliana Molinelli, la escultora que tuvo esta brillante idea y que murió poco antes de verla hecha realidad.

El artista mendocino Roberto Rosas con el creador del plan de desarme, el subsecretario provincial Gabriel Conte. Y, en detalle, la impactante escultura de Eliana Molinelli, llamada Piedad o muerte (izquierda).

El artista mendocino Roberto Rosas con el creador del plan de desarme, el subsecretario provincial Gabriel Conte. Y, en detalle, la impactante escultura de Eliana Molinelli, llamada Piedad o muerte (izquierda).

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig