«A los hombres los enamora más una buena sonrisa que un cuerpo perfecto» – GENTE Online
 

"A los hombres los enamora más una buena sonrisa que un cuerpo perfecto"

Es una de las pocas que no cayó en la tentación de ponerse siliconas. Algunos expertos en imagen llegaron a insinuar que con unos centímetros más de busto (usa talla 80) podría conv
ertirse en una diosa de curvas mortales y perfectas. Millie Stegman no transó. Prefirió, siempre, mostrarse tal cual es: con algún pliegue alrededor de los ojos, con sus incisivos torcidos, con pocas lolas, con su mínima cintura y sus piernas fuertes. Hoy, con 33 años y sin proponérselo, seduce a tres millones de personas todas las noches.

-Una duda: ¿por qué tanto pánico al bisturí?

-Lo mío no pasa por ahí, no es una cuestión de miedos. Yo soy amante de lo natural, no soportaría llevar algo que no fuera mío, o estar en pose, porque adoro la comodidad. Soy muy taurina en eso: tengo que sentir que lo que transmito es real. No me gustaría seducir desde el lugar de femme fatale porque no me lo creería nadie, ni yo.


-¿Qué le pasó con las fotos, entonces? Al posar no era Heidi, precisamente…

-(Ríe). No, para nada. Las fotos me encantan y las tomo como un juego, como parte de la actuación. De todas formas, yo me veo sexy. Y más que sexy, me veo sensual. Pero no provoco, y si lo hago no me doy cuenta porque no estoy atenta a eso. Sin duda, a los hombres los enamora más una buena sonrisa que un cuerpo perfecto.


-Y una mujer real y accesible ratonea más que una top model inalcanzable…

-Y… Sí. Quizá sí. Ellas también ratonean, pero desde otro lugar. Lo que sí es cierto es que las mujeres reales, o más naturales, también provocamos. Y gusta. Hoy seducimos más las mujeres de carne y hueso como puede ser la vecina que vive a la vuelta de tu casa… En lo personal, yo también prefiero mil veces a la gente palpable, accesible, con la que uno pueda sentirse identificado.

Según parece, no son pocas las que se reconocen en Lola, la protagonista del triángulo sentimental de Son amores. El programa promedia los 30 puntos de rating. Cifra sorprendente, y más en los tiempos que vivimos. "Por la calle me paran nenes de 3 años y también señores de 90. Habría que hacer un estudio para chequear mi presentimiento, pero por lo que intuyo, muchas mujeres de entre 35 y 45 años se sienten muy identificadas con ella", cuenta Stegman. Y vale la aclaración: su personaje es dulce y vulnerable, pero non sancto. La famosa
Lola está casada, sí, pero tiene en la cabeza a otro hombre: un tal Sánchez (el personaje que interpreta el talentoso Miguel Angel Rodríguez), con quien -se sabe- terminará engañando a su marido. Sin embargo, según Stegman, ella jamás imaginó que la historia se desencadenaría por el lado de la infidelidad.

por Mariana Montini
fotos: Santiago Turienzo. Asistente: Diego García
producción: Sofía Delger. Maquilló: Mabby Autino. Peinó: Verónica para Staff Cerini. (Agradecemos al Edificio Central Park y en especial al pintor Pérez Celis por el atelier que nos abrió para esta producción; a Alicia Flores, Breeter's, María Vázquez y Ricky Sarkany)
No es perfecta, pero nadie puede negar que genera todo tipo de fantasías. Reconciliada con su cuerpo, Milagros Stegman asegura que se ve más sensual que sexy.

No es perfecta, pero nadie puede negar que genera todo tipo de fantasías. Reconciliada con su cuerpo, Milagros Stegman asegura que se ve más sensual que sexy.

Muchos siguen en pareja por miedo a perder lo que tienen, por comodidad. Todos tenemos fantasías. Uno siempre hace lo que puede, y creo que a veces se puede ser fiel, y otras veces no"">

"Muchos siguen en pareja por miedo a perder lo que tienen, por comodidad. Todos tenemos fantasías. Uno siempre hace lo que puede, y creo que a veces se puede ser fiel, y otras veces no"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig