«A los 69 años, nunca tuve que recurrir al Viagra» – GENTE Online
 

"A los 69 años, nunca tuve que recurrir al Viagra"

En medio del ensayo, Soldán se sincera. Reconoce que está lejos todavía de
convertirse en un capocómico. Dice que no es Gasalla, ni Pinti, ni Guinzburg, ni
Artaza, ni Cherutti. "Pero tengo lo mío", afirma, causando una sorpresa
general. Entonces, abre su robe de chambre de espaldas a la cámara y parece
sorprender a sus compañeras de elenco, Karina Ranni y Griselda Rojas, únicas
testigos de su exhibicionismo. "¿Qué escondés, Silvio?", pregunta alguien
bromeando detrás del escenario. Las dos vedettes prefieren no contestar, sólo
observan con aparente estupor, sin bajar la mirada de la anatomía del animador
devenido en comediante. Soldán ríe canchero y juega al límite: "Nunca nadie
se quejó de mis virtudes como amante
", dice lanzando una carcajada fiel a su
estilo, similar a aquella que lo identificaba en la tevé cuando alguien ganaba
el tan ansiado viaje a Bariloche.

Hoy Silvio confiesa que está feliz. "Fundamentalmente porque en el show me
río de mí mismo. Muchos quisieron pegarme porque dijeron que ofendía a mis ex;
yo digo que cualquier semejanza con la realidad es pura coincidencia.
"
Luego, repasa la letra de sus cuatro sketchs. Parece que el más picante de todos
es uno que él mismo bautizó El último tango en Devoto. Allí -pese a que
don Silvio intentó mantenerlo en estricto secreto- lucirá un traje a rayas como
el que identificaba a los presos. Y contará detalles asombrosos de su pasaje por
la cárcel y de sus romances más tumultuosos. "Se van a llevar una sorpresa,
porque las mejores mujeres de mi vida fueron morochas
", asegura sabiendo que
los escándalos que conmocionaron a la prensa los vivió con dos con apariencia de
rubias: Silvia Süller y Gisselle Rímolo, ésta última hoy reconvertida a castaño
oscuro.

-Soldán, no mienta, si las mujeres que sacudieron su vida fueron Süller y
Rímolo, ¿o lo va a negar?

-Que la sacudieron no hay duda. Pero los momentos más felices los viví con
Lali, Marta, Sandra… No digo los apellidos, ellas saben a quiénes me estoy
refiriendo. Ah, y tantas otras…

-¿Muchas?

-Pufff.

-¿No teme que lo critiquen por hacerse demasiado el winner?

-No, porque yo no ando proclamando mis encuentros con las mujeres. Soy muy
reservado. Las que vociferan contra mí ya se sabe quiénes son. Prefiero no
nombrarlas. ¿La seguimos después? Tengo que seguir ensayando y no quiero hacer
esperar a la dama que me está aguardando, una rubia, mi debilidad… del pasado,
ja, ja, ja.
……………………..……………………..…………………….
Silvio se vuelve a colocar la bata, intenta mirar fijo a Griselda Rojas pero no
puede creer lo que aparece antes sus ojos. Ella luce infartante una minifalda de
lycra más que adherida al cuerpo. En el sketch interpreta a una desocupada que
viene a buscar trabajo a una agencia que regentea Soldán, quien gentilmente le
concede un empleo como piquetera. La rubia lo seduce hasta el cansancio y la
escena termina con un fogoso beso. Entonces, el animador vuelve a la carga: "A
esta escena hay que repetirla treinta veces si es necesario, hasta que salga
perfecta
", dice más que colorado mientras se recupera de los arrumacos a los
que lo sometió la vedette.

-Silvio, me dijeron que durante el show usted va a consultar con su mujer
a una sexóloga, ¿es cierto?

-Sí, llevamos muchos años de casados y queremos mejorar nuestras relaciones
en la pareja, ¿se entiende?

-Clarito. ¿Se ofende si le pregunto si en la vida real alguna vez necesitó
una ayudita para salvar alguna que otra situación?

-Nunca, hasta ahora siempre respondí. ¿Te respondí?

-En parte, le consulto porque con el tiempo, las fuerzas decaen… Soy
concreto: ¿nunca tuvo que apelar al Viagra salvador?.

-Jamás. A los 69 años, nunca tuve que recurrir al Viagra...
…………..…………..…………..…………..…………..……
Silvio recorre el escenario y toma de la mano a Karina Ranni, la otra
espectacular vedette que hace de su esposa en la ficción. Luego observa a
Carlita Schimf, una de las integrantes del ballet, y vuelve a pisar el
acelerador de los piropos: "Flaco, ¿viste lo que son las mujeres de este
espectáculo? Son un infierno. ¿Coincidís?
". Mientras Soldán camina hacia el
camarín para cambiarse de vestuario, su productor, Jorge Gallo, interrumpe el
trabajo porque acaba de recibir una tentadora oferta. "Me llamaron
-explica Silvio- para ofrecerme hacer la temporada acá en el teatro Premier.
Creo que puede ser un bombazo arrancar en la calle Corrientes. Lo tenemos que
analizar y después decidiremos entre todos
". Todo el elenco lo mira
asombrado. Y Soldán sube la apuesta: "¿Antes dije que estaba lejos de Gasalla,
Pinti, Guinzburg, Artaza y Cherutti? Desmentilo y poné que soy el mejor. No,
hablo en joda, ellos sí que son capos, pero no niego que me encanta que nos
propongan competir con los grandes espectáculos de Buenos Aires. Es un lindo
desafío
".

-Soldán, vuelvo a la carga, me dijeron que se muere de ganas de tirarle
algunos galgos a una señorita cuyo nombre empieza con E. ¿Cierto?

-Me encantaría… salir con alguien, no importa como se llame. No me pidas más
datos.

-Deme una pista, a ver, ¿le gustaría que su futuro romance sea con una
rubia o una morocha?

-¿Por qué no dos a la vez? Me tengo fe, ja, ja, ja.

En pleno ensayo en el teatro, Soldán abrió su bata y sorprendió a sus dos vedettes, que observaron azoradas al animador. Dicen que ese es el sketch más picante de la obra.

En pleno ensayo en el teatro, Soldán abrió su bata y sorprendió a sus dos vedettes, que observaron azoradas al animador. Dicen que ese es el sketch más picante de la obra.

El animador junto a sus vedettes y a las bailarinas del show. En el escenario hará un monólogo vestido como un preso, con el traje a rayas, y revelará detalles sorprendentes de su vida y de la causa que lo puso en prisión.

El animador junto a sus vedettes y a las bailarinas del show. En el escenario hará un monólogo vestido como un preso, con el traje a rayas, y revelará detalles sorprendentes de su vida y de la causa que lo puso en prisión.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig