A 20 años de el mejor gol de la historia…… este encuentro entre Lineker y Diego – GENTE Online
 

A 20 años de el mejor gol de la historia...... este encuentro entre Lineker y Diego

Acaso sea… No, acaso no. Es el mejor gol de la historia de los mundiales. O sea, el mejor gol de la historia. A esta altura, televisión mediante, la obra de arte está grabada a fuego en la memoria de todo amante del fútbol, de la misma manera que no hace falta estar en el Louvre, frente a la Gioconda, para visualizar su sonrisa. Así y todo, vale la pena recordarlo.

Estadio Azteca de México, 22 de junio de 1986. Ya lo dijo el Negro Enrique en su momento (“el pase se lo di yo, je”), y ahí encara Maradona, todavía en campo argentino, la pelota siempre al pie, va y va por el lateral derecho, desparramando ingleses, primero a Beardsley, enseguida a Reid, después a Fenwick (ya claramente orientado hacia el arco), ahora a Butcher, hasta que por fin llega al área, ve al arquero Shilton que sale y define justo, justito, y corre y festeja, festeja él, festejamos todos, y Víctor Hugo dice aquello de “barrilete cósmico” y etcétera, etcétera. Cómo olvidarlo. ¿Quién no lo recuerda?
..............................................................................................................
Gary Lineker lo recuerda muy bien. Y lo vio de cerca, además. Tan de cerca como que aquella tarde fue uno de los once ingleses que jugaron. Ahora, dos décadas después, Gary (“Guery”, pronuncia él) está sentado frente a Diego, el autor de la obra. Ya no juega. Hoy es uno de los periodistas deportivos más respetados de Inglaterra, y conduce Match Of The Day –algo así como el Fútbol de Primera británico–, por la BBC Sports. Hace unos días, Lineker llegó especialmente a Buenos Aires para entrevistar a Maradona. Hablarán de todo un poco, pero a Guery le interesan especialmente los dos goles convertidos por Diego aquella tarde en el Azteca. El más elogiado de todos los tiempos. Y el otro, el más controvertido, el de “la mano de Dios”.

La nota fue el domingo pasado, en la casa de los padres de Diego, en la parte más residencial de Villa Devoto. Como acompañantes, gran parte de la familia Maradona. Y a modo de agasajo, un espectacular asado a cargo de Don Diego.
..............................................................................................................
Antes de llegar a México, Lineker –que demostró una gran solvencia periodística para llevar la charla–, quiso saber la opinión de Diego sobre el Mundial que ya llega…

–¿Cómo ves a Argentina? –comenzó el ex jugador inglés.
–Y… Argentina tiene que decidirse. A José todavía lo veo… como muy indeciso. Todo dependerá de a quién convoque finalmente. Para mí es clave que lleve a Gago para que juegue junto a Mascherano. Y también tienen que estar Messi y Agüero (un chico de Independiente que la rompe), e Ibarra, y Verón (aunque a la Brujita no creo que lo llame). En fin, no sé cómo será en Inglaterra, pero acá, cada vez que está por llegar un Mundial, cada argentino se convierte en técnico. Habrá que esperar que dé la lista y después hablamos. Y luego, tener esa necesaria cuota de suerte para que en un mes se te den todas. Fijáte lo que le pasó a Lucho Figueroa, pobre. Justo tan cerca de la fecha, un mal paso y ya está, fuiste: afuera.

–¿Pero lo ves como candidato…?
–Hoy por hoy, mi único candidato claro es Brasil. Está muy fuerte; demasiado. Tienen a Ronaldinho, Ronaldo, Robinho, Cacá, y eso por nombrar a los de arriba. ¡Le sobran jugadores! Esos nenes, en un día malo, te meten tres goles. Y en uno bueno no te cuento: ¡seis, te meten!

–Y a nosotros, ¿cómo nos ves?
–Inglaterra va a llegar bien, ¿eh?

Lineker se ríe, y Diego se apura a aclarar:
–No, en serio. No lo digo porque estés vos acá, ¿eh? Creo que tienen el mejor equipo en mucho tiempo. Para lo que demostró de entrada, se quedó un poco Owen. Pero apareció este chico Rooney, que me encanta: es petisito, musculoso y usa muy bien el cuerpo para ganar la posición; sabe usar el culo, se parece a uno que yo sé… –ironiza, en una obvia auto-referencia.
...........................................................................................................
Luego de seguir más o menos cronológicamente la carrera de Maradona, el inglés se metió de lleno en aquel triunfo de Argentina contra Inglaterra (2-1) por los cuartos de final del Mundial de México 86.

–Después de la guerra de las Falklands, las Malvinas y todo eso… ¿aquel era para ustedes más que un partido?
–No. El ingrediente Malvinas era un tema del entorno. Esa era una cuestión más de la prensa que del plantel. Nosotros queríamos jugar un partido de fútbol y ganarlo, por supuesto. Y terminamos ganando un gran partido.

–Lo sé, lo sé, lo recuerdo muy bien –se ríe Lineker–. Hablemos de los goles, entonces: quizás dos de los goles más famosos de la historia de la Copa del Mundo.
–Dale…

–Empecemos por el primero: ¿fue “la mano de Dios”, o de quién?
–No, fue la mía, je, je. Y no les quiero faltar el respeto a los ingleses, pero la verdad es que goles así ya había hecho más de uno en la Argentina. Esa tarde, la verdad es que pegué el salto, no llegaba y metí el manotazo. Si mirás la repetición se ve que ni siquiera Shilton se dio cuenta. El primero en protestar es Butcher. Yo a su vez corrí a festejarlo, a ver si el árbitro se la tragaba. Y al mismo tiempo, cuando veo que ni el árbitro ni el línea se habían avivado, por abajo les decía a los muchachos: ‘¡Vaaaaaaamos! ¡Vengan a festejar…!’. ¿Me entendés? ‘Ya que la hacemos, hagámosla bien’, pensaba. Y, por suerte, pasó.

–Diego, aún hoy en Inglaterra se sigue viendo “la mano de Dios” como trampa. ¿Qué pensás vos al respecto?
–No, trampa no –dice, y no puede evitar la sonrisa–. Yo diría que es… –piensa–, es una avivada. Una picardía, algo a lo que nosotros, los latinoamericanos, estamos más acostumbrados que en el fútbol europeo. Insisto, con todo respeto.

–No te hagas problemas. Yo no te culpo a vos. Aún hoy sostengo que los culpables fueron el árbitro y el línea, por no haberlo visto. Y en cuanto al segundo, esa obra maestra, te diré algo: cuando lo hiciste, fue la única vez en mi carrera que tuve ganas de aplaudir a un jugador rival…
Diego no puede evitar una sonrisa. Le agradece extendiéndole la mano, y responde:
–Sí, la verdad que fue el gol soñado…

–Y más por ser contra Inglaterra, ¿no?
–Más que por eso, fue por poder concretar una jugada tan complicada. Y te digo más: en parte terminó bien porque el jugador inglés es más noble con el sudamericano. No busca tanto al rival, ¿me entendés? Contra Brasil, Uruguay o Italia, por ejemplo, no sé si hubiese llegado a enfrentar al arquero. Me habrían bajado antes.
Gary hace un gesto de incredulidad:

–Diego, no seas ingenuo. En realidad, quisieron bajarte, pero no te alcanzaron.
Se ríen.

–Y una cosa más, Diego: el gol de por sí es una genialidad inigualable –sigue Lineker–, pero encima hubo un detalle que lo hace más valioso todavía, ese tipo de detalles que no se ven por la tele, que sólo sabés por estar jugando…
–¿A ver…?

–¡Que la cancha estaba muy mala! Me acuerdo que el césped era un desastre; costaba mucho llevar la pelota…
–Es cierto. Tenés razón. La pelota picaba muy mal. A medida que avanzaba y eludía ingleses, me picaba mal y yo tenía que corregir.

–Volviendo al primer gol: después del partido, ¿por qué usaste esa expresión: “La mano de Dios”?
Maradona vuelve a sonreír, vuelve a pensar unos segundos y responde:
–¿La mano de Dios…? No sé. Pensé que realmente el de arriba, “El Barba” como le digo, nos había dado una gran mano… Y es que hay que tener mucha suerte para que en esa jugada no te vean ni el árbitro ni el línea. Por eso lo dije.

Exactamente, eso tardó Maradona, desde que recibió el pase del Negro Enrique en campo argentino hasta que definió frente al arquero Peter Shilton. Fue el segundo, el del triunfo, el 2 a 1. Y la Selección pasaba a las semifinales. ¿Qué otra obra de arte fue realizada en tan poco tiempo?

Exactamente, eso tardó Maradona, desde que recibió el pase del Negro Enrique en campo argentino hasta que definió frente al arquero Peter Shilton. Fue el segundo, el del triunfo, el 2 a 1. Y la Selección pasaba a las semifinales. ¿Qué otra obra de arte fue realizada en tan poco tiempo?

Lineker llevaba el 9 de Inglaterra, Maradona, el 10 de Argentina. Hoy, ambos ex jugadores se han convertido en hombres de televisión. En estos días se definirá el futuro de Diego en Canal 13.

Lineker llevaba el 9 de Inglaterra, Maradona, el 10 de Argentina. Hoy, ambos ex jugadores se han convertido en hombres de televisión. En estos días se definirá el futuro de Diego en Canal 13.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig