Revolución latina: una mirada aguda sobre el fenómeno que copa los charts y «responde a la lógica de TikTok» – GENTE Online
 

Revolución latina: una mirada aguda sobre el fenómeno que copa los charts y "responde a la lógica de TikTok"

A propósito de la portada de GENTE del mes de Agosto, titulada Revolución Latina y protagonizada por Mau y Ricky, el Doctor en Filosofía y periodista Tomás Balmaceda analiza el lado B de la aparente "latinización de la cultura".
Principios
Principios

Por Tomás Balmaceda(*)

Creo que estamos viviendo la cima de un fenómeno que hunde sus raíces en el final de la década del 90 y que tuvo un inicio claro: la interpretación de La copa de la vida, el tema del Mundial de Francia 1998, por parte de Ricky Martin en la entrega de los Grammy de ese año. El impacto de una canción latina pero con atractivo global fue profundo y uno de los puntos altos de la ceremonia de ese año, en donde se pudo ver a Madonna y a los mismos Rolling Stones maravillados con la performance.

De hecho, en un after party esa noche la "chica material" convenció al portorriqueño de que grabara con ella una canción (la olvidable Cuidado con el corazón). Creo que a partir de ese entonces comenzaron a cambiar las expectativas de lo que se esperaba de la música de nuestro continente: atrás quedaban los experimentos de cantar en inglés lo que había sido un suceso en español y comenzaba a fortalecerse la idea de que la audiencia mundial podía escuchar cantar en nuestro idioma y aceptarlo.

Ricky Martin, Shakira, Thalía… esa primera generación crossover de comienzos del milenio aún sigue dando vueltas pero los rankings del mundo se volvieron latinos porque los nuevos creadores de ritmos y melodías como Bad Bunny o Bizarrap encontraron la fórmula para tener canciones pegadizas que se ajustan a los tiempos de las redes sociales: no sólo son temas que pueden ser comprendidos en 30 segundos sino que adoptan la estética de los “features” que inauguró YouTube con sus influencers: hoy los charts están dominados por participaciones de dos o más artistas, que unen estilos y fandoms para conseguir clicks y plays en Spotify. Ya no hay que intentar cantar en inglés para brillar en los rankings de Billboard, hay que sumar a un artista latino para que le dé “credibilidad” y tendencia.

Tomás Balmaceda

Creo que se ha profundizado la homogeneización de la cultura que trajo la globalización pero que la tendencia hoy es la música latina y por eso los artistas que quieran sonar en todo el mundo deben apuntar a tener esa cadencia y hasta ese tono. En el caso de Argentina, Brasil o España –que son espacios creativos que siempre se mantuvieron algo corridos de lo estrictamente latino– la consecuencia de este boom es que ahora Tini, Anitta o Rosalía deben incluso exagerar tonos y modismos para sonar en las radios.

Creo que la música latina actual responde a la lógica de TikTok: es fácil de digerir, contagiosa e inspira bailes y challenges. Tiene su propio slang, sus propios ritmos y una capacidad asombrosa de ser comprendida en pocos segundos, sin las sofisticaciones o complejidades de otros géneros. Aquí hay un beat que se repite, unos giros que son fácilmente reconocibles y videoclips pensados para crear coreografías virales.

Soy escéptico de las virtudes de la “latinización de la cultura”: creo que vivimos en un continente extenso y muy rico, lleno de contrastes y particularidades en cada región. Este fenómeno musical latino hace que alguien nacido en Tierra del Fuego suene igual que alguien de Tijuana. No sé si haya que celebrarlo acríticamente.

(*) Doctor en Filosofía de la UBA, periodista y escritor

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig