La inclusión es una causa urgente en un mundo con 70 países donde ser gay es delito – GENTE Online
 

La inclusión es una causa urgente en un mundo con 70 países donde ser gay es delito

Según estadísticas oficiales de la Organización de las Naciones Unidas, aunque cada vez se habla más de diversidad e inclusión, los números siguen mostrando una realidad alarmante. 
Principios
Principios

La inclusión se impone como causa prioritaria en un mundo donde la diversidad es señalada como delito. Según informa Naciones Unidas, en más de 70 países ser gay es delito. Las relaciones consentidas entre adultos del mismo sexo siguen siendo penalizadas, lo que exacerba los prejuicios y expone a millones de personas a ser chantajeadas, detenidas o encarceladas.

Además, en muchos de esos estados se prohíbe que las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT) realicen ciertos trabajos. Hay restricciones discriminatorias a la libertad de expresión y a las manifestaciones públicas y se les niega el reconocimiento jurídico a los vínculos entre personas del mismo sexo.

En al menos cinco países la legislación nacional todavía los sanciona con pena de muerte. En todas las regiones del mundo se han denunciado actos de violencia homofóbica y transfóbica. Los mismos abarcan desde la intimidación psicológica agresiva y sostenida hasta la agresión física, la tortura, el secuestro y el asesinato selectivo.

En la mayoría de los países las personas trans no pueden ver su identidad de género reconocida en los documentos de identidad ofciales, como pasaportes y licencias para conducir.

En las personas intersexuales, la discriminación a menudo comienza al nacer. Muchos bebés y niños intersexuales de corta edad son sometidos
a intervenciones quirúrgicas, realizadas sin su consentimiento informado ni el de sus padres, con la intención de borrar las diferencias intersexuales. Las mismas acarrean un sufrimiento y un severo dolor físico y psicológico.

En muchos países, las personas transgénero son obligadas a someterse a tratamiento médico, son esterilizadas o se les imponen unas condiciones muy duras para que se reconozca legalmente su identidad. También corren un riesgo mucho mayor de sufrir acoso, agresiones y aun de ser asesinadas.

En muchos casos la falta de protección jurídica adecuada, junto con las actitudes hostiles de la población, lleva a una discriminación generalizada contra las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales, que se manifesta en el despido de trabajadores, el acoso de estudiantes y su expulsión de los centros de enseñanza, y la denegación de servicios de salud esenciales.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig