Ahora leyendo
Roberto García Moritán levantó un monumento a la madre de un héroe de Malvinas: “Nos diste lo más preciado de tu vida”

Roberto García Moritán levantó un monumento a la madre de un héroe de Malvinas: “Nos diste lo más preciado de tu vida”

Karina Noriega

Uno de proyectos “más lindos” que abordó el marido de Pampita. Ésta es la historia de cómo encaró un homenaje “sin presupuesto” para honrar la memoria de Rosita –quien falleció de un cáncer fulminante–, madre de Luis Alberto Díaz, en el Parque Pereyra Iraola, obra que había quedado suspendida por la pandemia.

Roberto García Moritán en el predio en el que se montará el monumento en honor a Rosita.

Ya es conocida la obra solidaria de Roberto García Moritán (43) al frente de Asoci.Ar, la sociedad sin fines de lucro que, en el último tiempo, lleva adelante acciones para dar batalla ante el Covid-19 en los barrios populares. Su compromiso como activista social lo llevó a adentrarse, según le cuentan a GENTE el marido de Pampita (42) y su amigo y colaborador Matías Nozzi, en “una emocionante historia de amor y entrega por la patria”.

Se trata de la historia de Rosita, madre del caído en la guerra de Malvinas Luis Alberto Díaz, memoria que se propuso honrar el emprendedor y economista. ¿Cómo? Levantando nada menos que un monumento que la recuerda en el parque Pereyra Iraola.

De recorrida en centros de veteranos de guerra, conoció a Rosita (a la derecha), quien falleció de un cáncer de intestino que terminó con su vida en sólo una semana.

Es que hace un tiempo, a partir de una recorrida por diferentes centros de veteranos de guerra, Rosita había reclamado ante la ex gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal: “Se olvidaron de nosotros. Dimos todo por la patria y nunca nadie nos reconoció. Nos dejaron solas”.

Según le cuenta Matías Nozzi a GENTE, no había presupuesto para cumplir con su deseo, pero el ex secretario general de la Gobernación, Fabián Perechodnik, lo convocó a Roberto “ya que venía haciendo un trabajo muy bueno con desarrollos socio-productivos en los barrios y ahí fue donde empezamos a trabajar juntos”.

García Moritán, prepandemia, con las madres de héroes de Malvinas. Rosita (a la derecha) era madre de Luis Alberto Díaz. Nunca pudo superar su pérdida.

“No había presupuesto, ni espacio, ni diseño, nada”, recuerdan. Y el pedido fue “inventar un monumento para Rosita”. No fue nada fácil. Hubo que lograr consensos entre todos los centros de veteranos y familiares, “muchos de ellos politizados y con muchas historias de idas y vueltas”. Pero García Moritán los convenció a todos y, después de muchas negociaciones, “logramos un acuerdo donde nos cedían un predio en el Parque Pereyra Iraola y se comprometían a cuidar el monumento por 10 años”.

La obra en honor a Rosita, que fue detenida por la pandemia. Hace días, Roberto supo de la muerte de la madre del héroe en Malvinas y prometió “inaugurar el monumento en su honor”.

Después convocaron a integrantes de la cátedra de Escultura de la Universidad de La Plata como artistas responsables de la obra. Siempre expeditivo, Moritán y su equipo convencieron a dos empresas para que donaran mano de obra. Pero al borde de inaugurarse la obra en memoria de Rosita “nos agarró la pandemia”.

Detenida por el aislamiento obligatorio por el coronavirus, la obra de homenaje a las madres de los héroes caídos en Malvinas llamado Madres de la Patria fue dada a conocer por Moritán, quien reconoció que Rosita había dado “lo más preciado de su vida”.

Monumento a las Madres de los Héroes de Malvinas en el parque Pereyra Iraola, predio que consiguió Moritán gracias a negociaciones. Quienes lo donaron se comprometieron a cuidar por diez años del monumento que será levantado allí.

Es que la vida de la madre del caído en guerra se apagó en plena pandemia. Según cuenta su otra hija, quien llamó a Moritán para contarle: “Ella nunca superó lo de mi hermano. Siempre estuvo con una depresión y nunca quiso ser tratada”.

Puede interesarte

A raíz de la cuarentena empezó a estar cada vez más delgada, “pero teníamos miedo de llevarla a la clínica y que se contagie”. “Lamentablemente era un cáncer de intestino, nunca lo imaginamos”, dice su familia respecto a la enfermedad que se la llevó en tan sólo una semana.

Moritán y Nozzi (a la derecha de Roberto) en una de las recorridas por los centros de veteranos de guerra de Malvinas.

Rosita empezó con una anemia: “Tomaba muchas pastillas, que le empezaron a descomponer el estómago”. En sus últimos días internada pedía por favor que la llevaran a su casa. “Si yo hubiera sabido del cáncer, la traía para que fuera feliz”, recuerda su hija.

En memoria de su lucha es que Moritán le agradeció públicamente. “Gracias por tu enorme generosidad, Rosita. Te recordaremos”, posteó en su cuenta de Instagram y prometió terminar el monumento: “Se va a inaugurar algún día, y un ángel muy especial será el invitado de honor”.

Su compromiso con las Madres de la Patria.

A continuación, un selfie video de Moritán junto a su amigo y colaborador Matías Nozzi, en el lugar en que será levantado el monumento en memoria a Rosita.

Ir Arriba