Paris Hilton relató el momento más duro de su vida: «Me gritaron, me golpearon y me estrangularon» – GENTE Online
 

Paris Hilton relató el momento más duro de su vida: "Me gritaron, me golpearon y me estrangularon"

Portada
Portada

La millonaria contó que sufrió abuso físico y emocional cuando era apenas una adolescente y que llegó a odiar la vida.

A los treinta y nueve años, Paris Hilton (39) está haciendo público el capítulo más oscuro de su vida, argumentando que “nadie sabe realmente quién soy, porque enterré mi verdad durante tanto tiempo. Pero estoy orgullosa de la mujer fuerte en la que me convertí".

"La gente puede asumir que todo en mi vida fue fácil para mí, pero quiero mostrarle al mundo quién soy realmente. Van a conocer a la verdadera Paris por primera vez", aseguró la bisnieta del fundador de la cadena de hoteles Hilton, que en unos días lanzará por YouTube un documental intitulado This Is Paris. Eso sí, ella ya habló del momento de su vida que todavía le provoca pesadillas.

A Paris sus padres la enviaron a una serie de internados cuando tenía 17 años, y la última escuela a la que asistió –donde permaneció durante 11 meses–, fue a la Provo Canyon de Utah.

“Se suponía que iba a ser una escuela, pero las clases no eran el foco en absoluto. Desde que me despertaba hasta que me iba a dormir estaban todo el día gritándome en la cara, torturándome continuamente. El personal me decía cosas terribles: constantemente me hacían sentir mal conmigo misma y me intimidaban. A mí y a mis compañeros. Creo que su objetivo era derribarnos. Y también fueron físicamente abusivos, nos golpeaban y nos estrangulaban. Querían infundirnos miedo para que tuviéramos demasiado miedo de desobedecerlos".

Algunos de los ex compañeros de clase de Paris aparecen en el documental para confirmar las acusaciones y revelar más detalles del abuso que sufrieron en la escuela. Por su parte, la propia heredera dijo que una compañera de clase la acusó de intentar escapar y terminó en aislamiento, donde permanecía "a veces 20 horas al día". También dijo que era imposible contarles a sus padres lo que estaba sucediendo, ya que el personal limitaba su comunicación con la familia.

“Tenía ataques de pánico y lloraba todos los días. Era tan miserable. Me sentí prisionera y odié la vida”, reconoció sin vergüenza antes de pedir que no existan más este tipo de lugares: Quiero que cierren, que rindan cuentas. Y quiero ser una voz para los niños y ahora los adultos de todo el mundo que han tenido experiencias similares. Quiero que se detenga para siempre y haré todo lo posible para que esto suceda".

Por supuesto, rapidamente se buscó la respuesta de la escuela. Y fue veloz. "Inaugurada originalmente en 1971, la escuela Provo Canyon fue vendida por su propietario anterior en agosto de 2000. Por lo tanto, no podemos comentar sobre las operaciones o la experiencia del paciente antes de este momento", dijeron, desprendiéndose de todas las acusaciones. Eso sí, hoy su sitio web dice en letras infantiles "All kinds of therapy" (en español, "todo tipo de terapias").

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig