Nick Garnier se confiesa: “Tras el éxito de ‘Violetta’ transité las adicciones, me exilié, fui chofer de Uber y albañil» – GENTE Online
 

Nick Garnier se confiesa: “Tras el éxito de ‘Violetta’ transité las adicciones, me exilié, fui chofer de Uber y albañil"

Portada
Portada

El actor, ex Disney y Nickelodeon, que se está relanzando como cantante con el videoclip 'El perreo', desnuda su intimidad y habla de todo.

"Mi sueño era jugar a la pelota”, desliza Nicolás Nick” Garnier (33), ex futbolista en Newell’s Old Boys de Rosario –“jugaba de 7 o de 9”– que dejó ese camino cuando se mudó a Buenos Aires en 2006. “Yo tenía 19 años cuando llegué con mis valijas a la casa de Sebastián Francini. Nos habíamos hecho amigos en Rosario, porque él venía muy seguido a hacer funciones y salíamos de noche. Fue él quien me abrió los ojos a un mundo nuevo cuando me invitó a ver una función de Chiquititas en vacaciones de invierno”, relata.

“Me acuerdo que cuando terminó la función quedé anonadado… ¡Fue impresionante! El teatro temblaba. Fue ahí que me dije: ‘Yo quiero estar arriba de ese escenario’. Cuando terminó la función, Sebas me presentó a la gente de producción, que me habló de los famosos talleres de Cris Morena. Ahí empecé a tomar clases de actuación, de neutro, de canto… Me metí de lleno. Para 2008 debuté en Casi Ángeles (Telefe); después vinieron Bella y Bestia (Telefe), Jake & Blake (Disney), Valentino, el argentino (eltrece) y Violetta (Disney) con un papel más protagónico. Y de haber dicho que quería hacer un Gran Rex, ¡terminé haciendo setenta y siete! Fue una locura”, reconoce quien hasta el año pasado no volvió a vivir en el vecindario de Parque Independencia que lo vio crecer.

–Terminó el éxito de Violetta y decidiste recorrer el mundo. ¿Por qué fue?

–Porque sentí que había cumplido un ciclo muy grande y porque justo me separé de una modelo brasileña. Y esas dos cosas me provocaron decir: “Ya fue. Me voy a vivir a otro país”. Así, en 2015 desembarqué en Miami, donde Silvio Richetto, uno de los productores que habían trabajado con nosotros en los discos de Violetta –hicimos cuádruple Disco de Platino, Disco de Oro, Premios Gardel y ganamos un montón de cosas–, me había dicho que me esperaba para iniciar mi carrera solista.



–¿La idea nació de él?

–No, de mí. Después de haber pisado tantos escenarios internacionales increíbles, me di cuenta de que quería volver a pisar esas tablas, pero con mi música. Y Miami es la Meca de la música latina. Si la pegás allá, la pegás en todas partes…

DCIM\113GOPRO\GOPR5078.JPG

–Tu nuevo tema, El perreo, es indudablemente reggaetonero. ¿Te la jugaste por ese ritmo urbano desde el arranque?

–No, mi primera canción –Tengo que decirte– fue una baladita pop muy “violettera”, que hice pensando en el fandom. Pero después fui conociendo gente y cambiando…

–¿Gente como Paris Hilton y Gianluca Vacchi?

(Ríe) En Miami me relacioné con personas que jamás hubiese imaginado. Un día un RRPP me dijo: “Hoy es la despedida de soltera de Nicky, la hermana de Paris Hilton. ¿Querés venir?”… Terminé en una fiesta bailando entre luces de todos colores. Así hasta llegué a estar en un video de Bad Bunny. Y con Gianluca nos hicimos amigos porque vivíamos cerca y nos cruzábamos. Además, yo lo apoyé en mis redes cuando hizo una movida a favor de Venezuela, y eso nos unió.

–¿Conocés su casa?

–No, nuestra amistad es más virtual, por WhatsApp y redes sociales. Pero estamos conectados y nos apoyamos mutuamente.

–Hablando de redes sociales, vi que tenés varias fotos con la familia de Tini. ¿Se siguen viendo?

–Yo salía todos los fines de semana a Jet con su hermano Fran, y compartí veranos en la Costa con ellos. Incluso, con mi mamá y su novio pasamos un Año Nuevo con Fran y Mariana, mientras Tini y Alejandro estaban de gira. O sea, los re quiero. Teníamos una relación re linda. De hecho, cuando Tini y Fran vinieron a Miami (cuando Tini empezó con Yatra y no se sabía) yo fui a buscarlos. Salimos juntos y todo, pero ahora están inalcanzables… Y eso me lastima.

EL “LADO B” DE SU VIDA. “Te voy a contar algo que me parece muy importante, porque resume gran parte de la lucha que vengo librando por haber vivido una fama y un éxito tan grande con Violetta: en el 2018 entré en depresión”, dice Nico, como arrancándose una curita “que la gente no imagina (…) Es que en los cuatro años que viví en Miami no todo fue éxito. Cuando terminó mi trabajo en Vikki RPM (la ficción que pegué en Nickelodeon) me agarró un bajón tremendo y tuve que sacarme los anillos y agachar la cabeza, la fama, los escenarios y todo… Fui chofer de Uber durante varios meses y también albañil, trabajé en la construcción. No me avergüenza contarlo: lo digo con mucho orgullo. Pero la cultura de allá es muy fría. Yo estaba muy solo, no encontraba laburo de lo que quería –ni en Miami ni en México DF, donde pasé unos meses tratando de pegarla–. Me costaba que mi música se hiciera conocida y ya no tenía fondos para bancar una carrera en el rubro. Mil veces pensé dejar todo y retirarme”.

–¿Fue ahí que decidiste volver?

–Sí. Acá mis familiares y amigos me contienen. Igual, todavía sigo con algunos bajones y los sigo tratando en terapia. No es algo de lo que me liberé por completo, pero pongo mis fuerzas en Dios para lograrlo, porque yo vengo de una familia cristiana evangélica. Mi mamá es profesora de piano, mi papá empresario industrial gastronómico y tengo un primo pastor. En Miami iba a Vous Church, la misma iglesia que frecuenta Justin Bieber.

DESPEGANDO DEL PASADO. “Ahora estoy relanzándome como artista. Venía haciendo letras que no me identifican, porque en parte representaban mi momento de crisis, cuando estaba depresivo, perdido y metido en drogas y alcohol. Claro que las mías no son canciones como las de Bud Bunny, que dicen cosas que no se pueden reproducir. Entre mis brazos, A ti te duele, De fiesta y Tu celular son bastante light, pero insinúan cosas que a mí ya no me identifican. Por eso creo que El perreo es un antes y un después. Es re alegre, tiene que ver con mis raíces y habla del enamoramiento con una chica argentina: por eso dice ‘vos cumbia, yo reggaetón’”.

–¿Ese fragmento se inspira en una novia actual?

–Sería rápido decir “novia”. Digamos que está escrita para una chica rosarina que estoy conociendo. No sé qué va a pasar con este enamoramiento, porque tengo ganas de irme a vivir a España y yo no ato a nadie… Aunque en un futuro me encantaría formar una familia y tener hijos.

–¿Cuándo te irías?

–Si se da, en un mes. Quiero radicarme en Madrid, porque me pone triste todo lo que está pasando en la Argentina. O sea, yo amo a mi país, su gente y su cultura, pero pienso que la política destruyó todo lo lindo que tenemos. Y eso, habiendo vivido afuera, lo re ves.

–¿En España vas a apostar 100% a la música o también a la actuación?

–Si bien me gusta más la música, voy a probar con la actuación porque, confieso, me cuesta menos. Allá tengo planeado reunirme con el ex manager de Penélope Cruz y ver la posibilidad de entrar en algún proyecto de Netflix. Sería como un sueño… ¿Pero por qué no? Cuando me pongo algo en la cabeza no paro hasta conseguirlo.

"Nicolás Garnier, el nombre que figura en todos los créditos, es el que uso como actor. Para mi carrera de cantante en Estados Unidos me sugirieron que me buscase uno más corto, comercial e internacional, y ahí surgió Nick, mi nombre musical".

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig