Ahora leyendo
Mirta Tundis habló de su conmovedora lucha contra el cáncer: “Se me vino el mundo abajo”

Mirta Tundis habló de su conmovedora lucha contra el cáncer: “Se me vino el mundo abajo”

Fernando Testino

La periodista y diputada del Frente de Todos habló por primera vez de su enfermedad y contó que tuvo mucho miedo.


Mirta Tundis (64) estuvo alejada los últimos meses de los medios y de su función como diputada por el Frente de Todos, y si bien poco se sabía de ella, se especulaba que su silencio tenía que ver con su función pública –recibió serios cuestionamientos por una medida del gobierno del presidente Alberto Fernández (61) relacionada con la movilidad jubilatoria–, pero nada de eso ocurría: en una reciente entrevista reveló que se recupera de un linfoma de bazo y médula espinal.

Ahora estoy muy bien, más fortalecida y agradeciendo a la vida. Primero quiero decir que no me escondí, en realidad me preservé. En diciembre me sentía muy mal, estaba muy cansada y agotada. La campaña había sido muy dura y pensé que era todo cansancio. Mi gastritis crónica había recrudecido, fui al gastroenterólogo y me tenían que hacer una endoscopía. Ahí saltó que mis estudios dieron todos mal. Tengo una enfermedad de base que es el factor 8 de von Willebrand”, comenzó diciendo en Los ángeles de la mañana (eltrece).


No formo plaquetas y por nervios o estrés me lleno de hematomas con facilidad. En diciembre me empezaron a estudiar, porque me sentía muy cansada. Estaba tan angustiada que me fui con mi mamá a San Clemente, que es mi lugar en el mundo, y me la pasé durmiendo. Me sentía muy cansada, muy descompuesta, no fui ni a la playa ni al centro; lo único que quería era dormir“, siguió su relato.

Tras volver de la Costa, la periodista comenzó a hacerse los estudios correspondientes y fue ahí que se enteró de su verdadero diagnóstico: tenía un linfoma en el bazo y la médula. “Cuando me enteré, se me vino el mundo abajo. Lo primero que dije fue: ‘¿Por qué a mí?’ ‘¿Por qué otra vez a mí, después de tantos golpes que me dio la vida?’ (Hace un tiempo contó que sufrió violencia de género). Cuando me dijeron que tenían que hacerme una punción empecé a temblar“, recordó mientras aseguró que en lo único que pensó en ese momento fue en sus hijos y nietos.

Luego se refirió a cómo fueron sus primeros meses de lucha. “No tenía ganas de nada. Sólo veía a mis hijos. No quería hablar con nadie. Mi mamá seguía en San Clemente, porque con la pandemia no la habíamos podido traer y no le dije nada. Acaba de cumplir 85 y estaba sola allá, no podía decirle que tenía cáncer. Por suerte estaban mis hermanos y mis hijos. Los que padecemos esta enfermedad, lo que más necesitamos es del afecto del otro y me sentí muy contenida. No se lo dije a nadie. Por eso me dolía cuando decían que me estaba escondiendo“, indicó.

“A mi mamá la pudimos traer en junio. Cuando ella estaba en San Clemente, muchas veces no hablaba porque la verdad no me sentía muy bien… Y no hacía videollamada, porque si me veía la cara se daba cuenta de lo que me estaba pasando. Cuando se enteró me dijo: ‘Yo sabía’“, contó luego Mirta.

Hoy me siento bien. Terminé mi última quimio y el 28 tengo que volver a ver a mi médico, para que me diga cada cuánto tengo que hacer control. Más que nada porque yo tengo una enfermedad de base y como lo mío fue un estrés emocional, mi forma de ser me bajonea tanto, me duelen tanto las cosas, me autocastigo…”, sostuvo.

Y sobre el final mencionó el caso de Federico BalYo lo escuché mucho y cuando él se mostró en ese video, yo también empecé a decir: ‘Tengo cáncer’. Gracias a él me animé a hablarlo públicamente. Se lo tengo que agradecer a él, porque antes hacía como el avestruz y ponía la cabeza bajo la tierra”.

Ir Arriba