Ahora leyendo
Marley cuenta la dura historia de su padre: “Tenía quince años cuando los nazis jugaron ruleta rusa apuntando a su cabeza”

Marley cuenta la dura historia de su padre: “Tenía quince años cuando los nazis jugaron ruleta rusa apuntando a su cabeza”

Avatar

Fue su referente y su fan. Falleció en 2003, pero antes el conductor de ‘Por el mundo en casa’ (Telefe) honró su lucha. Así lo narra.

Jack Wiebe “era un hombre de trabajo: se iba al amanecer y volvía muy tarde, agotado”, describe Marley (50) respecto de su padre, en uno de los tramos desprendidos de la charla con GENTE que dio origen a la entrevista de la última portada.

“Tenía muy buen humor, aunque muchas veces lo escuché preocupado porque la plata no alcanzaba. Era un tipo con una meta muy precisa en la cabeza, y me la dejaba muy en claro: ‘Vas a tener todas las oportunidades que yo no tuve’. Porque él había pasado todas las carencias posibles, recuerda. Jack había nacido en un pueblo en las afueras de Munich y sin nombre, “porque en plena guerra, el avance de Rusia lo había tomado borrando su identidad alemana”.

Su padre –abuelo de Alejandro– había muerto en el frente, y la alimentación de su familia dependía de lo que podía conseguir. “Tenía quince años cuando logró escapar del régimen nazi”, revela Marley. En busca de comida, robó una papa de un campamento militar. Y lo pescaron. Un soldado jugó ruleta rusa apuntando el arma a su cabeza. Gatilló y le dijo: ‘Tuviste suerte, la bala no salió’.

Pudo dejar Alemania y trasladar a su familia a Paraguay, donde murió su madre. Tiempo después llegó a la Argentina, aprendió el idioma y se enamoró de Ana María. “Era instalador de cañerías de aire acondicionado y calefacción para grandes empresas. Todavía están sus máquinas en el fondo de la casa de mamá”, informa.

“En cuanto comencé a trabajar en los medios le di una tarjeta de crédito a él y otra a mamá. Y le dije: ‘Viejo, no trabajás más’. Esa oportunidad que tuve fue lo más grande que me dio la televisión”, asegura. “Y la gran revancha que me dio la vida, porque mi viejo trabajó siempre, sin lujos ni placeres”.

Puede interesarte

Jack y Ana María nunca veraneaban, pero amaban Pinamar. Es por eso y por ellos que el conductor decidió comprar una casa en ese balneario, “para disfrutarla en familia”. En 2003, Marley perdió a su héroe, a su fan. “Estaba orgulloso de mis logros. Cada tanto se daba una vuelta por Carapachay para decirles a todos los vecinos: ‘Hoy Ale almuerza con Mirtha’ o ‘Mañana estará con Susana’. Me hacía promoción con total orgullo. Hoy lo veo en Mirko: el parecido que tienen es increíble.

Ir Arriba