Ahora leyendo
Exclusivo: rompe el silencio el “paciente cero” de coronavirus en Argentina

Exclusivo: rompe el silencio el “paciente cero” de coronavirus en Argentina

Avatar

Claudio Ariel P. tiene 43 años y, proveniente de Italia, fue el primer caso de Covid-19 registrado en el país. El viernes 13 de marzo recibió el alta. Aún aislado y en cuarentena en su departamento de Puerto Madero, el empresario accedió a contarle a GENTE cómo fueron sus 12 días de internación.

Claudio estaba en Milán cuando se decretó el alto riesgo en esa ciudad. Sus primeros síntomas sucedieron en Europa, con tos seca y transpiración. Volvió a transpirar en el vuelo de regreso. Apenas llegó se hizo los chequeos en la guardia de la clínica Swiss Medical, donde determinaron que el suyo era el primer caso “importado” de esta patología en nuestro país.

Internado durante 12 días entre ese establecimiento y el sanatorio Agote, el viernes 13 le dieron el alta y pudo volver a su departamento de Puerto Madero, donde sigue aislado y en cuarentena. Mientras tanto, aguarda el resultado del segundo test (PCR), que está siendo evaluado por los expertos del Instituto Nacional de Microbiología Doctor Malbrán.

El primer día que estuvo internado grabó un video pidiendo sushi, y se lo mandó a sus amigos para demostrar que estaba de buen animo. El video se hizo viral.

En el Agote no dejó de hacer los ejercicios que le indicó Germán Martínez, su personal trainer.

Puede interesarte

Claudio Ariel P. (43) es soltero y no tiene hijos. Nació al sur del Conurbano, en Guernica, y hoy vive en Puerto Madero…, pero aislado. “Fue muy difícil enterarme de que tenía COVID-19, porque soy una persona que disfruta estar con sus amigos y llevar una vida saludable. Por eso hasta pedí entrenar en mi aislamiento”, cuenta el paciente cero de Argentina, quien además tiene una PyME que provee insumos a la industria marroquinera, por lo cual mientras espera que se cumpla su período de cuarentena, atiende online a sus clientes.

CONTAGIO Y PRIMEROS SÍNTOMAS. “Es muy difícil determinar dónde me contagié el coronavirus. Yo creo que fue en Milán, donde asistí a una exposición de cueros sintéticos. Quería ver las tendencias de la moda europea para traer al país y mostrarles a mis clientes argentinos, que son fabricantes de carteras y zapatos. Durante los cuatro días allá se decretó el alto riesgo en esa ciudad; luego viajé a Nápoles, donde estuve dos días. Allí sólo tuve contacto con mi amigo Alan. Paseamos por la ciudad, comimos juntos, fuimos a ver un partido de la Champions League… Alan no había tenido COVID-19 y tampoco tuvo hasta la fecha ningún síntoma”, cuenta por teléfono, desde el living de su casa. –¿Cuáles fueron tus primeros síntomas? –Los noté en Milán: transpiración y tos seca. Duraron sólo dos días. No fue nada fuera de una tos leve, habitual, como la que todos tenemos. Cuando viajé a Nápoles, esos síntomas ya no estaban. Por ese motivo, y considerando que todavía no estaba tan presente el tema, no me acerqué a ningún centro médico en Europa. –¿En el viaje sentiste algún malestar? –Durante el vuelo, nada: dormí 12 de las 14 horas… Cuando me desperté tenía la remera transpirada y eso me llamó la atención. Ahí tal vez tuve mi primer llamado de atención. En ese momento algo no me gustó.

La nota completa la podés seguir leyendo en la edición impresa de GENTE que sale el 18 de marzo.

Ir Arriba