Ahora leyendo
EXCLUSIVO. Germán Paoloski habla de Mía: “¡Fue muy esperada la princesa de la casa!”

EXCLUSIVO. Germán Paoloski habla de Mía: “¡Fue muy esperada la princesa de la casa!”

Avatar

El periodista, que se convirtió en padre por tercera vez a las 12:08, charló con GENTE desde el Sanatorio Otamendi para contar detalles del primer día de vida de su hija.

“Mía nació a las 12:08 del mediodía y peso 3.465 kilos”, arranca describiendo informativamente Germán desde el sanatorio Otamendi en el que, por dos días más, ocupa la suite presidencial “que es divina y es enorme”. “Es la primera vez que estamos acá, porque a los otros dos bebés (León, 6, y Beltrán, 3) los tuvimos en la Suizo, y es increíble. Ahora me corrí un poquito para charlar porque la gordita está durmiendo con Sabri (Garciarena)”, dice con creciente dulzura.

¿Cómo es Mía? “Mía es divina, a mí se me cae la baba. ¡Y es tan chiquita! Todavía es difícil encontrarle parecidos porque es muy chiquitita, pero creo que la veo parecida a Beltrán. Igual tiene los ojitos cerrados y está achinada, así que habrá que esperar unos días para que se deshinche y ahí sí vamos a poder ver bien los rasgos”, dice con soltura, reflexiona, y suma: “Honestamente, yo estoy encantado de la vida. ¡Era muy esperada la princesa de la casa! Así que los dos estamos muy contentos”.

En cuanto al nacimiento en sí, “fue todo muy organizado: era una cesárea programada, estábamos a término con el embarazo que ya tenía casi 39 semanas, sabíamos que veníamos acá y todo salió bien”.

Puede interesarte
Una postal familiar en la entrada de su casa.

“Obviamente que tener un hijo en estas condiciones” –por la cuarentena– “es extraño porque habitualmente estaban acá mis papás y los papás de Sabri, y ahora estamos solo nosotros dos sin posibilidad de recibir visitas y eso también es raro para nuestros viejos que están recontra aislados. ¡Están con una ansiedad de verla!, así que les mandé varias fotos para que la conozcan, pero no es lo mismo. Después, nuestros otros dos hijos están en casa con una mujer que trabaja con nosotros desde hace mucho tiempo y que nos acompañó en estos cincuenta días de cuarentena. Y yo voy a estar yendo y viniendo todo el tiempo porque ellos también son chiquitos y seguramente van a querer que les cuente de Sabri y de Mía”.

Ir Arriba