Ahora leyendo
Araceli González cumplió 53 y habló del gran plan de su vida: “Atravesé el terror y hoy festejo que…”

Araceli González cumplió 53 y habló del gran plan de su vida: “Atravesé el terror y hoy festejo que…”

Redacción Gente

Luego de una temporada a la que definió como “muy intensa” –por duelos y contratiempos de salud– la actriz habló de su proyecto más personal.

Es un año extraordinario: los cumpleaños de otoño en Argentina estuvieron atravesados por el aislamiento y la distancia. Ni siquiera los famosos se salvan de esto. “Me levanté y pensé que nadie se había acordado de mi cumpleaños”, dijo Araceli González (53) entrevistada por Matías Martin, Diego Ripoll y Malena Guinzburg en “Basta de Todo” (Metro 95.1). “¡Qué chotos!, pensé, pero se ve que colapsó el teléfono. Lo tuve que resetear. Ahí bajaron todos los mensajes de los saludos”.

Luego de una temporada en la que se fueron sucediendo hechos desafortunados cumple una cuarentena estricta. Tanto que cuando su marido Fabián Mazzei (54) vuelve de la calle no le permite entrar por la puerta principal sino que debe ir al lavadero y sacarse la ropa primero. “Estoy bastante flasheada, no puedo creer la cantidad de días que voy encerrada porque aparte soy una especie de hipocondríaca con el tema de las enfermedades“, contó.

View this post on Instagram

La vida sorprende, golpea, asombra, reaviva, impulsa, detiene, avanza. En medio de una pandemia dejamos una vida intensa, voraz, agitada y devoradora. Para ingresar a una nueva vida que cambia totalmente.Nos miramos!Se miran? Nos sentimos!Se sienten?Nos escuchamos!Se escuchan? Creíamos estar muy bien en ese mundo😞en llamas,alocado,sin freno! No será el mismo! 🙏🏻 La cuarentena provocó distintos estados .Nos conecto con cosas resueltas o no!Nos hizo ver que no queremos lo que teníamos o si!Nos despertó! Nos aquietó o no!Estamos o inquietos o no! dolencias que nos llevan a otras zonas , poco conocidas pero más amorosa . Nos reencuentra! ( obvio otros corren con sus responsabilidades hoy en la calle y sus trabajos) pero también tienen vivencias y estados diferentes . Cada uno de nosotros lo vivimos distinto. Hay quienes viven lo contrario a lo escrito.Porque les da miedo encontrarse , los inquieta conocerse. Los asusta! Algunos estamos solos otros acompañados! Algunos bien solos! Otros mal acompañados! Y además que no es menor nuestra economía y nuestros trabajos.Es momento de reflexionar , de sentir, de escuchar y de mirar. Más allá de nuestras responsabilidades diarias, con nosotros y con nuestra familia. Siento en mi interior desafíos nuevos. Cómo supongo cada uno en su lugar. Debemos reinventarnos. Encontrar caminos nuevos. Explorar zonas distintas y desconocidas. Vivimos encuentros Pérdidas,Alejamientos,Certezas,Angustias,Sorpresas.decepciones Tristezas.Y locamente por momentos alegria de estar adentro abordándonos. 🙏🏻El resultado de todo esto no lo sabemos! Vértigo de donde termina. Hay que ser tan cuidadosos cuando escribimos porque siempre responden que algo falta o que la vida de uno no es igual a la de otro. Eso fue siempre. Y no todo el tiempo la vida de un individuo es igual . Muta, cambia, se modifica Quizás pasamos por todo lo que no creen.Por lo tanto a pesar de nuestras historias en el momento de vivencias estámos igual. Sinceramente sigo aplaudiendo a las 21! Lloro perdidas! Acompaño duelos! Me transformo, me re invento, Anido hijos, familia y amigos! Pienso, siento. Abrazo y todo esto también recibo. Dormir cuesta… ay Chiqui❤️

A post shared by Araceli Gonzalez (@araceligonzalez67) on

Venimos de un tiempo bastante golpeados pero somos resistentes. Para resumir, había muerto mi mamá, yo venía duelando eso; cae mi suegra enferma en el hospital; cae mi papá –no vamos a detallar pero es bastante heavy–. Puse mucho el cuerpo esos días, fueron dos meses intensos”, relató Araceli. Hizo una pausa y siguió: “Se ve que cuando atravesaba eso tuve síntomas de algo y no lo leí porque estaba con otros temas. Hasta que un día tenía mucha fiebre y no la podía bajar, temblor y vinieron de mi obra social, me internaron. Mis análisis eran rarísimos, todo estaba desfasado y tenía dos bacterias en sangre. Estuve en terapia intensiva 4 días. La pasé muy mal, tuve mucho miedo. Fue una experiencia muy heavy“, contó.

Con esto justificó ser tan responsable ante el coronavirus. Pero también recordó que fue mamá muy joven y que desde muy chica se hizo cargo del bienestar de su familia. “Siempre fui muy responsable. Tengo 172 años, no 53. Todo eso te pone en otro lugar. Pero la vida también va pegando golpes como la muerte de tu madre que es un dolor eterno, más con la relación que yo tenía como ella.”, confesó.

Flor y Toto, los dos hijos de Araceli, tienen una relación muy cercana con su mamá.
Flor y Toto, los dos hijos de Araceli, tienen una relación muy cercana con su mamá.

A eso se sumó, a días de que se decretara el aislamiento, una intervención quirúrgica a la que se sometió Fabián por un tumor que resultó ser benigno. “Es una película de terror. Y así y todo le pongo onda, me levanto, pongo energía. Pero es resistir. Esa es la lucha diaria. Lo tengo que festejar un montón: estoy viva“, exclamó.

Contó que los cumpleaños son súper importantes en su vida. No sólo porque le gusta agasajar sino por la relevancia que tenían en su hogar materno. “En mi infancia siempre eran de un gran sacrificio. Mi mamá vendió un anillo que amaba para poder festejarme los 15. Siempre valoré el trabajo que hizo en mi vida y todo el sacrificio que hizo por nosotros. fue una mujer muy digna”.

Araceli fue mamá muy joven. Hace unas semanas compartió un recuerdo de unas vacaciones en las que compartía tiempo con Flor mientras estaba esperando a Toto.
Araceli fue mamá muy joven. Hace unas semanas compartió un recuerdo de unas vacaciones en las que compartía tiempo con Flor mientras estaba esperando a Toto.

Recordó la magnificencia de la fiesta de 15 que ella misma organizó para Flor Torrente, su hija mayor, y cómo con ella armaron un cumpleaños muy especial –con cierto toque vintage– cuando Tomás Kirzner, el menor, cumplió 5.

Siempre hice los cumpleaños con mucho amor, me tomo el tiempo. Para mí son detalles que no olvidás nunca. El cumpleaños es importante. Cerrás una etapa, empezás una nueva. No me importa decir mi edad“, reflexionó.

Una etapa nueva en la vida de Araceli

La actriz comienza esta etapa de su vida con una mirada renovada. Habló de su psicóloga Mary Calvo, quien la ayudó a plantarse mejor en la vida. A reconocer las cosas que había dejado de lado, aquellas en las que se había concentrado y redescubrir qué la moviliza.

Hubo una primera etapa de mi vida que fue más veloz. Tuve que laburar mucho. Fui mamá a los 20. Me habían elegido para trabajar en Madrid. Me tenía que instalar allá y después ir a Tokio. Tenía que pensar qué hacía con eso. Y decidí tener a Flor. Después me dediqué mucho a trabajar: para comprar la casa, para comprar una casa a mamá, para tener mejor calidad de vida, obra social para todos. Me puse al hombro a mi familia. Fue una decisión mía: nadie me lo impuso“, aseguró.

Y entonces, la actriz tomó un tono mucho más reflexivo. “Eso hizo que yo renunciara a cosas que proyectaba: estudiar arquitectura, ser ingeniera civil, que eran cosas que yo proyectaba. Porque mi abuelo era ingeniero civil, yo vivía con él y me cuidó. Entonces la primera parte de mi vida abordé todo lo que era económico. En esta segunda etapa de mi vida estoy tratando de entrar en zonas en las que no estuve en la primera etapa porque la vida me corría. Había que comer, criar, ser digna, trabajar”, contó.

Puede interesarte

En esta nueva forma de pararse ante la vida se enmarca el taller Bienvenido a casa. Es un workshop de 4 encuentros que organizó con su psicóloga Mary Calvo y en el que busca que las personas puedan profundizar diferentes áreas de su vida partiendo de una anécdota personal. “Tiene que ver con la construcción de la persona“, adelantó.

“Este es el comienzo porque en una hora no se puede abordar todo, pero espero que sea un despertar para la gente. Hay gente que muere sin construirse. Yo metí mi nariz en la mierda, me hice cargo de lo que transité. Hay gente que no se hace cargo y vive en un mundo de fantasía”, sentenció.

Con respecto a qué la moviliza aseguró: “No sé lo que es no trabajar. Soy muy independiente. Soy generadora de trabajos de otros. Me gusta alentar al otro para que saque lo mejor de sí. Me comprometo con todo”.

Ir Arriba