Susana Roccasalvo: «Mi conducción es personal, soy auténtica» – GENTE Online
 

Susana Roccasalvo: "Mi conducción es personal, soy auténtica"

En el Íntimo de la Semana de GENTE, la conductora, periodista y locutora afirma que jueces, fiscales y empresarios de multinacionales miran Implacables (El Nueve) y que el secreto del éxito de su programa -superó las 1000 emisiones- es que no se grita ni se discute. Revela que la invitan a salir muchos jóvenes entre 38 y 48 años pero considera que los hombres argentinos dejan mucho que desear. Recuerda a su marido "Charly" y confiesa que se imagina como abuela.  
Íntimos
Íntimos

Fanática del tenis, viajera incansable, consumidora de noticias de Europa de Antena 3 y Euro News durante todas las mañanas, amante de lo dulce y coleccionista de muñecas de porcelana. “Tendré unas 50 que compré en diferentes viajes. El último lo compré en Londres y no es una muñeca, es un orangután. Y ahora me quiero comprar una oveja”. Susana Roccasalvo (63) abre las puertas de su vida profesional y personal en el Íntimo de la Semana de GENTE.

“La verdad que la vida hoy me encuentra bien parada, con mucha experiencia de la vida misma y que me dio una seguridad que antes no la tenía”, confiesa la conductora de Implacables (El Nueve), el programa de espectáculos que superó las 1000 emisiones el 24 de julio y que lidera el rating de la emisora y vence a la competencia los fines de semana.

-¿A qué atribuís tu vigencia en la televisión?

-Primero que yo sé lo que el público quiere. Y eso se nota. Suelo cenar con amigos fiscales, jueces, empresarios de multinacionales, abogados, y me dicen “el domingo haciendo zapping te vi y me enganché”. El chimento y el espectáculo le gustó a todos toda la vida. Trasciende todas las clases sociales.

-Los artistas te agradecen que hablas de espectáculos más allá del chimento…

-Si. Implacables es un programa que nadie se pisa con nadie, nadie grita, no se insulta, es un programa de fin de semana donde uno tiene que acompañar a esa cosa distendida del televidente. Yo me lo imagino al televidente tirado, pata ancha en un sillón con mate, con whisky. Siempre lo pensé así, desde Rumores y resultó. Soy muy agradecida del público que nos elige año tras año.  

Al trabajar sábados y domingos con la emisión en vivo de Implacables, los lunes y los martes son los días de descanso de Roccasalvo. Tiempo para desconectarse, reunirse con amigas a cenar, ir al Racket Club, compartir tiempo con su única hija, Belén. Los miércoles, cuenta, comienza a producir los programas junto a su equipo. “Para mí es fundamental la gente que me acompaña delante y detrás de cámara. Me gustan los profesionales y que se destaquen. Yo estoy en un momento de mi carrera como yéndome, y ustedes, los jóvenes, son los que vienen detrás. Y yo quiero seguir una amistad, quiero quedarles en el recuerdo, no como la señora que trabajaba en televisión que miraba cuando volvía del colegio. La compañera que me dio una mano, que aprendí, que nos ayudamos, ¿entendés? porque forman parte de mi familia”…

La familia de Implacables que lidera y hace mención Susana Roccasalvo está compuesto por el Productor Ejecutivo, Mariano Doño, quien hace poco tomó el cargo. “Es periodista, politólogo, pieza importante y hablamos todos los días, es importante entenderse con el otro”, afirma Roccasalvo. En producción están Analía "Popi" Ruiz, Sabrina Steingard, Fabián Coleman, Rubén Lescano, Muriel Lafranco, Gonzalo Pernici, Damián Shujman, Popochi Muñoz (locución) y en el panel compuesto por Daniel Gómez Rinaldi, Fabiana Araujo, Sebastián “Pampito” Perelló, Naiara Vecchio y Gustavo Mendez. En móviles, Diego Bouvet y Maribel Leone.    

-El prócer del periodismo, Héctor Ricardo García, decía: “la cámara no miente”. Evidentemente tu generosidad traspasa y la gente te elige…

-Sí. Es cierto lo que dijo. Héctor me llamó dos veces: “usted está desperdiciada, mija, usted tiene que hacer política, actualidad, yo la formo”. Las dos veces le dije que no y me dijo: “bueno, no te llamo más”. Después terminamos hablando de los muñecos que coleccionábamos, él era fanático de los Mickey y yo coleccionaba muñecas.

-¿Dónde tenes las 50 muñecas?

-Están todas guardadas. Son de porcelana y caras. Hermosas.

-¿Qué tipo de muñeco de oveja te queres comprar?  

-Una para el living de mi casa, están de moda las ovejas, pero quiero una señora oveja.

-Volviendo al programa, ¿caíste de lo que significa hoy cumplir 1000 programas?

-No. Todavía estoy metida en la cabeza embotada por la pandemia, por la gente querida que murió, quizás como estamos tan acostumbrados a sufrir, una cosa tan linda como esa, como que no reaccioné aún. Para un programa semanal es mucho y resistimos a todos los cambios de horario. Nosotros somos le producto de lo que quiere el público y ellos quieren que nos vaya bien.  

-¿Cómo te definís como conductora?

-Mi conducción es personal, yo miro la cámara cuando me enojo, cuando estoy contenta, soy de lloriquear, se me quiebra la voz frente a las emociones. Soy auténtica. A los seis años sabía que iba a tener un programa en televisión. Soy una persona que me formaron en el ISER para saber moverse frente a cámara, y utilizar mis tonos de voz.

-Dijiste que tenes una lista negra de artistas que antes te pedían por favor que le hagas una nota y ahora no responden el teléfono, ¿por qué pasa?

-La industria es responsable. Productores de televisión, directores de teatro, deberían decirles que siempre tienen que ser agradecidos y dar notas. Se ha desmadrado todo mucho en el país. Te dicen que no tienen tiempo durante la pandemia para da runa nota y se la pasaban haciendo Tik Tok. Yo que llevo 30 años en esto y el público también los quería ver.

-¿Le escribiste a algunos de ellos?

- No. Si ellos son estrella, yo también soy estrella. Yo no me arrastro. Yo soy una laburante de la televisión. Todos los actores y actrices entre los treinti y cuarenti son los que no dan notas.

-¿Tuviste un maestro del periodismo?

- Yo me crié mirando a Pipo Mancera, Leonardo Simons, Soldán, Pinky. En mi casa yo nací y ya había televisor. El peor castigo que me podían hacer en mi casa era apagarme el televisor.

Susana Roccasalvo se recibió en el ISER con la promoción de 1989. Un año después ingresó a trabajar en Canal 7 como locutora en off en un programa que producía Pepe Parada y Hugo Sofovich. En 1992, pasó a América TV y comenzó su carrera como periodista.

-Después de Rumores, un exitaso, estuviste diez años sin pantalla abierta, ¿cómo lo viviste?

-Yo amo tanto mi trabajo como viajar. Y viajé muchísimo, hice lo que quise. Después llegué a Canal 26 y Ciudad Magazine haciendo de 9 a 12. Pero sinceramente iba a los Martín Fierro, como miembro de APTRA, y me decían “¿Y por qué no estas?”. Y al otro día estaba triste. En Canal 26, cuando me estaba yendo brutal, conocí a Charly (su último marido), y lo aproveché para estar con él, viajamos mucho. Cuando me llamaron de Canal 9, Diego Toni, para volver con Monti a hacer Rumores, nosotros ya teníamos tres viajes pagos, y Charly me dijo “Susi, este es tu momento, olvídate, yo re formulo los viajes”. Pobre perdió muchísima plata al reprogramar un viaje de mas de un mes a 15 días.

-¿Te imaginas como Mirtha trabajando a los 94 años?

-Espero no vivir hasta edad, no me interesa. No me interesa vivir ni hasta los 85, ni hasta los 80 pero depende de mi destino. Tendré que estar viva el tiempo que sea necesario. Yo le calculo que de acá a diez años más trabajaré.

-Sos abstemia, ¿nunca te emborrachaste?

-Una sola vez en la vida me emborraché. De grande. De adolescente tampoco. Como me gusta lo dulce, me dieron un trago riquísimo, Cristian, el papá del Zorrito Von Quintiero, me tomé uno, dos, cuatro, y cuando me paré me reía y como me marea pienso que me voy a desvanecer. Ahí dije nunca más por más dulce y rico que sea (se ríe).

-Te encanta viajar, ¿en qué ciudad del mundo pasarías el resto de tus días?

-Sin dudas en alguna ciudad del norte de italia o en Málaga.

Susana Roccasalvo y su infancia en el barrio de Barracas

Susana Roccasalvo se crio en el barrio de Barracas, tuvo una infancia sin necesidades con viajes en familia, vacaciones de un mes, casa propia. “Yo nací con televisión y teléfono, ¿sabes lo que significaba en esa época? Mi familia era de un estándar media cómoda”, confiesa la ex estudiante del Normal Nº 5 de Barracas y el Francisco T. Moreno donde pasó un año difícil porque debió operarse de estrabismo en sus ojos. “Me apareció de la nada a los tres años y medio”, dice y cuenta que su última etapa de estudiante fue en el Joaquín V. González. 

-¿Fuiste una adolescente rebelde?

-No. En mi casa no se permitía la rebeldía. Se hacía lo que mi madre decía y punto.

-Te criaste en un matriarcado en una época en que casi no existía…

-Si. Pero bueno, me movía con la libertad que se permitía en ese momento.

-¿Tenías levante en la secundaria?

-No. Mi explosión vino a los 18, cuando entré a estudiar derecho en la UCA. Ahí me destacaba por mi cuerpito y personalidad. Después entré a trabajar en una obra social.

-¿Y el ISER?

-Tenía 27 años. Fui con mi hija que tenía un año y medio. Me costó bastante.

-Artistas y el público te elogian la cintura que tenes a los 63, ¿es genética pura?

-Sí. Porque si bien juego al tenis y me encanta es un deporte que no te forma cintura, todo lo contrario.

Charly, el gran amor de Susana Roccasalvo

Susana Roccasalvo conoció a Carlos “Charly” Hlawaczek por “Coco”, un amigo en común del mundo del tenis. Le insistieron para que Susana acepte una sola salida. La llamó por teléfono y quedaron que “Charly” la pasaba a buscar. “Fue una cita a ciegas”, recuerda Susana. Y no se olvida ni un solo detalle de aquel día: “Era domingo 14 de agosto de 2010 y al otro día era feriado y tenía que ir a almorzar al programa de Mirtha”.

Charly era un prestigioso médico anestesiólogo, especialista en bloqueos del dolor, Jefe de un Instituto Médico Privado, trabajaba en el Otamendi, Clínica del Sol, en el Diagnóstico, amante del tenis y de los viajes. “Era una persona seria, no estaba en las redes por su profesión”, remarca la conductora. Charly estaba divorciado con tres hijos, uno en Ibiza desde hace 20 años, y dos mujeres que viven en Buenos Aires. “Después de la primera salida, él se fue a visitar a su hijo y por un mes no tuvimos más contacto. Quedó todo ahí en esa primera y única salida”.

-¿Te habia gustado Charly?

-Sí, pero me pareció un poco grande para mí. Charly era doce años más grande. Después de un mes medio que me olvidé y él me volvió a escribir de que llegó a Buenos Aires.

-Y a tu vida…

-Sí. Pasaron 10 días hasta que lo volví a ver porque no coincidíamos. Hasta que coincidimos. Realmente me hice rogar un poco, no te voy a mentir.

-¿Y cuándo fue el primer beso?

-Un mes después. Eso me decía que lo enamoró. Me decía: “que hermosos”. Y no me perdonó que lo hice esperar tanto.

-¿Te lo recriminó hasta el último día?

-Sí, porque me decía: “¡con qué necesidad!”. Y yo le decía: “porque no me cerrabas” y se cagaba de risa.

-¿Cómo resumís tu historia de amor con él?

-Maravillosa. Nos encontramos en un momento de la vida donde él ya estaba de vuelta de un montón de cosas, ya era abuelo, y ya no tenía las cosas como podía tenerla yo con una hija de 25 años que justo en ese momento, cuando yo lo conocí, mi hija se fue a vivir sola. Estaba relajado y de sus tres esposas yo fui la única a la cual no tuvo que mantener: yo tenía mi auto, mi casa, mi independencia económica. Yo conocía más países que él y eso que había viajado mucho. Fue toda una experiencia para él y más de mi mundo. Estaba encantado de que lo sorprendía con mi ropa, mi pelo, siempre arreglada, de que llegábamos a un restaurante sin reserva y nos daban un lugar. Por ejemplo en mi casa jamás se cocinó. El me decía “vos sos otra cosa”. De lunes a lunes salíamos a cenar, alguna vez un lunes le daba una sorpresa, le cocinaba una truchita con papel aluminio con papitas.  

-¿Y en qué sentís que Charly está presente?

-Lo tengo presente en un montón de cosas, por ejemplo cuando voy al médico. Cuando murió vivíamos en mi casa que yo había comprado en 2006. Primero hubo lindos recuerdos pero cuando él se enfermó y murió eran los peores. Lo puse en venta, y no me llevé ni una silla. Y empecé a viajar de lunes a viernes, dos a Miami, me iba un lunes y volvía el viernes para hacer el programa. Me fui a los lugares que queríamos hacer juntos. Me hizo bien salir de mi casa.  

En julio de 2013, Susana Roccasalvo no se esperó jamás que Charly le propusiera casamiento. Era un día de lluvia, muy frío, y juntos deciden quedarse a cenar en su casa. “Voy a buscar el café, vengo con la bandejita, apoyo, y cuando me voy a sentar me dice: “te voy a hacer una pregunta pero me la tenés que contestar ya”. Y me dice: ”¿te querés casar conmigo?”. Yo lo miré y le dije “déjamelo pensar un segundo… sí”. Y él me dice: “pero con una condición, tiene que ser este año”. Y en noviembre nos casamos”, rememora.

-Que hermoso…

-Fui muy afortunada. Fue todo un cuentito de hadas por eso duró poco, siempre digo, demasiado real para este mundo.

-¿Te gustaría estar acompañada?

-La materia prima nacional está en baja. Me voy a tener que conseguir un tano porque los hombres de argentina tienen muchos problemas sociales, siempre está haciendo cuentas, dejan mucho que desear. Y yo he sido más hombre que mujer en mis relaciones en cuanto a lo económico y eso los tipos de hoy no se la aguantan… Así que como la vida me sorprendió con Charly tal vez me vuelva a sorprender.

-¿No te invitan a salir por las redes? ¿Te envían algún emoticón de fueguito?

-Si. Muchos hombres de entre 38 y 48 años y a mi no me gustan los jovenes. Mis amigas me dicen “dejate de joder”. No me seduce el joven ni el viejo, mas grande que yo, no. Ya no.

La enseñanza que dejó la partida de Charly

“Para mí el golpazo de la pérdida de Charly. Todo esos meses de su enfermedad fue como ver pasar una película de terror”, confiesa Susana Roccasalvo. El 22 de diciembre de 2014, a poco más de un año de haber contraído matrimonio, se enteraron que Charly tenía un cáncer muy avanzado. El marido de Susana falleció el 20 de enero de 2016, el día de su cumpleaños número 70.    

-¿Pudiste decirle todo en esos 13 meses de lucha?

-Sí, tuvimos mucho tiempo para hablar. No es lo mismo que se enferme un médico y encima enfermedad. Sabe todo. Fue durísimo. Antes de enfermarse era un tipo deportistas que no aparentaba la edad que tenía. Mientras Charly se estaba muriendo la gente discutía por cualquier cosa. A partir de que él ya no estuvo mas, me cambió totalmente la vida. No me interesa miles de cosas, miles de personas. Y me dio una seguridad terrible, me cambió la cabeza. Hoy me siento como no me sentía a los 33, y hay un montón de cosas que no me interesan.

-¿La plata?

-La plata no es que me interesa, la puedo necesitar como cualquiera.

-¿Fuiste aguerrida para pelear contratos?

-Sí. No es que fui materialista porque soy bastante generosa. Pero sí siempre me hice respetar porque en cualquier empresa te van a querer pagar poquito menos, uno tiene que pelear sus derechos.

-¿Y te volviste mas generosa después de lo de Charly?

-No tuve la necesidad. Sigo igual.

-¿Sos ahorrativa?

-No. Invertí fortunas en viaje.

Susana Roccasalvo: una madre que brindó libertad a su hija Belén  

-Sos mamá de Belén (35), ¿cómo te percibís como madre?

-Le he dado toda la libertad del mundo a mi hija. Y no me dio ningún tipo de problemas. Jamás se puso un cigarrillo en la boca, no le gusta fumar.

-¿Te ves vos en ella?

-En algunas cosas es muy parecida a mí, en algunas cosas es diametralmente opuesta a mí.

-¿En qué es opuesta a vos?

-Ella es muy reservada. Yo no.

-¿Te habla de la maternidad?

-Si. Dios lo va a mandar cuando lo tenga que mandar.

-¿Te ilusiona ser abuela?

-Si. Pero no voy a ser la abuela que puedo llevarlo al jardín, ir a buscarlo. No me veo. Sí sería una abuela muy compinche, muy de shopping, de ir a ver teatro.

Producción general y estilismo: Mariano Caprarola

Ph: Gabriel Machado

Retoque Digital: Gustavo Ramírez

Make Up: Bárbara Mencia para Vero Luna Make Up

Pelo: Monica para @bebesandersok

Agradecemos especialmente a Claudio Cosano por los vestidos.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig