Esmeralda Mitre: «Fui a la oscuridad antes de que todo empiece a brillar otra vez» – GENTE Online
 

Esmeralda Mitre: "Fui a la oscuridad antes de que todo empiece a brillar otra vez"

A punto de cumplir su sueño de ser conductora (más adelante le gustaría tener un talk show), la actriz cuenta que ya hizo el duelo de su padre y lanza una primicia con respecto a los hermanos Mitre.
Íntimos
Íntimos

Esmeralda Mitre (38) atiende el teléfono a las 15:33 desde su casa, con la voz un poco ronca. Automáticamente se excusa diciendo: "Es que tuve muchas cosas ayer y hoy, y me acosté tarde. Pero no porque hubo joda ¡eso hubiera estado mejor!... Estuve con abogados y cosas del estilo".

–¿Y cómo viene todo eso?
–No arranquemos así... Más tranca (ríe).

–Me dejé llevar. Vamos a otro lado: ¿cómo viene este 2021 para vos?
–Viene siendo uno de los años más reveladores y sanos que tuve, porque pude conectar conmigo. Y no lo digo desde el lado cliché. Estoy muy conectada con lo que me pasa, cuidándome mucho, viviendo cosas muy fuertes, como una sucesión y como entrar a un diario y hacerse cargo de las cosas con entereza y cautela. Todo eso requiere de mucha tranquilidad y estabilidad emocional, y en eso estoy. Y voy bien. Hasta me da vergüenza decirlo, pero estoy feliz: ¡una palabra rara!

–Es que venís de un año muy duro.
–Sí. Pero en un momento me di cuenta de que la situación dependía de mí. Yo me había separado y no había hecho el duelo, se había muerto mi padre y tampoco había hecho el duelo... Así que tenía que parar o me iban a parar de un tortazo. Entonces paré, cambié de psicólogo y de psiquiatra, hice un análisis profundísimo, transité el duelo de mi padre y lo solté en un verano triste... Después, todo empezó a brillar otra vez.

–¿Cómo lo lograste?
–Me hice cargo de mí y de mi dolor, y fui a la oscuridad, porque no hay éxito sin fracaso y no hay felicidad sin dolor. Me entregué al dolor que tenía que vivir: me hizo re bien.

–Hace poco (el 25 de marzo) se cumplió el aniversario de la muerte de tu papá. ¿Lo conmemoraron de algún modo especial?
–Hicimos una misa con la familia, pero a mí las fechas que tienen un significativo social no me interesan: no les doy importancia. Ni a los cumpleaños...

–¿Si no les das importancia a las fechas cómo te llevás con el paso de los años?
–Justamente, para no enterarme... (ríe). Es una buena forma de negarlo. No sé... Tengo 38 años y hasta ahora me siento joven, me siento bien.

–¿Te dan un poco de miedo los 40?
–Sí. Esa es la palabra: "miedo". Pero ahora hice un gran duelo, por lo que creo que la crisis de los 40 la hice ahora. Dicen que a veces se vive un poco antes.

–O sea que lo peor ya pasó...
–Sí. La verdad que sí. ¡Toco madera!

–¿Tu cambio de look responde a tu cambio interior?
–Sí, obvio. No lo hice a propósito o consciente de eso, pero después me di cuenta de que el cuerpo me lo pidió. O sea, siempre tuve ganas de tener un corte. Para mí es la expresión externa de algo interno.

–¿Te ves al espejo y te gusta?
–Sí. Estoy contenta, necesitaba cambiar. Igual, después quiero volver a tener el pelo largo.

–Recién hablábamos del paso de los años. ¿Te planteás ser madre?
–Mirá, yo me divorcié porque no quería tener hijos con mi ex marido, pero tengo óvulos congelados desde los 33 años.

–¿Y hoy quisieras tenerlos?
–Sí. Que sea nene o nena, me da igual. Sé que hoy quiero que se dé naturalmente con alguien, sin forzar las cosas. Y digo "alguien" porque por ahora estoy sola (ríe).

–Pasemos a tu vida mediática. Últimamente estuviste menos expuesta. ¿Te dan ganas de volver?
–Yo amo a la prensa y me debo a la gente que me quiere, porque estoy gracias a ellos. Y quisiera volver con otra actitud, una más tranquila. Pero con Marcelo Tinelli no vuelvo más.

–¿Te llama de "La Academia" y lo rechazás?
–No sé ni qué es La Academia. Él me tiene que pedir disculpas a mí, porque se portó muy mal... Igual, creo que no me quiso lastimar, porque fuimos grandes amigos y sé que me quiere, como yo también le tengo cariño, aunque sea contradictorio.

–¿Dóndo te vamos a ver?
–En un programa solidario conducido por mí, del que todavía no puedo decir mucho. Pero lo estamos grabando ¡y estoy feliz!, porque voy a cumplir mi sueño de ser conductora.

–¡Felicitaciones! No todos pueden cumplir sus sueños. ¿De chiquita qué te imaginabas haciendo?
–Quería ser bailarina.

–¿Y qué pasó con ese sueño?
–Lo bajé al toque. Mi mamá me llevó con cuatro o cinco años a una clase de ballet, vestida con un tutú rosa enorme y con una corona de falsos brillantes... ¡y todas estaban cancheras, con mallas negras! Un disparate. Así que ese día perdí ese sueño. Nunca más volví.

–Ya pasó un ratito... así que te pregunto de nuevo: ¿cómo están los Mitre hoy?
–Hoy estamos todos los hermanos unidos. Estamos muy bien y eso me hace feliz. Costó mucho llegar a este lugar, porque cada uno tuvo que dejar muchas cosas y desanudar maneras de pensar, para ser mejores personas y poder unirnos después de que todo se rompiera. Y eso a mí me hace mucho bien.

–¿Todo el capítulo de los abogados estaría a punto de terminar?
–No. La sucesión sigue. Por ahora está el tema del diario y de las acciones, la parte más grande. Pero la pelea terminó... ¡y eso es un montón!

Fotos: Christian Beliera.
Pelo: New Station.
Make up: María Grebol.
Agradecemos a Mishka, Yves Saint-Laurent, By Deep y Lady Tawil.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig