Cande Molfese: “A los haters trato de modificarles la actitud” – GENTE Online
 

Cande Molfese: “A los haters trato de modificarles la actitud”

En una charla catártica, la actriz e influencer cuenta cómo fue convertirse en Mimi, la oscura protagonista de Rent –musical que se estrena este jueves 25 por streaming–, se explaya sobre la responsabilidad de influir “para bien” en sus seguidores y cuenta por qué no tener ataduras sentimentales la hace sentirse “libre y empoderada”.
Íntimos
Íntimos

“Medio rota”, dice Cande Molfese con su habitual espontaneidad cuando le preguntamos cómo sobrevive al raíd de ensayos y horas invertidas en Mimi, la stripper adicta a la heroína que lleva la voz cantante en la historia que narra la pieza teatral Rent. “El trabajo de mis sueños”, asegura respecto del rol protagónico que tiene en el musical inspirado en La Bohème, escrito por Jonathan Larson y dirigido por Juan Álvarez Prado, que se estrenará este jueves 25 por streaming.

El desafío que le impuso hacer carne y contar la naturaleza y los padecimientos de un grupo de bohemios neoyorquinosm que intentan sobrevivir entre la desesperanza y el VIH, no ha sido menos fuerte. “Traté de sentir empatía con esa chica de 19 años con alma de vieja, que le pasó de todo”, explica cuando cuenta cómo fue meterse en la piel de su personaje y entregarse a él sin juzgarlo: “La amo”.

“Fue un proyecto que llegó de forma inesperada y no tenía idea. Estaba en mi casa y me sonó el teléfono. No atendí porque tenía el vino abierto y la vela prendida, experimentando este nuevo mundo conmigo misma que me tiene muy feliz. Pero al tercer llamado atendí. Me dijeron que al día siguiente era la audición. Esa misma noche grabé un video cantando Out tonight y me dieron el papel”, cuenta sin respiro la ex Violetta que apenas tuvo tres semanas de ensayo y se subió a la aventura de hacer lo que considera “la película de Rent”.  

–¿Cómo fue el proceso de encarnar a Mimi con tan poco tiempo?

­–Fue bravo el desafío. Soy bastante disciplinada y estudiosa. Ya hicimos la grabación del show y es muy distinto a cualquier streaming. Además está detrás Carlos Mentasti, que es un groso del cine y la verdad que termina siendo una película. Tiene el código ése. En lugar de verte una peli en Netflix, ves Rent.

–¿Cómo fue el ensamble con tus compañeros?

–Ésta es la segunda comedia que hago; la anterior fue La llamada. Me recibieron sin juzgar, con los brazos abiertos. Además, no tengo la constancia de entender música o leer partituras. Franco Friguglietti, mi Roger, fue súper bueno y estuvo re pendiente. La verdad, con todo el grupo hicimos una burbuja, por el contexto que estamos viviendo, así que aprovechamos para juntarnos y pasarlo bien. Es un elenco que traspasa la pantalla: estamos el uno para el otro. A mí no me había pasado de estar con compañeros tan cálidos.

–¿Cómo fue encarnar a Mimí? ¿Cómo encaraste un rol tan difícil?

–Con un trabajo de mesa fuerte, y muy acompañada. Es una chica adicta, que se prostituye y convive con el VIH. Tiene una sensibilidad que refleja que lo suyo no es una decisión, sino consecuencia de lo que le tocó vivir. Tiene 19 años y ya le pasó de todo. Sufrió ese abandono familiar que luego cubre con Roger. Fue tremendo ponerme en su piel. Además, a lo largo de la obra va empeorando y la enfermedad la consume, y eso había que transmitirlo con el cuerpo. Hago el cuadro musical con el que sueña cualquier actriz. El director hasta me dejó mirar a cámara, porque es casi un videoclip.

–¿Investigaste para componerlo?

–Sí, tuvimos encuentros con una ONG de contagiados de VIH, que nos dieron data para poder entender lo que viven, todo el desamparo y la discriminación. Además, es muy importante romper los tabúes con el VIH y hablar mucho más del tema. El mensaje que deja la obra condice mucho con lo que pasa hoy...

–A propósito, ¿cómo fue tu transformación personal a lo largo del 2020? Atravesaste cambios personales fuertes...

–Lo voy a decir desde un lugar de privilegio, porque no me faltó nada. No te diría que fue duro el encierro, pero sí un momento de muchos cambios, de autoconocimiento, de tomar decisiones que venía procesando durante meses y de las que no me podía hacer cargo. Encontré la paz en mí al descubrir lo que quería y preguntarme qué me pasaba, qué estaba bien y qué no, y si quería seguir en pareja.

–¿Cuándo supiste que estabas lista para seguir tu vida sola? (se separó de Ruggero Pasquarelli en octubre pasado).

–Estuve muchos años en pareja y sentí que necesitaba estar y experimentar sola, y conocerme. Yo soy partidaria de que los vínculos se transformen y no fue fácil romper cosas que funcionaban. Pero necesitaba estar conmigo, así que me di el tiempo de pensar en mí, decidir alquilarme un depto e ir a vivir ahí con mi perro. La decisión me generó alivio y empoderamiento. Y cada día estoy más segura de mi decisión... a pesar del sufrimiento.

–Hace un ratito me decías que cumplir 30 también te había afectado de algún modo. ¿Creés en las crisis de edad?

–Es que lo re sentí, y creo que fue una crisis entendida como una oportunidad. Ahora volví a estar conectada con mis amigas de toda la vida. Siento como una suerte de rejuvenecimiento. Me siento re plena y la gente me dice: "Se te nota". Sé que emano una energía que antes no tenía. Mi mensaje es que, si tienen una decisión que tomar, se animen. Quedarse en el medio de la incertidumbre es muy duro y animarse, un renacer.

–Comentabas que fue duro. ¿Cómo enfrentaste el miedo al cambio?

–El miedo siempre está presente y trato de que no me paralice. Soy muy capricorniana y voy a fondo en todo. Me hago cargo de las cosas y confío en que voy a estar bien.

–Después de la libertad recuperada, ¿te genera fobia la idea de volver a tener pareja?

–No sé, viste que es algo que no se elige... Por ahora tengo ganas de estar sola. Si de repente llega el amor, porque sé que sucede así y no lo puedo controlar, perfecto. Pero la verdad es que lo estoy pasando demasiado bien así.

–Las redes sociales son para vos muy importantes, casi un estilo de vida. ¿Te reservás a veces?

–Bueno, ahora Rent me ganó la vida y estoy más desaparecida. Pero trato de mostrarme tal cual soy, sin censurar nada. A mí siempre me joden con que muestro demasiado. Por ejemplo, mi hermana el otro día me dijo: "¿Cómo vas a subir historias recién despierta?". La verdad, prefiero ser yo antes que dudar.

–¿Te recompensa moralmente usar para bien el poder de tener tantos seguidores?

–Tal cual. Te cuento algo que me pasó hace unos días. Vivo en Olivos y había una pérdida de agua en una esquina, así que lo conté en mis historias, arrobé a la Municipalidad y a la hora estaban arreglándola. Así que es lindo poder usar este poder y solucionar cosas.

–¿Qué peso tienen los haters en tu vida? ¿Aún los padecés? ¿Te acostumbraste a lidiar con eso?

–Mirá, te voy a contar algo que me pasó... Me parece interesante. Busco mi nombre en Twitter, un vicio que me quedó del Cantando, y encuentro un mensaje que decía que era una decepción que yo encarnara a Mimi y me bardeaba. Al principio me puse mal, porque me estoy esforzando mucho. Pero pensé en hacer algo por ella. Así que le escribí, le puse que era un desafío, que estaba nerviosa pero agradecida y le mandé la entrada para que me viera. Me agradeció y se disculpó. Creo que es posible modificar ciertas actitudes. La idea era decirle: "Si no te gusta decímelo, pero no antes de verme".

–¿Sentís responsabilidad a la hora de comunicar en tus redes? ¿Hay temas que te interpelan especialmente?

–Trato de comunicar lo que me vibra. Me inmolo por ciertas causas que me atraviesan, siempre con cuidado. Si sos influyente y tu opinión vale, es una responsabilidad buena si uno la sabe usar. Hay que tratar de no dar mensajes equívocos.  

–Hay casos puntuales de algunos que usan su influencia sin conocimiento, como quienes desaconsejan el uso del barbijo, por ejemplo...

–Es un arma de doble filo. Por eso, no quiero predicar temas o mensajes de los que no sepa o no haya estudiado. Por ejemplo, me encanta entrenar y comer sano, pero no puedo subir una rutina de entrenamiento. Sí, en cambio, me gusta ser inspiracional y cuando empecé a correr me gustó compartir que el running me generó un bienestar propio. Me emociona cuando alguien me escribe agradeciéndome que también probó como yo y le hizo bien.

–Recién decías que filmás todo y que a veces tu vida se convirtió en un reality. ¿Te arrepentiste de compartir cosas de la intimidad con tu ex novio?

–Viste que uno aprende de las experiencias... Siento que expuse demasiado a mi pareja y por supuesto eso también trae consecuencias en todo. Hasta energético, como que se hable de algo que por ahí no es... La verdad, preferiría estar con alguien desconocido, pero por lo general todos fueron del palo del arte.

–En las redes, muchos seguidores señalaron una actitud machista de tu ex. ¿Cómo te sentiste?

–En su momento me puso muy mal, por el hecho de tener muchos haters que no avalaban el vínculo. Ya no recibo esas broncas. Me sentía invadida. Me ponía triste y lo sufría. Era más chica, pero me hizo crecer. Aprendí a que no me importara si a la gente le gustaba o no, o si me aprobaban. Leer cosas feas cuando eran decisiones mías, me dolía.

–¿Cómo sos hoy para conocer a alguien?

–Soy de las que no tienen problemas en tener citas, ponele. Soy del chamuyo y encaro cuando me gusta alguien, lo expreso. O se lo digo a tal conocido en el bar o mando ese mensaje y listo, porque sé que la vida es hoy. No hay que tener miedo a la respuesta, hay que mandarse.

Fotos: Chris Beliera.

Asistente: @Verolorizio.ph

Producción: Sofía Esther Ortiz.

Maquilló y peinó: @letie.mua para MALA Peluquería.

Agradecemos especialmente a María Gorof.

Fotos Rent: Gentileza Fiorella Martino.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig