Rusher King: “Siento que soy parte de una generación dorada de músicos” – GENTE Online
 

Rusher King: “Siento que soy parte de una generación dorada de músicos”

Hace seis años ganaba “remeras y cortes de pelo” en torneos de freestyle en Santiago del Estero, y hoy la rompe a nivel internacional con videoclips que acumulan millones de visitas en cuestión de horas. Ésta es la increíble historia de Thomas Nicolás Tobar, el cantante que enamoró a María Becerra y que está conquistando al que lo escucha.
Entretenimiento
Entretenimiento

"Rusher King” es el nombre de usuario que Thomas Nicolás Tobar (21) se puso cuando estaba jugando al Counter-Strike en su computadora. En el videojuego aparecía siempre así o como Thomas The Killer, pero menos mal que no elegí usar ese nombre para mi carrera artística o no podría sacar un tema que se llame ‘Te quiero’. O sea, ¿¡¿te imaginás?!? ‘Te quiero, por Thomas The Killer’”, comenta, y se tienta con su ocurrencia provocando la risa de quienes lo acompañan en la producción de fotos que tiene lugar en el barrio de Colegiales, es decir, a 1.060 kilómetros de la casa en la que todo comenzó.

"Yo soy de La Banda, Santiago del Estero, y mis papás –él es remisero y ella ama de casa– tienen una casa de barrio muy humilde y normal en el barrio San Fernando. Cuestión que un día yo estaba allá jugando al Counter en Internet y un amigo me mandó por chat el video de la batalla internacional de gallos de Sony vs Dtoke. Y cuando vi a esos dos argentinos compitiendo en España, decidí averiguar en dónde hacían freestyle en mi provincia y arranqué a competir”.

–¿Te apoyaron desde el minuto uno?

–¡No! (Ríe) De hecho mi papá no quería saber nada al principio. ¡Ni a la plaza quería que vaya! Me decía “No quiero que te metas en ese ambiente porque ahí fuman porro y se drogan”. Pero yo de a poco lo fui convenciendo de que en la plaza hay gente que se droga y gente que no, que es uno el que decide qué camino tomar. Además, yo sólo quería ir a competir, a hacer amigos y divertirme. De a poco fue entendiéndolo. También empezó a ver que yo llegaba a casa con premios que me daban en las competencias por llegar a la semifinal o a la final… cosas como remeras o cortes de pelo. Y al ver eso, él y mamá empezaron a entender que me estaba yendo bien con lo que hacía y me apoyaron.

–¿En qué momento decidiste dejar el freestyle atrás?

–Cuando tenía dieciséis años. Venía de un proceso de mucha competencia en provincias de alrededor como Salta y Tucumán, y me dije “quiero empezar a hacer mi música”, porque tenía ganas de hacer algo que perdure en el tiempo. Y ahí me decidí de lleno y con papá nos pusimos a juntar plata para poder comprar mi Home Studio: el micrófono, la placa de sonido, la compu, ¡todo!

–¿Cómo la juntaron?

(Hace una pausa) Él sacó un préstamo y yo, durante un año, guardé todo el efectivo que me daba para comprarme una gaseosa o un agua en el colegio. Ahorramos y ahorramos hasta que finalmente pudimos comprarlo.

–En Twitter, el 12 de octubre de 2021, escribiste: “Nací para hacer cosas grandes, estamos dando los primeros pasos”. ¿Ya lo pensabas desde entonces?

–Absolutamente. Lo pienso desde que arranqué con la música. Hace cinco años me mentalicé con que vine a romperla toda.

–¿Fue impactante pasar de ganar remeras a vender entradas y tener clubs de fans?

–Y sí. Y hasta el día de hoy no caigo. Juro que sigue siendo un proceso para mí… ¡Es muy loco lo que estoy viviendo! O sea, es como que pasaron muchas cosas, pero todavía no pasó nada porque siento que se va a ir todo más a la m…, que la vamos a seguir rompiendo.

–¿Qué creés que va a pasar?

–Me imagino llenando estadios, pegando canciones mundiales, rompiéndola afuera. De hecho, ya tengo pactadas muchas colaboraciones con artistas de afuera y estoy planeando una gira por España. ¡Más detalles no puedo dar!

–Ya que hablás de colaboraciones, ya sacaste temas con Emilia (Mernes), María (Becerra) y Oriana (Sabatini)… ¿Y Tini?

–Con Tini hablamos de hacer una canción, pero todavía no concretamos porque los dos estamos en una... ¡Es que es así! Hasta que no te encontrás en un estudio o conectás en algún lugar como que no surgen las cosas. Supongo que algún día vamos a hacer una colaboración y la vamos a romper.

–Para los que no saben la interna de cómo se generan los feat., ¿podrás contarnos cómo se dan normalmente?

–Re. Es así: puede ser que a mí se me ocurra una canción, la escriba y se la mande al artista con el que quiero trabajar. Si le gusta, se mete. Pero también puede pasar que nos juntemos directo en un estudio a crear un tema desde cero. En ese sentido, somos muy flexibles.

–Vos ya hiciste varios. ¿Cuál es el que más te divirtió?

–De Enero a Diciembre, la canción que hice con Emi. Pasa que hicimos un videoclip todo navideño con nieve y yo siempre había deseado hacer un video con baile como los de High School Musical. Así que ese.

–En el videoclip bailan, van al cine y muestran la historia de una pareja. ¿Te verías actuando alguna vez?

–Sí, ¡re!, me gustaría arrancar mi carrera de actor en una serie de Netflix. Nivel 1 de una (dice mientras exhibe su dedo hacia arriba con total seguridad).

“Creo que la generación de ahora es muy versátil. Hacemos reggaetón, trap, cumbia, pop… un poco de todo. Y yo me defino como un artista urbano porque siempre estoy cambiando y tratando de evolucionar. No me cierro a un solo género, revela el cantante que en su antebrazo derecho lleva escrito “Los del Espacio”, la frase que identifica a un grupo talentoso de veinteañeros y que resuena en las estrofas de decenas de canciones.

–Así como FMK tiene escrito “Los del espacio mami” en su presentación de Instagram, vos, en Twitter, elegiste escribir “#GeneraciónDorada”. ¿De dónde surgió ese hashtag?

–¡De mí! Es que me gusta el básquet y lo relaciono con la selección argentina. Siento que esta es una generación dorada de músicos, y, como me representa, lo puse.

–¿Qué sentís que le están aportando los nuevos ídolos argentinos al mundo de la música?

–Frescura. También mucha unión. Para que te des una idea, el otro día nos juntamos los mejores productores de acá con un montón de artistas. No sé, estábamos Duki, Emilia, Tiago PZK y otros, todos en una mesa –porque nos juntamos a comer– hablando de los proyectos del otro. Y siento que eso es muy importante porque nos hace poner la cabeza en el futuro y ver en qué situación está cada uno para apuntar hacia el mismo lado. Esa unión que tenemos hace que desde afuera se nos vea así: unidos.

“De chico me gustaba mucho Daddy Yankee y lo vivía escuchando, pero nunca me hubiese imaginado ser cantante”, sorprende el artista que ya se acostumbró a ver millones de views en sus videoclips (uno de ellos, Además de mi Remix, tiene 270 millones de reproducciones), y continúa: Si soy honesto, mi gran sueño era ser jugador de fútbol. ¡Me encantaba la idea! Pero claramente es un sueño que ya no voy a poder cumplir”.

–¿Lo intentaste?

–Síííí, lo re intenté. Cuando tenía catorce o quince años fui al Club Atlético Sarmiento de Santiago (del Estero) a probarme y justo en el partido en el que se decidía quién quedaba y quién no, yo fui con unos botines que me hicieron pelota los pies… tanto que se me rompieron las dos uñas del dedo gordo. Igual no es una excusa ni a palos eh, yo ya pensaba que no entraba al equipo titular ni ahí.    

–Para muchos sería “un golazo” todo lo que estás haciendo. ¿Es una locura cuando vas de visita a tu provincia?

–Sí… (le brillan los ojos), siempre que voy me reciben re piola. La gente me tiene mucho aprecio y cada vez que llego a casa hay cola para pedirme fotos. Es más, la última vez fue súper cómica, porque estaba en la vereda tomando maté con mamá y comiendo tortilla, y todos se acercaban. ¡Una locura!

–¿Y cómo se lleva tu mamá con todo esto?

–No sé bien qué siente, pero estoy seguro de que debe ser una locura, porque de un año para el otro su hijo se hizo famoso o conocido, y sí, eso debe ser flashero. A ella y a papá todo el tiempo se les acercan y les piden saludos y cosas del estilo. En algún punto entiendo que también debe ser difícil… Pero por suerte los dos están orgullosos de mí.

“Ay, mami, tú me tiene' mal, un talento natural. Eso que tenemo' no lo tuve con ninguna más. Bailando la conocí, atrevida y sensual. Mami, tú me tiene', tú me tiene', tú me tiene' mal”. Estas estrofas de Antes de ti ya fueron coreadas por más de 100 millones de personas. Pero muchos de esos apasionados usuarios de YouTube y Spotify desconocen información básica del artista que admiran. Basándonos en esa premisa, le hicimos cuatro preguntas que muchos de sus seguidores quieren saber:

–¿Cómo te definirías?

–Soy un pibe tranquilo que le encanta hacer música, que le mete muchas ganas a todo lo que se propone y que ama lo que hace.

–¿Tenés mascotas?

–No. Sólo tuve un perro (Chicho) que me marcó mucho porque se murió cuando era chiquitito. De él hablé en la canción Otra noche más porque me hizo tan mal su muerte que no quise saber más nada con aferrarme a una mascota de nuevo.

–¿Tus amigos te dicen Rusher King?

(Ríe) No, no. Todos mis amigos me dicen Tomy.

–¿Terminaste el colegio Tomy –si nos permitís decirte así–?

–Sí, ¡obvio! Y con respecto a la pregunta… No. El colegio lo dejé en el último año cuando me empezó a pasar todo lo de la música. Pero no fue que tomé la decisión. O sea, yo estaba por quedarme libre por las faltas y tenía que grabar el videoclip de una colaboración en Buenos Aires. Así que organicé todo en mi mente con tiempo y espacio para tomar el colectivo a Buenos Aires, grabar el video durante dos horas y volver a Santiago. Flasheaba que me iba a salir piola. Pero el video se retrasó, el colectivo también, y terminé llegando a mi casa como a las ocho de la noche cuando yo iba al colegio a la mañana… Obviamente fui con mi mamá a rogar, pero no hubo forma, perdí el año, perdí todo.

Mientras da esta entrevista, hay varios usuarios que están tipeando su nombre en las redes sociales. Lo hacen con distintos fines, pero él tiene claro que “hay gente que inventa cosas todo el tiempo”. ¿Por qué lo piensa? “Porque el otro día vi que estaba siendo tendencia en Twitter por haber chocado. ¡Y yo estaba comiendo unos fideos! Me jode porque lo ven mis papás y se preocupan. Pero entiendo que es normal… que cualquiera puede decir cualquier cosa y eso se levanta y retwittea”, comenta Rusher King levantando el hombro izquierdo con resignación.

–Muchas veces es tu vida privada la que se viraliza. ¿Cómo te llevas con eso?

–Antes me pegaba muy mal, pero empecé a entender el lugar en el que estoy, la exposición que tengo y lo que generamos en la gente (N. de la R.: por María Becerra y él). Entonces comprendí que hay mucha gente que está muy aburrida en su casa y se dedica a hablar de lo malo del otro o directamente a inventar. Ojo, también está la gente que banco y quiero que es la que se encarga de subirte el ánimo, decirte cosas lindas y bajarte a tierra.

–¿Fue difícil atravesar su separación viendo lo que sucedía en redes sociales?

–Sí, pero gracias a Dios estaba acompañado por mis amigos, mi familia y mi equipo, y ellos hicieron que lo lleve muy bien.

–¿No necesitás desconectarte del celular?

–…Al principio sí, porque no entendía todo lo que estaba pasando. Pero después no, tranqui.

–Si tuvieras que llenar una planilla ahora, ¿qué estado sentimental elegirías: soltero, de novio o comprometido?

–Soltero.

–¿Tenés muchos inbox en Instagram?

(se tienta y niega a la vez con la cabeza) ¡No voy a hablar de eso! Estoy en otra: hoy estoy muy enfocado en mi carrera y solo uso la cuenta para subir cosas de mis canciones o para mostrar cuando estoy viendo un partido con los pibes.

–Sin compromiso, hoy, ¿quién es María para vos?

–Mari es la mujer de mi vida. Marcó muchas cosas en mí… un antes y un después. Aprendí muchas cosas de ella, me hizo crecer muchísimo como persona, y me apoyó cuando estaba en mis peores momentos.

–En los dos años que estuvieron juntos imagino que crecieron en todo sentido

–Totalmente, crecimos mucho como personas y como artistas. Y siempre nos aconsejábamos. Llegábamos a casa, nos contábamos del día y nos decíamos “¿Qué onda el tema que tenés?” “Qué onda este negocio?”, y así con lo qué sea. Estábamos el uno para el otro porque nos teníamos el uno al otro.

–¿Se siguen aconsejando?

–Sí, obvio. Nosotros hablamos, está todo… tenemos la mejor.

–¿Tenés alguna otra ex con la que no haya quedado todo bien?

(mira hacia el costado) Tuve tres novias antes, y hay una con la que no quedó todo bien, ¡pero yo era chiquito, tenía quince años!, me había puesto de novio por ponerme de novio. Nada importante. La Mari fue la primera mujer importante en mi vida.

–¿Creés que a partir de ahora vas a hacerle canciones a cada chica de la que te enamores?

(Lanza una carcajada) No, no, eso seguro que no, ¡yo no soy así! O sea, sí me baso mucho en mis sentimientos y en lo que siento para hacer canciones, pero tengo que sentir algo muy zarpado por alguien para escribir una canción.

–¿Tenés muchas letras escritas que estás esperando que salgan?

–Bueno, hace nada salió Now que habla de cómo me siento ahora. Es una linda canción porque es muy triste, está buena. Es como que te genera algo lindo y algo triste… y ya que genere un sentimiento es buena señal.

–Pero vos ya sabías que ibas a generar sentimientos

(Ríe pícaro) ¡Y sí!… Todos los cantantes somos conscientes de que los generamos.

Nota: Kari Araujo

Fotos: Fabián Uset

Producción: Roxana Harris

Retoque digital: Gustavo Ramírez

Videos: Cami Uset

Edición de video: Manuel Adaro

Agradecemos a Levi's, Adidas, KEAK Vintage, Silvia Canal, Jimena Roldán y Fifty One

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig