Roberto García Moritán: “Soy muy competitivo, siempre quiero ganar” – GENTE Online
 

Roberto García Moritán: “Soy muy competitivo, siempre quiero ganar”

En el Íntimo de la Semana de GENTE, el empresario gastronómico y precandidato a legislador porteño confiesa que la indignación por la pobreza en Argentina es el motor que lo moviliza a comprometerse en lo social, revela que Pampita es su critica más dura y jura que es la mujer más inteligente que conoció en su vida. Habla de sus hijos mayores, Santino y Delfina, y confiesa que la llegada de Ana trajo felicidad absoluta a su familia.  
Entretenimiento
Entretenimiento

“Los espero en Av. Iriarte y Av. Vélez Sársfield. Entran conmigo, en mi camioneta por las dudas. El barrio al que vamos es uno de los más bravos de Capital”, aclara Roberto García Moritán vía WhatsApp, unas horas antes del encuentro del empresario gastronómico y político con GENTE. Ya dentro de su camioneta de marca japonesa, García Moritán -precandidato a legislador porteño por el partido Republicanos Unidos- señala hacia el oeste y dice “de este lado es la Zavaleta, nosotros vamos a llevar comida, juguetes y libros al otro lado de Iriarte, al barrio 21.24 de Barracas”. Y así empieza la recorrida/entrevista durante una hora y media para el Íntimo de la Semana de GENTE.

El vehículo de Roberto García Moritán evidencia su presente: hay medias deportivas, pelotas de fútbol, botas altas de color negro de su esposa Carolina “Pampita” Ardohain, la butaca para trasladar a Ana García Moritán que acaba de cumplir un mes de vida, regalos y cajas con alimentos para donar. Una combinación de flamante padre y hombre en plena campaña política.   

García Moritán ingresa al barrio por una calle angosta de tierra pero que en realidad no es un acceso vehicular, sino que es el espacio por donde pasa el tren de cargas a muy pocos centímetros de las casas y que hace días perdió la vida una nena atropellada por la locomotora. Un barrio que carece de todo y donde Moritán se mueve como un vecino más.

Están muy abandonados, acá no llega nada, no llega la política, no llega la policía, no llega la municipalidad, no llega nadie, entonces cuando llegas con poco y brindas amor genuino, se siente y la gente lo agradece”, afirma el precandidato de 46 años mientras estaciona en la canchita del barrio. Apaga el motor. Baja de la camioneta y colaboradores del comedor del barrio se le acercan, lo saludan, vecinos le piden una selfie y le agradecen.

-Tenes una vida muy distinta a la gente que ayudas, ¿cómo convivís con los contrastes?

-Estos chicos no tienen agua potable, no se pueden bañar. Realmente me indigna que en Argentina pasen estas cosas. Quiero que estos chicos tenga las mismas oportunidades que los míos y para eso estamos trabajando.

-¿Sentís culpa en algún momento?

-No, ninguna culpa porque en los últimos cuatro años dedico mi vida a esto para intentar solucionarlo, en este y en otros barrios y territorios con la ONG (Asociar). Sino te moviliza esto, no te duele en lo más profundo de tu alma, no lo podes hacer, la indignación es el motor para seguir avanzando.

-¿Cortás cuando llegás a tu casa o sos un workaholic?

-Corto. Llego y estoy con mi beba, ese tiempo es para ella.

-¿Carolina es comprometida como vos? ¿Le pedís consejos?

-Ella hace mucho y no lo cuenta o no lo comunica. No tiene la obligación al no ser parte de una ONG. Caro tiene un compromiso social tremendo, que vi muy pocas veces en mi vida, es muy comprometida, me ha acompañado a mí las últimas veces y yo la he acompañado a ella muchísimas veces.

-Hay una hermosa coincidencia ahí en la pareja…

-Sí, me estimula a que lo siga haciendo. Obviamente es crítica, ella me empuja a ser mejor y para mí es el complemento perfecto porque además de mi vocación y mi convicción tengo el empuje de ella por su compromiso y además por su mirada de desarrollo y evolución constante.

-Sabe mucho…

-Muchísimo. Conoce mucho a la gente. Es la mujer más inteligente que conozco por lejos.

-¿Qué significa que conoce mucho a la gente?

-Ella nació y vivió de todo entonces entiende perfectamente a dónde van las cosas, qué es lo que le importa a la gente, qué es lo que funciona. En la comunicación te das cuenta lo bien que lo trabaja. Es muy inteligente, sabe de tiempo, juega muy bien con los medios.

-¿Le consultas cuestiones de imagen, de campaña? ¿Te critica?

-Sí, todo. Le pregunto y me critica. Te diría que es la crítica más dura que tengo, y que he tenido en mi vida pero a mí me entusiasma porque me estimula a ser mejor, me empuja a ser mejor.

La mirada de sus hijos mayores Santino y Delfina

Llega el momento de descargar cajas de una camioneta utilitario mientras la gente empieza a formar una hilera en la puerta del comedor para recibir alimentos, libros y juguetes. Vestido con botas negras, jean y camisa de jean, anteojos de sol espejados, Roberto García Moritán también se detiene a escuchar a las madres. Una de ellas perdió a su hijo “Luchy” de 16 años víctima de la impunidad de los narcos que operan en el corazón del barrio.

“En estos casos uno escucha e intenta acompañar. Pero, qué es peligroso, ¿estos barrios son peligrosos? Peligroso es vivir en la negación, peligroso es vivir en la mentira, peligroso es no hacerse cargo. Yo tengo hijos, yo quiero que mis hijos vivan en una Argentina diferente, no hay otra opción que comprometerse. Y todo lo que yo hago, por ejemplo, lo hago por mis hijos, lo hago por mi familia”, dice Roberto, padre de Santino y Delfina, fruto de su primer matrimonio con Milagros Brito, y de Ana García Moritán Ardohaín, nacida el 22 de julio en el Sanatorio Otamendi, de su relación con Pampita.  

-Desde que te comprometiste de lleno en la política y ahora que sos pre candidato, ¿fue un cambio radical para Santino y Delfina?

-No, para nada. Santino va a cumplir 17 años, siempre me ha visto muy comprometido con estas causas. Hace cuatro años que me ve trabajar de manera constante y sostenida, no fue una novedad. Fue mucha más novedad empezar a salir con Caro que todo este trabajo social que estoy haciendo.

García Moritán: 100 familias dependen de forma directa de sus dos restaurantes

En su faceta de empresario gastronómico y después de una dura pandemia, Roberto García Moritán cuenta que se quedó solamente con dos restó en la Ciudad de Buenos Aires: Tanta (by Gastón Acurio) y La Mar. “De forma directa, dependen 100 familias. Es un montón”, responde mientras carga un bebé recién nacido y posa para la foto por pedido de la mamá. 

-¿Tuviste que despedir personal?

-No. Hicimos un doble esfuerzo con mis socios para mantener los puestos de trabajo.

¿Podías dormir a la noche durante la pandemia con los restaurantes cerrados, y hoy cuando dependen tantas personas de vos a la que les pagas el salario?

-A veces se hace muy difícil dormir y saber que tenés que responder frente a tanta responsabilidad y no tener los medios. Fue muy difícil esta pandemia, nos enseñó mucho. Las Pymes nos endeudamos mucho y vamos a estar un largo tiempo pagando deudas.

-Una de las quejas de los dueños de Pymes son las cargas impositivas…

-Seis meses del año las Pymes trabajan para pagar impuestos. Me parece que hay que reconfigurar la matriz impositiva.

-¿Cómo? ¿Lo hablaste con Lopez Murphy? 

-Sí. Lo hablamos con Ricardo. Lo que pasa que tenés un tema cultural, el estado está quebrado, no hay otra alternativa que pensar en un modelo de desarrollo productivo a través de las Pymes, no hay incentivos para invertir, todo lo contrario, hay un montón de trámites, complejidades burocráticas para empezar y además una carga impositiva imposible.  

-¿Te arrepentís de tu frase de que el dólar iba a llegar a $400 a fin de año?

 -No. El dólar a $ 400 significa más pobreza, implica castigar durísimamente el salario real, y no lo quiero ni deseo.

Pampita y su abuela Lucila Nazar de Anchorena

Lucila Nazar de Anchorena, la abuela materna de Roberto, fue quien lo llevó a conocer por primera vez lo que por aquellos años se lo conocía como villa. “Íbamos a Derqui, a comedores. Mi abuela era una persona con mucho amor solidario”, recuerda García Moritán quien ve a dos chiquitos que están jugando en un banco del potrero de la 21.24. Moritán se acerca, saca el celular del bolsillo y les toma unas fotos. Luego, se pone a jugar con ellos.

-¿A las fotos se las mandas a Pampita, a tus hijos, a tus amigos, para compartirles lo que haces, las historias, y realidad de otras personas?

-Sí. Los vuelvo locos a todos. Hay que trabajar el entusiasmo de terceros.

-¿Santino y Delfina se copan con el compromiso social?

-Son muy comprometidos, son chicos con los pies en la tierra, muy generosos, con muchísima vocación también. Están en la secundaria, Santino en cuarto y Delfina en tercero.

-¿Y cómo les va? 

-A Santino le va más o menos. A Delfi le va bien por suerte.

-¿Qué no le vaya tan bien es heredado más de tu parte?

-Sí, puede ser. No le voy a echar la culpa a la madre (sonríe).

-¿Ya saben qué carrera van a seguir?

-Yo creo que Delfi va a seguir algo más vinculado a lo comercial, es emprendedora, va a hacer algún tipo de negocio, su marca de ropa o seguir por la gastronomía. Santino tengo dudas, un día me hace creer que se puede comprometer con lo social pero después que quiere ser jugador de fútbol.

-¿De qué juega? 

-Mediocampista por la derecha. Es buen jugador. 

-¿Te piden consejos los dos para cuestiones de su vida?

-Me los dan ellos.

-¿Cómo?

-Opinan mucho. Delfi fue la que estaba preocupada porque yo venía mucho tiempo soltero y en un momento me dice “pa, no te parece que ya es hora, ¿pasa algo, pa?”

-Y un día le dijiste “acá está, tanto que me decías, te presento a Carolina”…

-No me creía al principio

-¿No te creía?

-Santino sí sabía. Delfi miraba mucho ‘ShowMatch’, le encantaba, de hecho unos días antes me había dicho a mí: “Pampita es la más linda de la Argentina”. Yo estaba al lado escuchando. ¡Qué gracioso fue!

-¿Y le decís a tu gente que te voten?

-Sí y espero que sí. Vamos a dar un gran batacazo. Nosotros nos metimos acá para ganar, no queremos pasar en la intransigencia, en el olvido, vinimos a hacer la diferencia.

-¿Siempre fuiste así de competitivo?

-Sí. Soy muy competitivo, siempre quiero ganar. Yo voy perdiendo 7-0 un partido de fútbol en el minuto 89 y creo que puedo ganar.

Ana García Moritán Ardohain: "trajo felicidad absoluta"

El 22 de julio nació Ana García Moritán Ardohain por parto normal y pesó 3.200 kg. en el Sanatorio Otamendi. La beba de Roberto y Pampita es furor en las redes por su belleza y tranquilidad. “Hoy con la llegada de Ana, en toda mi familia, es felicidad absoluta”, confiesa, baboso.  

-Pampita dijo que se turnan en la madrugada…

-No. Caro es una madre espectacular, ella hace todo, tengo que ser franco. Es una madre a la que tengo una admiración tan grande, está pendiente de los chicos, se ocupa de la tarea, de uno, lleva, trae, viene, amamanta de noche, yo duermo, ella se ocupa de todo, es espectacular. Cuando la veo que está muy agotada, trato de acompañarla pero es ella, ella resuelve todo.

-¿Cómo tomás las criticas sobre volver al trabajo pronto, de exponerla a Ana al llevar al trabajo y en tu caso te denominan “el marido de Pampita”?

-¿Sabés cómo contesto? Laburando el doble, esforzándome el doble, siguiendo en lo mío.

La herencia del padre de Roberto García Moritán

Roberto García Moritán heredó el nombre de su padre y también la vocación política y social. García Moritán padre fue Secretario de Relaciones Exteriores durante el mandado de Néstor Kirchner. En los 70 trabajó en el Consulado Argentina en Nueva York y en Ginebra, Suiza, ciudades en la que vivió de chico Roberto, hoy postulante a precandidato a legislador por la ciudad de Buenos Aires.

“Mi viejo me enseñó por sobre todo la voluntad, a ser honesto, a ser responsable, a ser respetuoso, a ser trabajador”, cuenta Moritán, hijo de Lucila Fernández Llanos, sentado en el comedor del barrio 21.24, mientras el olor a medialunas caseras emergen del horno pizzero para que merienden 50 chicos.

-¿Te sonó el teléfono de referentes de otros partidos como Frente de Todos o del PRO para que te sumes?

-Si. Todos. Pero no sentía representación hasta que apareció Ricardo López Murphy.

-¿Qué pensás cuando la gente dice ‘los políticos son todos iguales`?

-Siempre fueron los mismos porque siempre fueron los productos de la política, las alternativas que teníamos para votar.

-Se habla mucho de los salarios de los políticos, que no se los bajan sino que se los aumentan…

-El 26% del gasto público es de la política, obviamente hay que bajarlo ya, urgente. Vos tenías un 50% de tu población debajo de la línea de la pobreza, chicos muriéndose de hambre, acá en este barrio, y ellos se están aumentando el 40% el sueldo. Eso habla de la desconexión que hay entre quienes nos gobiernan y la gente.

Roberto García Moritán se despide de los presentes dentro del comedor del barrio 21.24. Camino a la camioneta se cruza un perrito, lo acaricia y se confiesa un defensor de los animales. Le promete a Lorena, la encargada del comedor y representante de Asociar en el barrio, regresar muy pronto.  

Ph: Fabián Uset

Retoque Digital: Gustavo Ramírez

Producción: Sofi Esther Ortiz

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig