Ahora leyendo
Natalia Oreiro íntima: “Tengo una vida fuera del trabajo… un marido y un hijo”

Natalia Oreiro íntima: “Tengo una vida fuera del trabajo… un marido y un hijo”

Avatar

En medio de las cinco semanas de rodaje de La noche mágica, el primer filme de Gastón Portal, la actriz y cantante recibe a GENTE para contar qué la sedujo del thriller psicológico, hablar de su lejanía actual con la televisión y confesar cómo es su vida de familia con Merlín y Ricardo Mollo.

Natalia Oreiro, Diego Peretti, Pablo Rago y Esteban Bigliardi, protagonizan La noche mágica la opera prima de Gastón Portal que llevo cinco semanas de rodaje nocturno.

Luego de que la maquillen y la peinen, y mientras repasa las escenas que se vienen, Natalia (42) se remarca ella misma sus labios. “¡Hoy todo transcurre en la habitación principal de la mansión!”, grita un asistente de producción, adelantando lo que nos iba a contar la uruguaya, quien habla sobre sus tiempos de rodaje de La noche mágica. “Me encanta hacer operas primas –y cita tres en las que participó: Infancia clandestina, de Benjamín Ávila, Miss Tacuarembó, de Martín Sastre, y Gilda, de Lorena Muñoz–, porque a ellas los directores les ponen todo lo que desean desde hace muchos años. Siento que el cine es como la música: las primeras veces la cosa es más espontánea y uno se anima a correr más riesgos. Aunque, admito, ahora con Gastón Portal siento que estoy sobre una montaña rusa… ¡porque a mí me gusta controlar todo, y él modifica a diario algo del guión!: tiene viva la película en cada instante”.
–¿Cómo te llegó la propuesta de Portal?
–Me mostró el libro que escribió, y enseguida me sentí atrapada por la historia. Los personajes sufren un poco la claustrofobia y no logran escapar de la situación, lo que me hizo recordar a la película El ángel exterminador, de Buñuel. Es una historia con mucho suspenso, psicosis, tensión y humor, que una vez mezclado se transforma en algo interesante para componer. También me convenció que la dirija Gastón.

“Me encanta hacer operas primas porque a ellas los directores les ponen todo lo que desean desde hace muchos años. Siento que el cine es como la música: las primeras veces la cosa es más espontánea y uno se anima a correr más riesgos”, remata Oreiro.


–¿A qué Oreiro vamos a ver delante de su cámara?
–Para hacer a Kira me corté el pelo y busqué un look diferente al de Re loca, mi anterior película. Hago de la madre de una nena de seis años que no está satisfecha con su vida. Arranco como una mujer fría, calculadora, estratégica, que pide al Universo un deseo para que las cosas cambien… No te cuento más detalles, sólo que esta mujer termina conectada con la maternidad y con la vida desde un lugar diferente. Igual, me costó bastante hacer de Kira: Gastón no es un director clásico, sino un rupturista, que tiene experiencia en lo audiovisual. Aunque de entrada me pasó varias referencias de películas para que vea, a la hora de la acción suele generar y agregar bastantes tomas y planos de la misma escena… Por suerte trabajo en el cine con mi coach, María Laura Berch.
–A propósito, en los últimos tiempos parecés más dedicada al cine que a la televisión. ¿La extrañás?
–Por lo general vengo rodando una película por año: me gusta ver su proceso y poder acompañarlo. Igual, si bien me encantaría volver a hacer una ficción en tele, hoy me falta tiempo. Por ejemplo, este año ya viajé cinco veces a Rusia (dos en medio de este rodaje), por la música y para hacer publicidad. Además, tengo una vida fuera del trabajo… Un marido (Ricardo Mollo, 62, músico), un hijo…

Luego de que la maquillen y la peinen, y mientras repasa las escenas que se vienen, Natalia (42) se remarca ella misma sus labios

–¿Qué te gusta compartir con Merlín (7)?
–Pasear, andar en bicicleta, ir al cine, tomar helado y sentarnos en alguna librería con café y ponernos a leer. Él cursa segundo grado. Me gusta estar muy presente en su educación. Esta película demanda cinco semanas de jornada nocturna, así que lo bueno es que tengo el día para disfrutarlo con él: llego de filmar, desayuno, estudio la letra, lo despierto, duermo mientras va a la escuela y de nuevo me dedico a él cuando regresa. Y si no puedo, Ricardo se ocupa perfecto de Merlín. Por ejemplo, ahora mismo se quedó en casa para jugar, prepararle el baño y la cena. Somos una familia normal.
–¿Cuán normal?
–Muy. Hoy nos fuimos todos con una amiguita de Merlín y el perro a tomar un helado, y en el camino incluso nos pusimos a jugar a la rayuela.

PABLO RAGO

“Gastón me contó el personaje en un bar, mientras mirábamos en el celular un partido de River”, cuenta Rago

“Soy Cachete, el mejor amigo del dueño de casa (Bigliardi), y el amante de su mujer (Oreiro)… Aunque según Gastón Portal, mi personaje está enamorado de los dos”, cuenta Pablo Rago (47), quien se sumó una semana antes de filmar. “Gastón me contó el personaje en un bar, mientras mirábamos en el celular un partido de River, y me pareció interesante la propuesta. Además, me gustó que iba a ser la segunda película en el año que haría con Diego, después de El robo del siglo”, relata Rago, quien debió dejarse el bigote.

DIEGO PERETTI

Puede interesarte

“Me gustó hacer de un Papá Noel oscuro, negro, muy Tim Burton. Entonces me dejé la barba… Para entretener necesitás ser creíble”, remató Peretti.

“Cierto día me llama Natalia (una garantía: las películas en las que ella participa brillan por su actuación) y me comenta que tiene un guión que puede llegar a interesar. Se trata de un ladrón de guante de látex y pasamontaña rojo que entra a robar a su casa, y su hija Alicia (Isabela Palopoli) confunde con Papá Noel”, cuenta Diego Peretti (56). “Y bueno, a mí me gustó hacer de un Papá Noel oscuro, negro, muy Tim Burton. Entonces me dejé la barba… Para entretener necesitás ser creíble. Por eso a mis personajes trato de meterles mis demonios, tristezas y alegrías. Eso sí, antes de darles vida, acudo a uno de mis TOC: no piso los sets sin tener el texto memorizado un mes antes”.

GASTÓN PORTAL

“Con esta película puedo mostrar todos los monstruos que tengo adentro –explica–. Tiene el estilo de las italianas post-neorrealistas, ideal para Diego y Natalia”, dice Gastón Portal de su opera prima

Junto a Javier Castro Albano, el co-guionista, Gastón Portal (51) comenzó a pensar La noche mágica hace ocho años. “Con esta película puedo mostrar todos los monstruos que tengo adentro –explica–. Tiene el estilo de las italianas post-neorrealistas, ideal para Diego y Natalia, que tocan muy bien el mundo de la comedía y lo oscuro”, agrega. “Siempre quise dirigir cine, incluso cuando estudiaba en la FUC (Universidad del Cine), era compañerito de aula de Damián Szifrón, Jazmín Stuart y Sebastián Aloi… Pasa que en el medio me atravesó la televisión”, admite Gastón, que ahora tiene una productora de contenidos en Miami, donde genera guiones y dirige ficciones para Estados Unidos, México y Argentina.

Comentarios de Facebook
© 2019 GENTE | Todos los derechos reservados | Desarrollo: MOnkey ARt.

GENTE Y LA ACTUALIDAD de EDITORIAL ATLANTIDA S.A.
Director Responsable: Federico Poletto
Nº de Edición: - Fecha:
Domicilio Legal: Azopardo 579 - C.A.B.A.
Registro DNDA en trámite.

Ir Arriba