Mauricio Dayub: «Actuar es intentar escribir con el cuerpo arriba del escenario» – GENTE Online
 

Mauricio Dayub: "Actuar es intentar escribir con el cuerpo arriba del escenario"

A los 61 años, el multipremiado actor, autor y director de El Equilibrista es el protagonista del Intimo de la Semana de GENTE. Jura que nunca buscó el prestigio y que para él actuar es intentar escribir con el cuerpo arriba del escenario. Confiesa que Toc Toc le dio libertad económica y revela que su esposa, Paula Siero, es la capitana del barco familiar que tiene con su hijo, Rafael (8).

Mauricio Dayub hilvana una a una las palabras. Las selecciona con la precisión de un cirujano antes de hablar y habita un mensaje en cada oración. No es casual. Dayub utiliza el mismo mecanismo calibrado arriba del escenario con El Equilibrista. Pero esa orfebrería artística del actor, dramaturgo y director que luce sobre el escenario del Chacarerean Teatre ya estuvo presente en El Amateur, y hasta en un éxito comercial de calle Corrientes como Toc Toc.

Al hombre nacido en Paraná, Entre Ríos, hace 61 años, le llegó el merecido reconocimiento con el ACE de Oro, Estrella de Mar de Oro y Konex 2020 de Honor. Un unipersonal de su propia creación que invita a un viaje inolvidable que ya fue vista por 60.000 personas en un total de 300 funciones. Y que, para completar el casillero de fenómeno cultural, cruzará el océano Atlántico para aterrizar en España. “Hacer esta nota con GENTE es uno de los momentos que considero muy importante en mi vida. Yo escribo relatos y la invitación me inspiró uno sobre la moda, la ropa. Para muchos una sesión de fotos lo ven con cierta frivolidad pero en mi caso significaron otras cosas”, remarca, con humildad, el protagonista del Intimo de la Semana de GENTE.    

-¿A dónde viajaste con la producción de fotos que te llevó a escribir un relato?

-A mi infancia. Yo usaba la ropa que dejaban de usar mis hermanos, nunca la ropa era de mi talle, ni las camisas, ni los pantalones, ni los zapatos. Me pasó lo mismo con el traje de la primera comunión que era del vecino. De Paraná me fui a Santa Fe donde un amigo le gustaba la moda y me pasaba ropa. Después, ya en Buenos Aires, con 25 años, iba a comer proteínas a la casa de mi padrino. Los primeros tiempos fue duro. Comía bastante arroz. Y mi padrino tenía un amigo tintorero que le regalaba los trajes que no retiraban. Mi padrino me decía: “nunca vas a hacer actor si no te vestís bien, de traje, tenes que ser un Bogart, un Gardel”. Obvio, me quedaban grandes, me sentía incómodo. Y la ropa hoy tiene mi talle con lo cual el maravilloso encanto que tiene el mundo de la moda, donde otros encuentran frivolidad, yo me siento reivindicado, me siento cómodo. Así es mi historia.

-¿A qué se dedicaban tus padres?

-Mi madre Paulina siempre quiso ser cantante y bailarina pero no había podido era la mayor de ocho hermanos que habían llegado de Italia. Ella me pasó su amor por las estrellas, las grandes actrices y actores.  Mi papá era vendedor de Gancia, un hombre de barrio, sencillo. Somos cinco hermanos.

-¿Cuándo desembarcás en Buenos Aires?

-A los 23 años con una beca del Fondo Nacional de las Artes a estudiar con Carlos Gandolfo. Intenté con Ciencias Económicas que le gustaba a mi papá pero yo quería ser actor. Y con la carga que mis hermanos siguieron una carrera universitaria. El mayor era médico, el otro arquitecto, otro agrónomo, yo era el cuarto y mi hermana. Mi abuelo era el que decía que el mundo es de los que se animan a perder el equilibrio y esa frase fue el disparador de El equilibrista. No hacía lo que me gustaba, no vivía en la ciudad que me gustaba. Era todo forzado.

-¿Recordás el momento en que cobraste el primer sueldo de actor?

-Sí. A los 26 años en el San Martin. Después de pasar por tantas pensiones y ese fue el último día en que me levanté sin la preocupación de sentir de qué voy a vivir,

El resultado de una vida que latió siempre arte es que el 15, 16 y 22 de agosto, Mauricio Dayub celebra las 300 funciones en el Teatro Maipo, sala emblemática del teatro argentino, con las dos primeras funciones totalmente agotadas. Un espectáculo que le llevo cinco meses darle vida tanto en el guión como para crear los instrumentos de escena. Tuvo que aprender hacer equilibro con un especialista circense y hasta puso una cinta en su cuarto para practicar.  

 -¿Cómo fue el proceso creativo de El Equilibrista?

-Después de hacer 2700 funciones de Toc Toc muchos me preguntaban qué iba a hacer después, y yo tenía claro que iba a hacer lo que había hecho siempre: ser autor, actor y productor de mis espectáculos. Decidí aportar un granito de arena al teatro, porque sentía que el teatro, de algún modo, se había ido adulterando desde que yo empecé hasta ahora. Habían subido demasiadas profesiones al escenario, y yo no encontraba lo que a mi más me gustaba. Quería mostrarle una parte para que entienda todo por eso es que pareciera que yo cuento la historia de mi familia pero el público ve la propia familia. Una señora me dijo cada personaje le ponía las caras de mi familia, de mis padres, de mi abuela”. Eso quería lograr.

-Al momento del ingenio e inspiración, cuando ibas armándola, ¿pensabas en que podía ganar el ACE de Oro y Estrella de Mar de Oro?

-¡No! imagínate que yo creía que me estaba dando un gusto. Mucho menos de un tema como la inmigración que se han hecho películas y series muestras de fotos.

-¿Buscaste el prestigio?

- El prestigio no tiene que ver con lo que vos busques. El prestigio es un resultado. No tiene que ver porque estes en teatro independiente vas a adquirir prestigio. El prestigio no pertenece a lugares o espacios. Por el San Martín pasaron miles y miles de actores y no salieron todos impregnados de prestigio. El prestigio te lo otorga el otro. Yo no siento que lo tengo. Sé que no soy un principiante pero si empiezo a ensayar pensando que lo tengo dejo de sorprenderme.

-¿Definí qué es ser actor para vos?

-Actuar es un acto de fe. Actuar es intentar escribir con el cuerpo arriba del escenario.

-¿El éxito de Toc Toc te dio la tranquilidad económica para hacer otras cosas?

-Si. Me dio libertad. Siempre invertí lo que ganaba para hacer lo que me gustaba. Con los primeros años de tele pude producir mis propias obras independientes. Invertí mucho en las mejores luces, en escenografía con Graciela Galán desde hace 30 años. En vez de comprarme mi primer departamento invertí para hacer El Amateur. Y al principio no venía mucha gente. Perseguí mi vocación y después fue un éxito. Mi estrategia en ese sentido siempre fue perder para ganar.

-En mayo del 2022 vas a estrenar El Equilibrista en España, ¿era un sueño por cumplir?

-Sí. La produce Lino Patalano para Madrid en Teatro del Canal primera quincena de mayo y no puedo pedir más. Y Dios quiera que se me abran las puertas para poder seguir trabajando allá. Y mucho más emotivo para mi que voy a estrenar en Manfredonia, en provincia de Foggia, el lugar donde nace la historia de la obra, y que fue donde nació mi mamá y mi abuela.

Mauricio Dayub está en pareja con la actriz y directora Paula Siero, y ambos son padres de Rafael de ocho años. “Mi familia es obra de Paula. Ella timonea el barco que tenemos juntos y yo me dejo llevar. Yo confió mas en sus decisiones que en las mías”, dice Dayub a GENTE y abre las puertas de su intimidad familiar. “Cuando la conocí era una de las mujeres más lindas que había conocido y sabía que no me iba a dar bola. Hasta que un día nos cruzamos grabando Calientes en El Trece. Y nuestra primera salida fue ir a un lugar a bailar tango. La volví a invitar, me dijo que sí, y desde ese día nunca más nos separamos”.

-Fuiste padre a los 53, ¿postergaste la paternidad o simplemente se dio?

-Yo siempre fui muy reflexivo en todo lo que hago. Me tomo mi tiempo como verás y este ensayo fue un poquito mas que los demás. Estábamos muy bien con Paula, no estaba en los planes, y en lo personal sentía que no me faltaba nada pero lo fuimos hablando al tema, lo decidimos, y cuando llegó mi hijo me di cuenta que me faltaba lo principal pero no me daba cuenta. Y a partir de ahí todo es distinto.

-¿Sos creativo con Rafael en tiempo de pantallas?

-Sí. Trato de llevarlo un poco a la infancia que yo tuve que siento que fue más imaginativa y mas creativa que la de los chicos de ahora. Lo sorprendo con juegos de cuando yo era chico, jugar a la bolita, andar en monopatín, y se copa y por suerte lo alterno con la Play Station.

Dayub no solo crea, interpreta y dirige. También escribe relatos en un cuaderno desde hace 25 años sobre cosas que le pasaron en su vida. El intérprete le fue poniendo la edad en que les fue ocurriendo esos momentos bisagras en su vida personal y profesional. Publicó 15 relatos y prepara una segunda parte. Así fue como en Radio Metro 95.1 recita sus letras que él mismo escribió en puño y letra todos los jueves a las 15 hs.

Entre tanto conocimiento, Mauricio Dayub está a punto de estrenar Inmaduros, la comedia que protagonizan Adrián Suar y Diego Peretti, donde fue seleccionado por los productores para dirigirla. Dirigir a Adrián y a Diego fue muy fácil porque ellos saben lo que quieren y saben a dónde van”, cuenta. La comedia se estrenará en agosto y durante el verano 2021/2022 hará temporada en calle Corrientes.

-Interpretaste a Coco Villafañe, el padre de Claudia, en la serie Sueño Bendito de Amazon, ¿hablaste con ella?

-No. Es un personaje chico. Lo trabaje desde lo ficcional. Hice cinco escenas o seis. No es un personaje importante. Después en la segunda temporada lo hace otro actor.

-Para cerrar la entrevista. Al principio de la nota dijiste que en cada década de tu vida te marcaron cosas que luego hiciste relatos. Enumera seis momentos más importantes de tu vida...

- 1-Animarme a perder el equilibrio, y decidir seguir mi vocación. 2-Escribir, actuar y producir El Amateur. 3-El encuentro con Paula y el nacimiento de nuestro hijo. 4-Creer en mi intuición, lograr asociar y relacionar, para lograr ver más allá, de los que ven mis ojos. 5-La llegada del Oro en lo profesional, y la aprobación personal de muchos colegas. 6-Hacer esta entrevista con este equipo de GENTE.

Ph: Christian Beliera

Asist: @verolorizio.ph

Retoque digital: Gustavo Ramírez

Producción : Mariano Caprarola, Sofi Esther Ortiz

Maquillo : Barbi Mencia para Vero Luna Make Up.

Agradecemos especialmente:

@promethphoto

MYM Cueros by @muymona

 @mym__cueros, Camisas Mancuso, Sir Fausto, Kare Desing, Tere Delvalle.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig