Liz Solari: «Tenemos que entender que los animales son hermanos que necesitamos respetar» – GENTE Online
 

Liz Solari: "Tenemos que entender que los animales son hermanos que necesitamos respetar"

La actriz y activista, que desnuda el negociado de la cruel faena equina para exportación en el documental Cinco corazones, habla sobre las verdades que las industrias prefieren silenciar y señala la urgencia de un cambio de hábitos para frenar el cambio climático, reducir la matanza de animales y preservar nuestros recursos. 

Liz Solari (37) se reinventó en pandemia –protagonizó Nosotres, comedia romántica de Sabrina Farji– y ahora encara un nuevo proyecto que combina su tradicional trabajo en la industria audiovisual con una faceta más reciente en la que se hizo más fuerte, que es el activismo por los derechos de los animales.

Una de sus últimas acciones fue unirse a una investigación de más de 3 años, que evidencia la trama de la faena equina y la exportación de carne de caballo a países europeos que revela “negocios fraudulentos y complicidad con el poder”.

Se trata de su colaboración en Cinco corazones, film documental de Posibl y dirigido por Martín Parlato, donde la actriz puso cuerpo y voz y en el que se cuestiona de dónde proviene la carne de los más de 200 mil caballos que se faenan en el país para alimentar a la Unión Europea –aquí está prohibido su consumo–, indagan las condiciones en que esos animales son criados, violentados y alimentados y las implicancias de estas prácticas en la salud pública.

Tras diez años sin comer carne y luego de haber visto Earthlings, el documental narrado por Joaquin Phoenix que muestra la explotación y la crueldad hacia los animales, Liz explica: “Necesitamos entender que los animales son especies y hermanos que necesitamos respetar. Si dejáramos prácticas egoístas y la gran ambición de las industrias por detrás de este negocio, estaríamos mejor. Por eso es importante hablar de las verdades ocultas y que las industrias transicionen a unas más éticas y sostenibles”.

“Es importante conocer todo lo que sufren esos seres sintientes antes de ser servidos en nuestros platos”, concientiza la activista, quien asegura: “Necesitamos despertar y poder cambiar esta realidad, para que no haya más pandemias”. Es que como remarca, las grandes pandemias comienzan con animales explotados, “criados en condiciones infrahumanas”.

Otro de los temas puntuales que aborda el film del que es parte Solari es la sangría de las yeguas en gestación, una práctica escalofriante en la que las someten a una extracción de sangre que luego exportan para fertilizar a hembras de otras especies. Para extraer semanalmente la sangre que terminará en las famosas "granjas de sangre" se les provoca a las yeguas un aborto, que les causa terribles sufrimientos.

Además, la actriz profundiza acerca de la amenaza de que nos convirtamos en sede de granjas para la cría y producción de carne porcina para abastecer a China. “Hay que ver por qué insisten con vender la muerte y por qué querrían convertirnos en foco de una potencial nueva pandemia. Por eso estamos tratando de frenar este negocio. Las industrias contaminan nuestras tierras y aguas, expulsan a los habitantes donde se concentran esas fábricas y encima lo reciben como un ataque”, puntualiza Solari.

Por ese asunto es que la modelo se reunió con el presidente Alberto Fernández, quien dijo que no iban a autorizar sistemas de producción que observen características contaminantes para el ambiente. “Fue importante su escucha y la firme intención de ponerse en acción para llevar adelante la implementación de algo que sería un paso importante y es adoptar ‘los lunes sin carne en Argentina’, que es una campaña llevada adelante por Paul McCartney, señala Solari. Ese solo esfuerzo de dejar de consumir carne un día “protegería recursos, desaceleraría el impacto climático y frenaría el maltrato”.

"En China hubo tres millones de cerdos incendiados vivos. Es preocupante que los gobernantes no piensen en las nuevas pandemias y las nuevas crisis económicas", reclama Liz. "Los políticos no pueden pedirle a la humanidad que use barbijo y se lave las manos sin ir a la raíz del problema: los animales son sacrificados por su carne. Y la situación en la que se pueden infectar, generando virus como el Covid”, apunta.

–Hace poco dijiste que deberías pensar la idea de traer un hijo al mundo en esta situación (junto al empresario italiano Walter Fara, su marido).

–En este contexto es más difícil. Considero que hay que tener conciencia al traer un hijo en la situación crítica y sin precedentes en la que estamos. Hay que pensar qué planeta les estamos dejando a las nuevas generaciones. No es lo mismo haber nacido cuando nací, y lo digo como humana y activista, que el momento actual, con el destrozo que le hicimos al planeta. Si no nos revinculamos con los seres sintientes y con la naturaleza, y entre nosotros, vamos a llegar a un lugar catastrófico. A pesar de eso sigo teniendo la fe que le pongo a la acción cada día. Me levanto, hago mi trabajo como actriz y dedico mi tiempo y pasión a trabajar como activista, que para mí es un deber. 

–Respecto de la deconstrucción que vivimos todos, cuando mirás para atrás y ves tu trabajo como modelo, tal vez promocionando ropa de cuero o que no considera el impacto en el planeta, ¿qué te genera?

–Me parece muy importante aprender a pararnos en un lugar de no juzgar. Y si tenemos que hacerlo, que sea a nosotros primero. Hace veinte años no había derechos de la mujer, todos estábamos aprendiendo y en un proceso evolutivo. Siento que hay mucha polarización y es importante aprender que, aunque opinemos diferente o la perspectiva no sea la misma, no somos enemigos. Hoy la reeducación pasa por que aprendamos que el que produce ganadería puede producir carne basada en plantas y lo mismo el que tiene tambos de leche y empezar a sanar toda la destrucción que estamos sufriendo.

Cinco corazones, el documental

Desde el lanzamiento de Cinco corazones, dirigido por Martín Parlato e impulsado por Posibl, se juntaron miles de firmas de ciudadanos de distintos países contra el maltrato equino. El documental, que llegó a más de 70 millones de personas, fue seleccionado en seis festivales internacionales, resultando ganador de la categoría documental en el Meihodo Festival de Japón.

Se trata de una investigación que duró tres años y se centra en la trama de los negocios fraudulentos y complicidad con el poder que implica la faena equina en Argentina para la exportación de carne de caballo gourmet –en nuestro país está prohibido el consumo– a los países europeos.

“En el documental queda muy bien expuesto cómo funciona la faena equina y todos los vacíos legales que hay”, expone Liz, mientras que el director amplía detalles sobre cómo su film “empodera causas judiciales, como la de los caballos robados en Ezeiza”.

Producción: Mariano Caprarola.

Asistente: Sofia Esther Ortiz.

Fotos: Cris Welcome.

St: Mariana Schurink.

Maquilló: Riki Valles.

Peinó: Nacho Lopez Fagalde para Vardo Management con productos Kérastase.

Agradecemos a KATE Argentina Muebles de diseño, Zito, Chao Moods, Fahoma, Blue Sheep, Belén Amigo y Boca PR.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig