La historia de amor entre Laurita Fernández y Nicolás Cabré que no supero la pandemia – GENTE Online
 

La historia de amor entre Laurita y Cabré que no superó la pandemia

Con un distanciamiento en el medio, Laurita y Nico estuvieron juntos 3 años. En los últimos meses, las diferentes miradas sobre el futuro los puso en veredas apuestas.

Los caminos de Laurita Fernández y Nico Cabré se cruzaron en 2018, cuando coincidieron en el musical "Sugar". Dicen que fue amor a primera vista y que no pudieron contener los deseos. Aún al día de hoy hay dudas sobre el mes. Ellos dicen que todo empezó en septiembre de ese año. Los rumores indican que fue mucho antes. ¿El motivo de la confusión? Pese y lea.

La vez que Laurita llegó a la obra de teatro para reemplazar en el protagónico a Griselda Siciliani ella aún estaba en pareja con Fede Bal. Cuando confirmaron la separación, al poco tiempo, Fernández y Cabré dejaron de ocultarse. Hay una diferencia de 3 meses, entre lo que ellos marcaron con lo que sería la realidad.

Más allá de la fecha en cuestión, comenzaron a crecer a la par y empezaron a hablar de planes a futuro. Todo parecía estar encaminado. Un dato no menor en esta historia, mientras crecía a pasos agigantados, fue la buena relación de la actriz con Rufina, la hija que el actor tuvo con la China Suárez. Eso fue un punto a favor para los dos.

Sin embargo, el año pasado, con el inicio de la pandemia por el coronavirus, ellos le dieron, paradójicamente, el inicio al fin de la relación. El destino parecía estar marcado y no lo pudieron enderezar. Diferentes puntos de vista y mirada del futuro en cuanto a los proyectos -frase que se repetirá todo el tiempo-, fueron el gran quiebre.

Laurita y Nico Cabré se conocieron en Sugar, la pieza teatral que protagonizaron en 2018

Durante el verano 2020, luego de la finalización de Departamento de soltero, obra que los dos protagonizaron en Mar del Plata, él se quedó en Buenos Aires y ella se fue de vacaciones a Nueva York,Estados Unidos, lo hizo con amigos. Durante esta secuencia enfrentaron la primera crisis de pareja. Allí dijeron que no la acompañó porque quería pasar tiempo con su hija.

Cuando regreso, en pleno confinamiento, ella cumplió quedándose en su casa. Pero unos días antes de terminarlo, se le rompió un caño en su departamento y se fue a la casa de Cabré en Pilar, a terminar con la cuarentena. La convivencia no funcionó y se separaron.

Ella habló, con más energía, de los diferentes planes de vida pero, sobre todo, de la maternidad. Este punto empezó a estar en el medio. “Quiero ser mamá con Nico”, le había contado en su momento a GENTE y ese deseo empezó a ser cada vez más fuerte, pero no acompañado con el mismo ímpetu desde la otra mitad.

Pese a las distintas miradas sobre la familia, en septiembre del año pasado se reconciliaron. Con respecto a los proyectos de la pareja, que hasta se había hablado del deseo de tener hijos, la bailarina fue más cautelosa. “Son cosas que hay que hablar e ir viendo. Ahora tampoco se puede mucho, así que es todo con mucha tranquilidad. Pero bien, contenta”.

Cada vez que le preguntaban a ella sobre maternidad y casamiento, lo de pasar por el altar siempre quedaba de lado. Nunca le interesó dar ese paso, más allá de que hubiese sido la frutilla del postre. Su principal anhelo siempre fue el de ser mamá y si bien no transcendieron los motivos de esta nueva separación, ya se empieza a hablar de eso como el principal causante.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig