Flor Otero se sinceró sobre su faceta como madre primeriza: "Quisiera que mi hija se parezca lo menos posible a mí" – GENTE Online
 

Flor Otero: "Quisiera que mi hija se parezca lo menos posible a mí"

La actriz conductora y cantante argentina fue invitada a participar de una producción especial para la sección 'Dar la nota', y en una cálida charla con GENTE, habló de cómo es la crianza "en equipo" de su hija Nina, junto a su esposo -el exlíder de Mambrú- Germán Tripel, cómo vive la maternidad siendo mamá primeriza, sobre su historia de amor, que fue "cosa del destino", y la posibilidad de una relación abierta.

Alegre, con buena predisposición y a puro cánticos, así se la vio a Flor Otero durante la producción especial que hizo para la sección de GENTE online 'Dar la nota'. Es que, la actriz, cantante y conductora argentina acaba de cerrar un ciclo en el teatro con 'MADRES', la obra que protagonizaba junto a Sabrina Garciarena, Viviana Puerta y la nueva incorporación de Anita Martínez. 

Luego de una exitosa temporada en Mar del Plata, donde obtuvo el Premio a la Mejor Comedia Musical en los Estrellas de Mar, 'MADRES' volvió a la Av. Corrientes y hasta la última semana de junio contó con nuestra protagonista de 'Dar la nota', Flor Otero -quien será reemplazada por la actriz Laura Conforte-.

"'MADRES' es una obra que me deja lindos recuerdos y la experiencia de haberme sentido comprendida durante cada ensayo. Al ser todo el elenco madres como que se generaba eso de entender las actividades que cada una tiene con sus hijos, y si surge algo o algún imprevisto, sentía que había esa empatía", expresó la esposa del músico German Tripel 'Tripa'.

Sobre esta línea, Flor Otero dio vida a un personaje al que condimentó con su propia experiencia como madre: "Soy mamá primeriza y siento que atravesar esta etapa junto a este proyecto fue muy enriquecedor para mí como actriz, porque pude enriquecerlo con ciertas características propias mías".

-¿Cómo construiste el personaje, qué cosas podemos ver reflejadas de Flor mamá o de tu propia madre en él?

-Si bien, el personaje ya venía previamente delineado y construido -porque esta es una obra de Broadway-, si tiene cosas de mí como mamá para ponerle un color distinto a las otras madres, tiene también cosas de mi madre y de mis compañeras como madres. Hicimos todo un trabajo previo que dentro de nuestra convivencia se armó como una especie de tribu en donde pudimos compartir mucho nuestras experiencias de maternidad y eso creo que aportó mucho a la obra.

-¿Qué te deja tu paso por la obra de 'MADRES'?

-Mi paso por la obra de MADRES me deja muchas cosas. Empezamos la obra en plena pandemia, ensayos por zoom, el aforo a un 30% después a un 50, 80 y finalmente a un 100%. Luego la oportunidad de poder ir a la costa y hacer temporada. Ganarnos un premio. Además de todo, me llevo amistades dentro del elenco, de la producción.

La verdad que es una forma de haber sentido que estuvimos ahí, al frente de batallas resistiendo y con una temática que todavía sigue vigente y que es tan importante hablar como lo es el lado b de la maternidad, que a veces solo queda en el círculos de amistad y que da mucho pudor y culpa hablar de ciertas cosas y que es necesario naturalizarlos. Así que te puedo decir que me hizo crecer en muchos aspectos.

-¿Qué vas a extrañar de los ensayos o el día a día durante la obra?

-Algo que ya extraño es el ritual del teatro. A mi me gusta mucho llegar temprano, llego dos horas antes, siempre que pueda, y me compro un cafecito y me quedo charlando en el camarín con mis compañeras y vocalizo, o me tiro un rato en el escenario a mirar el techo, las plantas de luces y las butacas vacías. Me parece que es un momento muy precioso, que obviamente también me sirve como concentración, pero que también es parte como de un ritualito que encuentro conmigo misma y con mi pasión más grande. Eso es algo que voy a extrañar mucho.

-¿Cómo fue estar en una obra donde todas eran mujeres, madres(...)?

-Hacer esta obra tuvo la particularidad de que al ser un grupo 100% femenino desde que empezó y la mayoría madres, había algo medio tácito que no había que explicar como surge en otros trabajos. Por ejemplo, si había que frenar porque alguien tenía que darle la teta a su bebe se frenaba y no había ninguna cara extraña, ni nadie estaba incómodo, digamos que ser mamá no era un problema. Parece una locura, pero en muchos trabajos ser mamá te impide muchas cosas, se vuelve una traba para los productores/productoras porque es como: 'Uy tiene al chico con fiebre. Uy si es mamá va a tener más quilombos', y acá no pasó eso. Todo lo contrario, creo que nos contuvimos un montón, nuestros hijos jugaban juntos durante los ensayos, nos permitía eso también, poder llevar a nuestros hijos a nuestros encuentros. Sin duda, fue una experiencia super distinta a otras.

-¿Qué proyectos nuevos vienen para vos o con qué vas a estar por ahora?

-Bueno, es un momento en el que decidí, por unos meses, bajar las revoluciones por mi salud. Me parece que está bueno cada tanto volver al hogar y bajar un cambio. También estoy terminando la segunda temporada de 'Puente Musical' en canal 9, que es un programa que nos está dando a Germán [su esposo] y a mí muchas alegrías y satisfacciones.

Después, recién para fin de año tengo unos proyectos teatrales, pero este año está todo más abocado a los shows de la banda este año que la teníamos un poco de lado por todo el contexto de la pandemia, así que estamos más enfocados en eso y preparando cositas para el verano.

Flor Otero y la maternidad

Flor Otero viene de una familia numerosa y apasionada por la música, con 8 hermanos, la artista le revela a GENTE que todos comparten la pasión por la música y que sus juntadas de familia es de lo que más disfruta en sus tiempos de ocio con su esposo 'Tripa'.

Declarada una persona "re familiera", dio gracias que su marido y padre de su hija se haya acoplado tan rápido y armoniosamente a su familia. Asimismo, la pareja de músicos reveló que por el momento no planean formar una familia numerosa y quieren dedicarse de lleno a su primera y única hija Nina.

-¿Cómo es la división de crianza con Tripa y quién suele hacer el rol de policía malo mayormente con Nina?

-Bueno, más que una división me gusta pensar que es una crianza en conjunto y en equipo. Creo que a esta altura para nosotros no hay buenos y malos, solo hay momentos en los que Nina empatiza más con su papá o más con su mamá, depende de la necesidad que esté pidiendo como guía y como enseñanza, y nos adaptamos a eso. Pero siempre a modo de equipo y teniendo el amor como guía ante cualquier cosa. Reitero, nosotros funcionamos como un equipo.

-¿Cómo es tu relación maternal con Nina, que te gustaría que tome de vos, o los valores que le transmitís constantemente

-Mi relación con Nina, desde la panza, siempre fue con la intención de ser guía y de acompañar el crecimiento de ese ser que venía. Nunca fue algo de querer imponerle modos o formas, de hecho, a veces hasta preferiría que se parezca lo menos posible a mí.

-Que sea independiente...

-Que trate de encontrar su lugar en el mundo por sus formas. Por supuesto que tratamos de transmitirle siempre los valores que para nosotros son importantes, que en general tienen que ver con ser empática en el mundo en el que está, con pensar en el otro, pero también priorizarse ella como ser humano. Pero en definitiva lo queremos es que sea un ser libre, y justamente para eso lo que menos quiere es decir: 'que se parezca en esto a mi, o que saque esto de su papá', que sea libre, feliz y que no le haga mal a nadie, que tenga un sueño o muchos y que pueda trabajar todos los días para hacerlos realidad.

-¿Te gustaría que Nina sea artista, vez algún interés de ella por estar en un escenario o en un estudio de tv?

-Para mí ya es artista Nina. Algo que nos parecía importante es que el arte sea parte de su vida porque nos parece que tiene que ser parte de la vida de todas las personas, porque es algo que ayuda a las personas a ver el mundo con otros ojos. Ella misma lo asume de esa manera, desde decir que s pintora porque ama pintar, hasta un montón de pasiones que estoy segura que va a seguir descubriendo. Después que se dedique a eso o no ya va a depender absolutamente de ella.

Lo que sí me gustaría, que en caso que sea la carrera que ella elija, que de verdad esté convencida de hacerlo porque lo ama y no porque es algo que viene de sus papás. Que de verdad lo haga convencida que la hace feliz.

-¿Qué le cantabas a Nina cuando era más pequeña?

-Bueno, cuando Nina llegó a casa lo primero que le pusimos fue un disco de Los Beatles, y después escuchaba Queen para bebés, tratamos de meterle de todo lo que nos gustaba a nosotros, que nos parecía fantástico porque negábamos que tenía que escuchar solo música infantil, pero después a la hora de la cotidianidad si le gustaba dormir con una canción que no tenía nada que ver lo hacíamos igual porque era una herramienta. Me acuerdo que German para dormirla a veces le cantaba una canción, 'Mi niña bonita', mi dulce princesa (canta) y era lo que funcionaba y no nos negábamos a eso (se ríe).

-Vos hiciste una canción de cuna, 'Nina'... ¿La hiciste especialmente para tu hija?

-Respecto a la canción de cuna, estábamos componiendo para la banda, mi intención era hacer una canción de rock y de apoco fue convirtiéndose en una canción de cuna (se ríe), y un día se la mostré a German y empezamos a hacer como un contracanto, que nos parecía lindo, y se volvió un duo.

Recuerdo que un día en vivo, todavía no estábamos seguros del nombre de Nina, no sabíamos si iba a ser Nina o Ela, teníamos dudas, pero un día en vivo yo con la panza cantando, en el contracanto empece a decir Nina y Germán me vio y me dijo: 'Ah ya está, lo decidimos' y le dije: 'sí ya está' y lo decidimos ahí en vivo y quedó Nina y así se llamó también la canción.

La historia de amor de Flor Otro y German Tripel 'Tripa'

Flor Otero y German Tripel -mejor conocido como 'Tripa'- llevan 12 años de matrimonio, el tenía 28 años y ella 18 cuando se conocieron por primera vez. Si bien, al principió "no había onda", solo bastó empezar a conocerse un poco más para que ambos inicien una historia de amor a los Disney -como lo definió bajo unanimidad la redacción-.

En ese sentido, Flor Otero asegura que son de los pocos románticos que quedan, y le confiesa a GENTE que no todo es color de rosa como se piensa, pero que han sabido fortalecer la pareja y que todo se charla cuando se tiene que charlar.

-Contaste que al principio no había onda entre vos y 'Tripa' ¿Cómo fue el inicio de esta relación?

-Con Germán nos conocimos en una obra, 'Rent', ni uno de los dos había quedado como titulares, pero se bajaron las dos personas que iban hacer nuestros papeles, por lo cual entramos a la obra por cosa del destino. Cuando lo conocí yo tenía muchos prejuicios, odio que así sea pero lo reconozco, tenía muchos prejuicios porque el no era actor o al menos pensé que no lo era y decía: 'que garrón que pongan a alguien por el simple hecho de que era conocido', entonces yo tenía eso en la cabeza de que estaba ahí por ser conocido, ocupando el lugar de alguien más preparado.

Pero después empezamos a ensayar y un día lo escuché cantar y me partió la cabeza, no podía entender cómo con esa voz toda la interpretación tomaba sentido y era perfecto para ese personaje porque entendió muy bien toda la línea de pensamiento de su personaje. Entonces la cosa es que al principio no había mucha onda, nos costaba encontrar este vínculo de pareja que tenían nuestros personajes y el resto del elenco sí, por lo que, el directo junto al Negro Carrizo nos empezaron hacer ensayos apartes y fue ahí donde empezamos a conocernos mucho más.

-¿Cuál fue su punto de encuentro?

-Nuestro punto de encuentro en ese momento fue que ambos estábamos muy mal con nuestras parejas. Decíamos: 'que lindo sería poder encontrar en alguien tal cosa y esto (...)', y el otro diciendo lo mismo: 'Sí, tal cual (...), a mí me pasa lo mismo', y bueno después yo me separé, un día de los enamorados y al tiempito Germán. Luego, al mes y pico ya estábamos empezando a salir.

-Tenés una familia numerosa y muchos hermanos... ¿Cómo es la relación de él con ellos?

-La relación de Germán con mi familia es hermosa. Obviamente, entrar a una familia de tantos integrantes debe haber sido extraño. Una de sus grandes pruebas de amor fue aprenderse el nombre de todos mis hermanos en orden de aparición en la vida (se ríe).

-¿Le hicieron pagar derecho de piso? (risas)

Tiene una relación muy hermosa con todos. Pero sí, es verdad, le hicieron pagar derecho de piso. Tengo 4 hermanos varones que suelen hacer eso como joda, pero Germán tenía como sus formas para retrucarlos. De hecho, cuando lo conocieron lo gastaban con Mambrú, decían: 'Listo, ya llegó el quinto, podemos ser los Mambrú entre todos', pero el sabía sobrellevarlo y hoy tienen un vínculo hermoso con ellos.

-¿Tenés alguna anécdota que recordés de cuando comenzaron a salir?

-Me acuerdo que cuando empezamos a salir, salíamos a caminar por la zona en la que vivía, en Recoleta, y siempre íbamos a un bar que tenía muchos números de nombre, y no sé por qué nos gustaba quemarnos con una vela en la mano, entonces era ver quién aguantaba más con la cera caliente en la mano. Una estupidez, no sé porque recuerdo esta anecdota (se ríe).

-Estás con 'Tripa' desde los 18 años... ¿Cómo han transitado este matrimonio de toda tu vida técnicamente?

-Ya hace 14 años que estamos juntos y casados creo que son 9, son un montón. Lo transitamos hermoso, si bien, de afuera siempre está: 'La pareja perfecta, la pareja ideal, cómo hacen, cuál es su secreto', pero para nosotros no hay tal secreto, ni tampoco nos vemos como una pareja perfecta, creemos que no existe algo así. Sí tenemos, creo, la fortaleza, las ganas y el amor para todos los días poder hablar cualquier cosa que surja, pero obviamente que no todo es color de rosa, y creo que sería muy aburrido que así sea también. No nos gusta tampoco acostumbrarnos a algo, ni tampoco ver esto, como ven muchas parejas: 'Uy como hacés para aguantarlo tanto tiempo, o cómo hacen para hacer todo juntos, no te agotás', y no, creo que si lo hago es porque lo elijo, porque me gusta. Es algo que se construye día a día, esa es nuestra intención, que ya es eterno esto para nosotros, dure para siempre o no, ya lo es, porque ya somos un poquito parte del otro.

-Comentaste en otras oportunidades que hablaron sobre la idea de abrir la pareja...

-Sí, lo hemos hablado, nos parece que está buenísimo hablar de todo. Por ahora no lo vemos necesario, no sé si sería una necesidad, tal vez lo vemos más como una aventura más en pareja que como: 'bueno nos falta algo y vamos a ir por este lado', lo vemos más como en caso que algún día nos surja hacerlo, como una aventura más en pareja que otra cosa.

El análisis de Flor Otero y la fiebre de Mambrú

-¿Eras fan de Mambrú en tu adolescencia?

-Para mí es una teoria, porque o yo borré una parte de mi vida o no sé bien qué pasó, pero en la época en la que Mambrú explotaba todas mis amigas los escuchaban y yo me quería hacer la cool, o no sé que pasaba por mi cabeza, pero yo escuchaba otro estilo de música, Blues, estaba en otro plan, pero en un acto recuerdo que cantamos una canción de Mambrú, 'Una mirada', y en el delantal de mi mejor amiga, Magaly, hay una mano, en la que yo le pongo una mano, pero que en ese momento se estilaba mucho ponerlo y ella dice que justamente el logo de Mambrú era una mano y que yo abajo puse 'Aguante Mambrú', pero no sé, está ahí, es mi letra, es todo, seguro lo hice para complacerla, no sé qué. Pero no era fan de Mambrú, para mí yo no era fan (se ríe).

-¿Cuál es tu canción favorita de Mambrú?

-Mmm... 'Una mirada', (se ríe).

-Se estuvo hablando de un posible regreso de Mambrú ¿Cómo lo ves a tripa hoy respecto al tema de Mambrú?

-Respecto a esto, a Germán lo conocí teniendo una experiencia extraña de Mambrú. Un momento en el que todo había terminado y donde sintió que le habían soltado la mano y por supuesto tenía un enojo muy grande respecto a esa vivencia. Hoy maduró un montón de ideas respecto a eso, básicamente lo que pasa cuando pasa el tiempo, lo ve desde lejos y lo ve como una experiencia que fue parte de su juventud musical. Lo ve como un gran viaje de egresados, de hecho se junta con los chicos ahora y cada uno aporta a su música con la experiencia que vivieron. Hoy Germán lo ve totalmente distinto, pero creo que tiene que ver con el paso del tiempo y las secuelas que deja en la vida de cada persona.

Fotos: Diego García

Audiovisual: Alejandro Carra, Camila Uset y Manu Adaro

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig