Ahora leyendo
Enric Corbera: Entrevista exclusiva al creador de la Bioneuroemoción

Enric Corbera: Entrevista exclusiva al creador de la Bioneuroemoción

Paula Labonia

El psicólogo español estuvo de visita en nuestro país para brindar una serie de charlas sobre su método, “que se basa en dejar de buscar la solución fuera y ser uno la solución”. Además, asegura que puede aplicarse a la vida diaria e incluso a nivel empresarial, educativo y deportivo. “Un profesor tiene en sus manos niños que van a decidir muchas cosas en el futuro”. 

“Todos los días cuando me voy a acostar, me pregunto: ‘¿Has dado lo mejor de ti mismo hoy? Pues a dormir’. Y yo hace mucho tiempo que duermo tranquilo”, dice Enric Corbera.

Como explica en uno de sus siete libros, “la Bioneuroemoción tiene por finalidad contribuir al bienestar emocional de las personas. Para ello estudia con rigor y desde distintas perspectivas la relación entre el cuerpo, la mente y las emociones, a fin de unificar el conocimiento procedente de diversas disciplinas”. Es así que Enric Corbera (65) se convirtió en uno de los mayores referentes de este método que él mismo creó. “Mi método se basa en dejar de buscar la solución fuera y serla uno mismo. Buda decía que ni tus peores enemigos te pueden hacer tanto daño como tus propios pensamientos. Todo está interrelacionado. Cuando me dicen que les he cambiado la vida yo les digo que no, que lo han hecho ellos mismos. La gente observa el problema que tiene fuera pero no proyecta que eso es inmadurez emocional. Sabemos lo que va a pasar, pero no hacemos nada para que cambie. Y Argentina está un poco así, buscando las mismas soluciones de los mismos problemas que hace años. Vivimos en un mundo de cambio y quedarse quieto es morir. Estar repitiendo las mismas historias es morir. Se muere espiritual y anímicamente. Así se cae en depresiones y en ansiedades”

–¿Cómo encontraste a la Argentina en esta nueva visita? 

–Argentina me sobrepasa. Es el país que más sigue nuestra formación, nuestro método. Quizás sea porque consciente o inconscientemente está sintiendo que lo que aportamos es una pequeña manera de ver las cosas. Un aire fresco, a ver si cambiamos un poco “el día de la marmota”. 

–¿Te referís a no buscar un cambio, como dijiste anteriormente? 

–Sí. Creemos que los cambios se realizan de persona a persona, que inicia de uno mismo. En América se ven las polaridades. Estados Unidos tiene una energía muy padre y Argentina una energía muy madre. 

–¿Cómo es eso? 

–En Argentina se está más por los derechos que por los deberes. Uno acá puede estudiar eternamente, por ejemplo. En España la educación es accesible, pero si no apruebas tienes que pagar. Si no aprovechas el derecho… Eso falta en este país. 

–¿Vivimos en una zona de confort?

–Sí, y la zona de confort se termina convirtiendo en una prisión. Lo bueno es que las crisis son una buena oportunidad de hacer algo diferente. 

–¿Cómo damos el primer paso?

–Cambiando el pensamiento. Solamente así lograremos cambiar nuestro mundo. 

Puede interesarte

Su sede central es en Barcelona, España, aunque sus cursos online los realizan en todo el mundo. Además llevan a cabo alianzas con empresas, escuelas y universidades. “Un profesor tiene en sus manos niños que van a decidir muchas cosas en el futuro. Tiene que saber gestionar problemáticas. Por eso nosotros lo formamos a él, porque es el primero que debe saber aplicar el método, para sacar lo mejor de cada uno”, explica el psicólogo. En Argentina, el 4 de diciembre iniciará la sexta edición del Posgrado online en Bioneuroemoción, avalado por la Universidad Kennedy de Buenos Aires, la Universidad Abierta Interamericana de Rosario y la Universidad Iberoamericana de Torreón, México. 

Si hay alguien que sabe y entiende lo que es cambiar, ese es Enric Corbera. Mientras trabajaba de ingeniero técnico en control de calidad de una empresa, un día sintió que eso no era lo que quería. “Tuve un pensamiento que me salió del corazón:‘¿Qué estoy haciendo yo aquí?’ Me fui de la empresa, me divorcié, le dejé todo a mi ex y me quedé sin nada. Pateé el tablero. Y a los 44 años, en un sueño, sentí que tenía que estudiar Psicología, así que empecé a estudiar Psicología. Es un poco como el viaje del héroe, donde un don nadie se convierte justamente en héroe. Para mí cambiar es una pasión. No hacerlo es morir. El que no cambia es un zombie. Si yo me tuviera que marchar hoy, diría: ‘La he pasado de puta madre. Ha sido duro, pero me ha convertido en un maestro’, afirma sentado en un sillón bajo la atenta mirada de su esposa, a quien conoció hace treinta y tres años. “Nunca sabemos para qué dos personas se encuentran, pero te puedo decir que la gente se acerca sola, no la vamos a buscar. Mi mujer me acompaña siempre. Y tenemos hijos que viven muy diferente entre sí. Yo cuento con una hija de mi matrimonio anterior, mi mujer con dos y David es el de ambos. Él es el director académico de mi Instituto y su esposa, la que lleva el proyecto. Todo queda en familia”, cuenta con una sonrisa que delata su emoción.

–Ejemplificaste tu cambio con el del viaje del héroe. ¿Te sentís así al ver la cantidad de seguidores que tenés?

–Mira, lo que te puedo decir es que esto es un proyecto de vida. Y eso es lo que me interesa, no el dinero que pueda ganar. Al mundo hay que devolverle una parte de lo que nos da. Hacemos conferencias para que todos nos puedan ver. Nuestros vídeos han llegado a las 68 millones de vistas. Nunca me propuse algo así en mi vida. Siempre digo: “Lo que hagas que sea con amor, y da lo mejor de ti”. Y todos los días cuando me voy a acostar, me pregunto: “¿Has dado lo mejor de ti mismo hoy? Pues a dormir”. Y yo hace mucho tiempo que duermo tranquilo.

 Fotos: Alejandro Carra y gentileza Enric Corbera Institute.  

Comentarios de Facebook
Ir Arriba