David Lebón y el regreso virtual de Serú Girán: «Con Charly y Pedro alimentamos el fuego y dejaremos que fluya» – GENTE Online
 

David Lebón y el regreso virtual de Serú Girán: "Con Charly y Pedro alimentamos el fuego y dejaremos que fluya"

En entrevista con GENTE el músico, que se presentará el domingo en un autoshow en el Hipódromo de Palermo, cuenta cómo fue la histórica reunión con sus colegas, de qué depende una vuelta del supergrupo, leyenda del rock nacional, y cómo el encierro "me hizo tener más tiempo para ir hacia mi adentro"
Entretenimiento
Entretenimiento

David Lebón (68) dice haber pasado la fase más dura del aislamiento con pesar, por la falta de contacto con sus pares y porque sufre de claustrofobia. "Eso no ayudó", cuenta el músico, quien se vio especialmente sensibilizado por la crisis generalizada que sufre el mundo por la pandemia del COVID. "Me duele ver a gente sufrir y enfermarse, no sólo del virus, sino también de depresión y desarraigo", reflexiona el artista, que se presentará este domingo 22 en un autoshow en el Hipódromo de Palermo.

Según cuenta el ganador de seis premios Gardel 2020 (incluyendo Grabación del Año y Mejor Artista Rock), tuvo sus dudas con respecto a algunos formatos de presentaciones virtuales en la era del coronavirus. Es por eso que desechó la idea del streaming, para abocarse al autoshow.

"Armamos una lista de canciones que nos gusta tocar y sabemos que a la gente le gusta escuchar. El tener autos cerca es tener también a la gente más cerca. En lugar de aplausos hay bocinas, y la gente sale por los techos de los autos y al menos los veo. En el streaming no hay nadie, literalmente", cuenta el fundador de Serú Girán, la emblemática banda de fines de los 70' que integró junto a Charly García, Pedro Aznar y Oscar Moro (fallecido en 2011).

En diálogo con GENTE, Lebón cuenta cómo fue la cocina del un posible puntapié para el reencuentro, que al principio fue para las redes, y cómo lo benefició la pandemia a nivel creativo, desde la composición hasta la escritura de sus memorias que narrarán, entre tantas de sus increíbles anécdotas, cómo fue el día en que vio en vivo a los Beatles.

–¿Te benefició la pandemia a nivel creativo o todo lo contrario? Hay artistas a quienes los paralizó o les generó "bloqueo de autor".

–No me benefició mucho. Soy claustrofóbico y eso no ayuda, pero le encontré la vuelta empezando a escribir un libro y pensando en el nuevo disco, un Lebón & Co Volumen II, así que estuve escuchando muchas canciones que hace mucho no escuchaba, para elegir el repertorio.

–¿Qué es lo que más te costó de la virtualidad que impuso el COVID en ese sentido. ¿Te peleaste con la tecnología?

–Fue un proceso. Sí, al principio me alejé de la tecnología y después empecé a conectarme de a poco. Vi muchos streamings, empecé a entenderlos y a animarme a hacer uno. Por suerte no tuve que hacer nada ridículo por Zoom, sólo la típica que hacen todos: estar impecable de la cintura para arriba (risas).

–¿Cómo te llevás con las redes sociales? Justamente a partir de ahí plantearon el reencuentro de Serú Girán...

Con las redes me llevo mal, pero tengo un grupo de gente que se encarga de todas esas cuestiones. Por suerte, ellos me hacen llegar todo lo que la gente me escribe, tanto lo bueno como lo malo. Lo bueno lo agradezco siempre, porque es mucho amor, y lo malo lo tomo como algo constructivo. Intento hacer algo mejor de eso, salvo que sean mal intencionados. No entro en el juego del tribunal anónimo

–¿Cómo se planteó ese encuentro que filmaron con Serú, esa cocina con Charly y Pedro?

Lo de las redes de Serú lo propuso mi manager, como una forma de ordenar también lo digital. Tanto Pedro como Charly se sumaron, así que vamos a continuar alimentando ese fueguito y espacio que son las redes sociales, que en principio son muy ajenas a nosotros. Lo bueno es que todos aceptamos rápidamente y así empezamos a proponer videos y contenidos que después se publican.

–¿En qué porcentaje sería posible un regreso musical de Serú? Más teniendo en cuenta que en la pandemia también podría ser algo pregrabado o en alguna de estas modalidades presenciales y a distancia. 

–Creo que sin Moro (Oscar) es difícil Serú. Además, cada uno de los tres tenemos carreras activas y proyectos... Pero siento que hay que dejar fluir. Si surge algo, veremos.

–Ahora estamos en una etapa de distanciamiento. ¿Cómo te afectó la dureza de la fase uno? Muchos artistas estuvieron al borde de la depresión, sin trabajo...

–Más allá de ser claustrofóbico, como te decía antes, me afectó mucho la falta de contacto con la gente. Yo tengo un staff que amo, con el que veníamos trabajando sin parar en discos, giras, grabaciones, ensayos... Teníamos armado el año de gira, y todo eso se cortó. Eso me tocó mucho, porque los amo y los extrañé mucho.

–¿Qué es lo que más extrañaste en lo que va del confinamiento?

–Además de ensayos y giras, viajes con mi mujer... Nos gusta mucho viajar. A mi familia, mis hijos y mis nietos, tanto a los que tengo cerca como a los que viven en otros lugares. Fui abuelo nuevamente en abril y sólo vi dos veces a mi nieta. Es muy triste eso para mí.

–¿Con quiénes de tus pares lograste reencontrarte en una esquina o en largas llamadas telefónicas?

–Por muchos meses no me vi con nadie, pero tuve hermosas conversaciones por teléfono con amigos entrañables. Hablo mucho con Ricardo (Mollo), Lisandro (Aristimuño) y Damián Amato (presidente de Sony Music), así que por suerte tuve contacto telefónico con casi todos. Sin contar con que los famosos grupos de WhatsApp también me fueron útiles.

–¿Qué aprendiste del encierro y qué cosas descubriste en tu interior en esta etapa de confinamiento? Sos alguien muy espiritual. 

–Siempre tuve mi adentro, porque si no estás en armonía con vos mismo, difícilmente puedas conectar o desconectar del resto. El encierro también me hizo tener más tiempo para ir hacia mi adentro.

–Respecto de las memorias que estás escribiendo, seguramente incluirás la vez en que viste a los Beatles en vivo. ¿Qué recordás de ese día?

Cuando escuché a los Beatles le dije a mi mamá: "Yo no sé lo que es eso...¡pero yo quiero ser eso!". Ella me llevó a verlos, pero fue bastante caótico. Había mucha gente, mucho grito y se escuchaba más a la gente gritar que la música en sí misma. Me asusté bastante y los veía super chiquititos... Pero mirando hacia atrás, fue increíble poder vivir esa experiencia.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig