Ahora leyendo
Taika Waititi: De Hitler a Thor, Star Wars y Flash Gordon. Los secretos del director de cine del momento

Taika Waititi: De Hitler a Thor, Star Wars y Flash Gordon. Los secretos del director de cine del momento

Leo Ibáñez

Tras ponerse detrás y delante de la cámara de Jojo Rabbit, donde recreó al Führer y ganó un Oscar, lo convocaron para encargarse de la próxima película de Thor (2022) y Star Wars (2025) y para escribir Flash Gordon. Su mayor consejo: “Hagas lo que hagas, diviértete”

Doble conducción en “Jojo Rabbit”: como realizador e intérprete.

La tercera entrega de Thor: Ragnarok (2017) lo elevó a las ligas mayores, pero Jojo Rabbit –con su dirección, su interpretación de Hitler y su Oscar a Guión Adaptado– lo convirtió en el realizador del momento, al punto que acaba de ser contratado para encargarse de las próximas películas de Thor (Love and Thunder; 2022) y Star Wars (2025) y escribir la nueva versión de Flash Gordon (con fecha aún no anunciada). Desprejuiciado, tremendamente creativo, imprevisible, el neocelandés de 45 años no se limita a romper las reglas: a la vez, las reescribe. “El fracaso es combustible para la creatividad”, sentencia.

“YO SUEÑO DESPIERTO TODO EL TIEMPO”

También conocido como Taika Cohen, nació el 16 de agosto de 1975 en Wellington, Nueva Zelanda, bajo el nombre de Taika David Waititi. Sus créditos en las pantallas grandes y chicas incluyen 36 participaciones como actor (desde Scarfie en 1999), 24 como director y 23 como escritor (desde su cortometraje John & Pogo en 2002), y 15 como productor (desde Heinous Crime en 2004, cuando también fue nominado al Oscar por su corto Two Cars, One Night). Boy, allá por 2010, lo transformó en el realizador más taquillero de su país.

En “Thor: Ragnarok”. Otra vez en su doble función de actor y director. Detrás, Chris Hemsworth.

Celebridad de Nueva Zelanda a partir del tono de sus trabajos y las emociones que despiertan (se lo considera el creador del género “sad happy cinema” –“cine triste pero feliz”–), el falso documental What We Do in the Shadows (Casa vampiro, de 2014) que capitaneó, lo catapultó al firmamento internacional. Durante una conferencia TED en Doha, Qatar, reveló algunos de sus secretos…

En febrero, al obtener el Oscar.

“Hagas lo que hagas, ¡diviértete! Es crucial, sea cual fuere la tarea que prefieras. No dejes que los procesos te arrastren a una rutina de tareas grises que no te apasionen. Divertirse es el único modo de acceder a la mejor versión tuya. ¿Miedo al fracaso? El fracaso es combustible para la creatividad. Leyendo malos libros, viendo malos filmes, equivocándote, aprendes qué no debes hacer. Nunca fue mi plan convertirme en director de películas… Yo sueño despierto todo el tiempo”, argumentaba entonces.


“MI TRABAJO ES EXPRESARME…”
“Mi trabajo es expresarme, compartir mis ideas y mi punto de vista. La materia prima de uno es su esencia, lo más valioso que posee”, entiende quien estudió en la Universidad Victoria de Wellington, y en 2019 no sólo brilló delante y detrás de la cámara –con “Jojo Rabbit”–, sino que repitió su doble performance a lo largo del octavo capítulo de la serie “The Mandalorian” (para Disney+), que le valió un acercamiento por el cual ahora lo llamaron para iniciar, con una décima película de la saga, la cuarta época de la franquicia diseñada por George Lucas.

“EXPLORA TU OBSESIÓN Y ÚSALA A TU FAVOR”

Tiempo de hablar sobre las obsesiones que movilizaron profesionalmente a Taika Waititi: el cáncer de mama de su madre, Freddie Mercury, la Capilla Sixtina, Robocop, Charles Chaplin y claro, la figura de Hitler.

Puede interesarte

“Hoy en día la obsesión parece tener una connotación negativa, pero en ella siempre he encontrado mi inspiración creativa”, manifestó. “Más que temerle –sugería–, explora tu obsesión. Entiéndela, transfórmala en ideas. Abrázala y úsala a tu favor, porque puede ser tu mejor aliada, aconsejaba.

Junto a Joaquin Phoenix. Ambos ganaron el BAFTA. Taika, como en los premios de la Academia, a Guión Adaptado.

En 2019 estrenó Jojo Rabbit, drama disfrazado de sátira que lo llevó a ganar los premios BAFTA, del Sindicato de Guionistas y el Oscar a Guión Adaptado. Su largometraje muestra el amargo despertar a la vida de un niño alemán (Jojo –Roman Griffin Davis–) afiliado a las Juventudes Hitlerianas, antes de que finalice la Segunda Guerra Mundial. ¿Qué lo motivó a calzarse las ropas del Führer, amigo imaginario del pequeño en la ficción? “La certeza de que, si fichaba a una estrella para el papel de Adolf Hitler, distraería al público del mensaje real”.

Casado desde 2011 con la productora Chelsea Winstanley –de 44 años–, crían a dos hijas, Te Hinekāhu –de 8– y Matewa Kiritapu –de 4–, que parecen seguir los pasos artísticos del padre, también notable dibujante y pintor.

Ir Arriba