La dramática historia de vida de Karen Grassle, Caroline en la serie La familia Ingalls – GENTE Online
 

La dramática historia de vida de Karen Grassle: tiene 80 años, es alcohólica y vivió un infierno cuando interpretaba a Caroline en La familia Ingalls

"Michael Landon durante los primeros tres años de rodaje pudo empatizar conmigo y acompañarme porque tenia el mismo problema: hemos padecido el síndrome de abstinencia estando en el set", contó la actríz en la autobiografía que publicó
Cine y Series
Cine y Series

Karen Grassle nació el 25 de febrero de 1942 -tiene 80 años- y nació en Berkeley, California (Estados Unidos). Hija del dueño de una gasolinera y de una administradora de un restaurante, Karen terminó el colegio secundario en el año 1959. Luego estudió Arte Dramático y recibió una beca para el Royal Academy of Dramatic Art de Londres.

Si bien hasta hace poco todos creiamos que su vida era casi tan perfecta como la de Caroline en La familia Ingalls, la actriz publicó sus memorias y se supo la verdad: es alcohólica y, si bien ya no bebe, durante el rodaje de la popular serie su vida fue una pesadilla: “Los peluqueros y maquilladores disimulaban mis ojos hinchados, las manchas en la piel, y mi expresión de cansancio producto de mareos y vómitos”, reconoció en el libro que escribió.

Síndrome de abstinencia en el set de filmación

La familia Ingalls, una serie emblemática

Todo era hermoso en aquella idílica historia pero el detrás de escena era muy distinto. "Algunas veces tuvo dificultades para recordar el guion por estar con resaca", contó la actriz y agregó: "Michael Landon durante los primeros tres años de rodaje pudo empatizar conmigo y acompañarme porque tenia el mismo problema: hemos padecido el síndrome de abstinencia estando en el set", confiesa la actriz

Otra anécdota que cuenta la actriz es que hubo dos momentos puntuales que la hicieron tocar fondo y darse cuenta de que necesitaba empezar un tratamiento. “En 1977 se hizo una fiesta con todos los protagonistas, y me tomé una copa de vino: fue la primera y la única vez que bebí mientras trabajaba, pero se desató el infierno”, asumió.

“Cuando volvimos a grabar yo solo podía pensar en la botella de vino y me preguntaba qué me estaba pasando; fui al baño, me lavé la boca, salí a fumar, intenté distraerme como fuera, pero era imposible, mi cabeza me decía ‘agarrá esa botella y tomátela toda", relata.

Un par de meses después su papá murió por complicaciones derivadas de una grave cirrosis. “No necesitaba que nadie me dijera que esta es una enfermedad mortal, lo supe en primera persona”, cuenta en sus memorias.

Problemas con Michael Landon

Karen Grassle interpretaba a Caroline Ingalls

Durante 5 años la serie siguió creciendo y la audiencia no paraba de aumentar. Sin embargo, el día en que ella enfrentó a Landon (productor de la serie) y pidió un aumento de sueldo la situación cambió entre ellos: “Pedí un aumento porque sentía que era injusto que mi salario fuera de entre 2000 y 4000 dólares, mientras él cobraba más de 170.000″, reveló.

“Michael me dijo que no podía incrementar mi salario, y su argumento era que yo tenía que ganar lo mismo que los niños actores porque mi personaje no era tan popular como yo creía”, sostuvo. El conflicto se mantuvo durante un año, donde percibió un pequeño aumento, pero no estuvo ni cerca de lo que esperaba. 

Al cumplir 40 años tomó la decisión de abandonar la serie y, luego de comunicarle la decisión a Landon, las apariciones de Caroline fueron cada vez más espaciadas: actuó en 182 de los 204 capítulos de la serie y se fue muy peleada con Landon.

Una nueva vida

Karen Grassle hoy

Con el tiempo pudo recomponer el vínculo con Michael y hasta se despidió de él antes de que muriera. “Hablamos por teléfono y recordamos los buenos viejos tiempos, logramos culminar nuestro vínculo de manera muy positiva y estoy feliz por eso”, cuenta en su biografía.

En cuanto a sus pasos posteriores a La familia Ingalls, admitió que no fue fácil conseguir papeles después de aquel boom. “No me llovieron las ofertas de trabajo, pero también mis prioridades habían cambiado porque quería una familia propia, así que estaba poniendo menos energía en la actuación”, contó.

Sin embargo, la actriz no se dió por vencida y continuó trabajando como actriz: se dedicó a protagonizar obras de teatro y fue la cofundadora de la Compañía de Teatro de Santa Fe.

En 1985, protagonizó la película Between the darkness and the dawn y, en 2006, participó en la obra “Driving Miss Daisy”, en Canadá. Su carrera se enfocó más hacia el lado del teatro.

Sin embargo, hay una faceta no tan conocida de Grassle, que ha desarrollado hasta la actualidad: la escritura. Ha publicado el libro de memorias “Bright Lights, Prairie Dust” y tiene un canal de YouTube donde recomienda libros y lee cuentos.

Su último trabajo fue en la película “Forget Me Not” de 2020 y, a los 80 años, le siguen llegando muy lindas propuestas para hacer cine.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig