Gastón Cocchiarale: «Si hay un ‘Argentina, tierra de amor y venganza 2’ y me necesitan como Lowenstein, allí estaré» – GENTE Online
 

Gastón Cocchiarale: "Si hay un 'Argentina, tierra de amor y venganza 2' y me necesitan como Lowenstein, allí estaré"

Cine y Series
Cine y Series

En exclusiva para GENTE, el actor vuelve al ruedo con Román, una película LGBTIQ+ dirigida por Majo Staffolani y un equipo integrado en un 95 por ciento por mujeres. "La diversidad en las historias y en quienes las hacen es el camino", proclama.

Cocchiarale, uno de los protagonistas de "Román", el drama romántico ya recorrió más de 70 muestras y festivales internacionales en los cinco continentes y fue estrenada en países como México y China. El jueves 8 de octubre se presentará en Cine.ar.

"¡Jajaja! No, no es una película sobre ese Román", acepta la broma Gastón Cocchiarale (28) cuando le consultamos si el título del filme tiene algo que ver con Juan Román Riquelme, el ídolo de Boca Juniors.

"En realidad se trata de una exquisita película independiente escrita y dirigida por Majo Staffolani, que habla sobre cuándo el deber ser se pelea contra el deseo. Trata de un hombre de 50 años con su vida en teoría 'resuelta', que de repente comienza a tener deseos sexuales por un joven. Eso le pone en jaque toda su vida. Y ese joven, dos décadas menor, que motoriza todo esto... soy yo". 

–¿Cómo y cuándo llegó al proyecto y en qué momento se rodó?

–Se rodó a fines del 2017. Llegué al proyecto gracias a que Majo, que me vio en el estreno de una peli que hice, llamada Terror 5, y quedó muy impresionada por mi trabajo. Ahí me convocó para un corto que luego, gracias al consejo del maestro José Martínez Suárez, se transformó en la película.

–¿Qué clase de filme es?

Intimista y necesario, ya que se mete con un tema de manera cruda y bella al mismo tiempo. Rodado con una sensibilidad única, recorre una temática gay con cuerpos reales y no hegemónicos. Fue una película hecha con mucho esfuerzo, puesto que no contó con ningún apoyo económico y se filmó en apenas cinco días. Además, con un 95 por ciento de mujeres, que se unieron para contar el cuento sexual de dos hombres. Todo resulta diverso y acertado para los tiempos que corren.

Carlo Argento (Román) y Gastón (Lucas), los protagonistas.

–Trata sobre el despertar sexual del protagonista y su ocultamiento, pero de una manera especial: sin acudir a actores-galanes, sino a hombres más comunes. ¿Ese aspecto le brinda mayor credibilidad a la narración?

–Absolutamente. Creo que la sociedad está pidiendo este tipo de historias. Historias, conflictos y sobre todo con personajes reales. La ficción es cultura y una pata fundamental para la construcción del tejido social. Nosotros construimos nuestro mundo en base a las historias que nos cuentan. Ojalá algún día haya una serie donde la trama sea la historia de amor de alguien gordo. 

–¿Y el hecho de que casi todo el equipo de producción sea femenino?

–Se trata de una opción más diversa, que la torna atractiva. La diversidad en las historias y en quienes las hacen es el camino. Nos nutre y nos enriquece como espectadores y seres humanos. Estaba rodeado de mujeres que no se ganaron su lugar por ser mujeres. Se lo ganaron por tener un enorme talento en lo suyo, y queda demostrado en la película. 

–¿Cómo se sintió cuando la directora y las damas del equipo rodaban a su alrededor las escenas de desnudos y sexo entre usted y Carlo Argento?

–Honestamente, es la primera vez que hago una escena de sexo en cine y me sentí muy cómodo. Todo el equipo trabajó de una manera enormemente profesional y cuidadosa. La pasé muy bien en todo el rodaje.

“Román” fue rodada con la participación de un equipo técnico integrado casi en su totalidad por mujeres. Además contó con el apoyo en posproducción de Vanessa Ragone, productora ganadora de un Oscar por “El secreto de sus ojos”.

¿Qué sería del cine de hoy si los grandes directores (los Spielberg, los Tarantino, los Shyamalan, etcétera) fueran mujeres?

–No sabría decirte. Lo que sí tengo en claro es que como sociedad nos hemos perdido durante mucho tiempo muchas miradas interesantes de mujeres, que no han podido desarrollar su arte en roles fundamentales de una industria dominada por los hombres. Por suerte, la cosa está cambiando y Román lo demuestra. Tenemos que seguir cambiando y rompiendo estructuras como sociedad en muchos aspectos. 

Román recibió el apoyo de Vanessa Ragone, una de nuestras productoras de El secreto de sus ojos. ¿Se va abriendo el abanico para que en el cine finalmente se logre un equilibrio entre trabajos y salarios de hombres y mujeres?

–Creo que es momento de dar tal discusión. El contexto lo pide y mujeres como Vane Ragone o Lucrecia Martel o Érica Rivas o la misma Majo Staffolani vienen a demostrarnos que tienen talento de sobra para dar esa batalla tan necesaria

–¿Es cierto que a sus 14 años le entregó a Francella una carta porque quería ser actor?

–Sí. Es un recuerdo que atesoro en mi corazón. Guillermo ocupa un lugar importante en mi camino artístico. Cuando le di esa carta tenía entre 12 y 13 años y recién empezaba a estudiar teatro. En la misma no sólo le escribí que quería ser actor, sino que soñaba trabajar con él.

–... Y terminó compartiendo con él la película El Clan.

–Sí. Mágicamente, diez años después, me tocó interpretar a su hijo Maguila en el filme de Pablo Trapero: cierre de oro para la historia de un aspirante a actor y la ilusión de trabajar con su ídolo

–¿Cómo sobrelleva este tiempo de pandemia?

–Afortunadamente, no puedo quejarme. Venía trabajando muy bien antes y eso me permitió tener espalda para afrontarla. Pero además tuve la posibilidad de armar una escuela virtual de actuación llamada Creer es Crear (@creerescrear.teatro) y me fue muy bien. Tengo más de 70 alumnos. Eso me salvó la cuarentena a nivel económico y, sobre todo, emocional.

“La mayoría de las películas LGBTIQ+ están contadas por varones, casi todos heterosexuales y cisgénero. También suelen ser encarnadas por actores de cuerpos esbeltos, labios carnosos y facciones que indudablemente se corresponden con la dañina e insoportable belleza hegemónica. No es el caso de ‘Román’", señala la directora, secundada en la imagen por Carlo Argento y Gastón Cocchiarale. Completan el elenco Gabriela Izcovich y Lara Crespo.

¿Dónde la transitó y con quién?

–En mi departamento de Palermo, con mi novia y mi perra. Hace seis años somos pareja con Tami Liberati. Ella es actriz y peluquera. Por suerte nos llevamos muy bien, así que fue una linda compañía tenerla a mi lado en una pandemia mundial.

–En su momento se habló del regreso de Argentina, tierra de amor y venganza, el golazo 2019 de eltrece, para una segunda temporada. ¿Le gustaría volver al papel de David Lowenstein?

–Antes de la pandemia era una posibilidad bastante concreta. Hoy no sabría decirte. Polka está en una situación delicada, al igual que toda la industria audiovisual. Así que no sé qué ocurrirá con eso. Desde ya que si me necesitan como Lowenstein y el proyecto me gusta, ahí estaré con todas las ganas.

Agradecemos a Norberto Chab.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig