Ahora leyendo
Tras dos cirugías de corazón, Susana Romero habló de su delicado estado de salud: “Tendría que haber muerto hace tiempo”

Tras dos cirugías de corazón, Susana Romero habló de su delicado estado de salud: “Tendría que haber muerto hace tiempo”

Redacción Gente

La actriz y ex vedette se recupera en soledad, ya que sus hijas no pueden cuidarla como consecuencia de la distancia social por la pandemia.

Fueron “dos operaciones de corazón complicadas” en medio de la pandemia y con un mes y pico de diferencia. “Estos días no me ayudan… La soledad tampoco… Pero bueno, sigo respirando. Hasta cuándo, no sé: me tendría que haber muerto mucho antes”, lanzó el alerta la actriz Susana Romero (62) en el ciclo Confrontados (El Nueve), abriendo un fuerte capítulo sobre los graves trastornos de salud que transita por estos días.

Hace más de tres años que viene con problemas. Los médicos pensaban que se trataba de un tema óseo, entre otras cuestiones, pero finalmente le diagnosticaron un soplo en el corazón “de toda la vida”. No sólo eso: “Tengo el 76 por ciento de las arterias tapadas, y también la femoral de las piernas, más el corazón y la carótida”, enumeró, y pasó a detallar:

La única imagen de Susana Romero: justamente con barbijo, yendo a tratarse.

“Me quisieron hacer tres bypass y me negué. Entonces, me hicieron cinco stents en las piernas. Me tuvieron que coser las arterias. Tomo muchos remedios. El médico me obligó a hacerme la segunda operación. Yo no me quería operar más. Cada una duró seis horas. Estoy tan cansada…”, admitió.

Y cerró: “Estoy en plena recuperación, aunque encontraron también que tengo una parte de la carótida semitapada. Y me falta el aire. Es todo por el estrés, porque no fumo, no tomo nada”, agregó Romero, que se define en las redes como “una mujer de fe, vegana y defensora de los animales”, y dice no tener una persona que la acompañe:

“Mis hijas (las mellizas Nicole Sofía y Calanit Diva, fruto de su matrimonio con Abel Jacubovich, el fallecido escribano de ShowMatch) me llaman todos los días. Cuento con un botón antipánico, pero si me caigo redonda en la noche no puede abrir nadie. Me sugirieron una enfermera, pero yo estoy acostumbrada a estar sola”, cerró quien brillara en la tele y el teatro durante los Ochenta y los Noventa.

Ir Arriba