Ahora leyendo
Mery del Cerro, tras el nacimiento de Cala: “Estoy bien pero vivo llorando”

Mery del Cerro, tras el nacimiento de Cala: “Estoy bien pero vivo llorando”

Karina Noriega

Desde su casa y en familia, –junto a Meme Bouquet (35) y a Mila (4)– la modelo y conductora revela detalles íntimos y exclusivos de una experiencia “épica” bajo “la tensión y la paranoia” en tiempos de Covid-19.

En el diario de su vida en cuarentena, tan excepcional como “desesperante”, habrá anotado que éste fue un embarazo “mucho más sensible”. Mery del Cerro aprendió a hacerse fuerte y no sólo parió en medio de la amenaza por el Covid-19. Hoy atraviesa un “dolor descomunal” debido a los entuertos que no le permitían caminar ni hablar, y la bajada de la leche es un vía crucis que sólo conocemos las mujeres lactantes.

“Por suerte tengo mucha producción de leche, pero es muy trabajoso porque tengo que hacerme muchos masajes antes y después de darle de comer, ponerme frío, drenarme y despertarme yo antes de darle de mamar para que estén flojos los senos”, describe la modelo que reconoce que a nivel anímico “estoy bien pero vivo llorando”. Las primeras lágrimas antes de reencontrarse con Mila llegaron cuando le hicieron una videollamada a la pequeña para contarle que estaban llegando y que conocería a su hermana. “Me agarró un ataque de llanto y me tuve que correr de la camarita porque no quería que me viera así”, cuenta.

El abrazo que se hizo esperar. Debido al aislamiento obligatorio y las medidas sanitarias
por el Covid-19, Mila no pudo conocer a su hermanita en la clínica.
Una vez que llegó a su casa en zona norte, la hermana mayor le regaló a Cala su camiseta de Boca.

–Reconstruyamos cómo fue el reencuentro de Mila y Cala y lo que pasó fuera de cámara.  

–Me habían hablado tanto acerca del reencuentro pero no pensé que pudiera ser tan fuerte. Que se conocieran en esta situación extraordinaria fue muy fuerte, porque si hubiera parido en otra situación lo primero que hubiera querido era que me la llevaran a Mila. Y fueron muchos días en los que eso no pasó. Mila está enloquecida y fascinada con su hermana. Viene, la mueve y la quiere despertar, se acerca siempre a preguntar si ya terminé de darle de comer para agarrarla a upa o le mete juguetes en la cuna.

–¿Cómo se dividen con Meme las tareas y el cuidado de ambas niñas ya dados de alta, y en tu casa?

–Es un gran compañero, es un padrazo. Tanto en la clínica como en casa. Muy atento a que yo pueda dormir en los momentos en los que ella está despierta. Gracias a Dios nos encuarentenamos con la chica que vive con nosotros así que estamos con ella que nos da una mano enorme. Pero Meme es fuerte en todo sentido. En el momento del parto fue clave, se puso al hombro el momento y el parto: no paraba de arengarme y de darme ánimo, y me dio unas fuerzas enormes. Yo creo que se dio cuenta que él podía sacar eso adelante. Y también fue muy importante la tranquilidad que nos llevó el equipo médico, que pone en riesgo su vida todos los días dejando a sus familias en sus casas, para poder traernos un regalo como Cala.

“Meme veía que yo no podía más y estaba al borde de tirar la toalla. Si bien tenía puesta la peridural, sentía todo y no paraba de repetir que tenía mucho dolor. El rol del padre fue definitorio: me dio ánimo y hasta cambió la canción que sonaba porque no funcionaba” , revela Mery.

–¿Cómo creés que los argentinos nos unimos ante esta crisis?

–Creo que nuestro país fue un ejemplo de cómo unirse y cómo tomar consciencia. Rápidamente accionamos a lo que estaba pasando afuera y entendimos de esto salimos todos juntos y que la única manera es estando en casa. Por eso quisimos compartir el video del nacimiento de Cala, como un mensaje de esperanza para todos entre tantas malas. Y para darles fuerza a las mujeres que están por parir durante esta pandemia, que sepan que todo va a estar bien y las preocupaciones van a pasar, pero no debemos dejar de tener fe y tranquilidad.

“Por suerte tengo mucha producción de leche, pero es muy trabajoso porque tengo que hacerme muchos masajes antes y después de darle de comer“, cuenta la modelo, quien está en permanente comunicación por chat con su puericultora.

Fotos: Gentileza familia Bouquet.

Ir Arriba