Martín Salwe: "Nunca me sentí el villano de El Hotel de los Famosos" – GENTE Online
 

Martín Salwe: "Nunca me sentí el villano de El Hotel de los Famosos"

Llegó a la final con Alex Cannggia y, si bien no ganó, asegura que no necesita una revancha porque disfrutó a full del juego y en el reality show conoció a su gran amor: Emily Lucius 
Celebrities
Celebrities

Si bien hace muchos años que trabaja en los medios, este año Martín Salwe (25) cobró notoriedad al convertirse en el "villano" de "El Hotel de los Famosos" y llegó a la final del reality show con Alex Caniggia, quien finalmente ganó el certamen.

El joven quien “sin piedad” generó estrategias de juego para avanzar en cada prueba, se ganó el fanatismo de muchos y el odio de otros tantos en cada emisión del programa.

Generador de buenos momentos


Sin embargo y para sorpresa de todos, Martín Salwe llega a la editorial con una enorme sonrisa y deja en claro que lo suyo, en El Hotel de los Famosos, fue sólo un personaje. El locutor es el protagonista de la categoría Sin Filtro, una producción de fotos en las que no se usa photoshop, y los famosos se atreven a mostrar al natural.

"Si tengo que describirme diría que soy enérgico, positivo, alegre y hay un concepto que me define: siento que soy un generador de buenos momentos en el lugar que sea. Puede ser en una juntada o en el trabajo, pero intento que haya un buen clima", confiesa Martín Salwe mientras elige la ropa que lucirá en la producción de fotos.

En cuanto a su participación en El Hotel de los Famosos, Salwe asegura: "En ningún momento me sentí un villano, me enteré de que me definian asi cuando salí del reality" y agrega: "Igual todo tomó una gran dimensión por lo que se publicaba en Twitter pero después entendí que no es todo el país pensaba así, es sólo una pequeña porción de gente -la que usa esta red social, en particular- que se hace muy presente y le gusta molestar, comentar publicaciones y replicar comentarios negativos con cuentas falsas".

"Ahora por suerte ya no existen. Por eso, subo fotos mías, tengo muchos comentarios y todos son positivos. Pero si aparece alguno así, lo elimino, lo bloqueo y listo", explica.

-¿Disfrutaste participar de El Hotel de los Famosos?

-Es rara la palabra disfrutar en un reality. No puedo definirlo exactamente así pero, por momentos, claro: estuvo bueno. El reality conlleva encierro, incomunicación y una competencia permanente. Por eso, cuando estás ahi, la cabeza no descansa nunca y no llegás al estadío de disfrute.

Hay cosas que te divierten, te causan gracia, pero después estás todo el tiempo pensando. Te preguntás: "¿Qué pasará afuera? ¿Qué pasa dirán de mi? ¡Te explota la cabeza!"

Por eso es que yo a todos los justifico. Al que adentro se confundió o algo, lo entiendo, porque no es un lugar normal. No reaccionás ahí como lo hacés en la vida cotidiana, ahí hay otras reglas.

Martín Salwe y su enemistad con Majo Martino

En su paso por el Hotel de los Famosos Martín Salwe perdió una de sus amistades más grandes del medio, la de la comunicadora Majo Martino, debido a su decisión de poner a la competencia por encima de la amistad. “Es un juego y ya estabas condenada”, exclamó Salwe sin pestañar cuando revelaron que había votado en contra de su amiga durante uno de los episodios del reality de eltrece.

-¿Te arrepentís de algo de lo que hiciste en el reality?

-No hay nada que diga: "!Qué locura! ¿Cómo hice esto?". Pero veo de vuelta unos capítulos y digo… "Que innecesario, porque fui con esta palabra o hice tal cosa". Pero a groso modo, creo que nadie rompió las reglas y no pasó nada extremadamente fuerte.

-¿Participarías de la segunda temporada de El Hotel de los Famosos?

-No, no volvería a participar. Además estuve desde el principio hasta el final del reality y siento que no me quedó nada por vivir. Hubo mucha intensidad por ser la primera edición, todos -desde la producción a los participantes- dejaron el alma para que saliera lo mejor posible.

-¿Cómo quedó tu relación con Majo Martino?

-No hablé más con ella, creo que tenemos esa charla pendiente. Pero cuando salís te encontrás un montón de cosas que hay que empezar a acomodar, tenés que reinsertarte en la sociedad porque es mucho el tiempo que uno pasa encerrado.

Siento que con Majo nos desencontramos. Ella se fue de viaje hace poco, yo me fui antes y nunca nos sentamos a hablar aunque tampoco sé si es el momento. Tiene que ser una charla que sirva y que los dos tengamos ganas y ella, por lo que escuché, no quiere saber nada y está en su derecho. La idea es mejorar el vínculo pero si no quiere hablar. la entiendo.

La revancha con "El Emperador"

-¿Te gustaría tener una revancha con Alexander Caniggia?

-No me interesa y no siento mal por haber perder la final. El objetivo no es ganar sino llegar lo más lejos posible: yo estuve en la final. Me hubiese sentido un perdedor si no llegaba a la final pero no fue asi.

Es como que me decía a mi mismo: "¿Me banco todo esto y no voy a llegar al último día?". Después, ganar o perder ya no es una decisión mía: es la vida misma. Hoy sale el rojo y mañana sale negro, como en la ruleta.

- ¿Sos de tener muchos amigos? ¿A quién consideras un amigo en el medio?

-Tengo un montón, pero en el medio nunca los mostré, los mantengo en el ámbito de lo privado. De hecho, Jey Mammon es mi amigo y casi nunca subo fotos ni con Ángel de Brito. Después tengo muchos amigos que son trabajadores de producción, camarógrafos, sonidistas, microfonistas a los considero mis amigos. Me refiero a gente que te conoce de verdad y va a a tu cumpleaños, conoce a tu familia e incluso viaja con vos. Comparto muchos más con ellos en la diaria que con los demás.

-¿Cómo es el día a día de Martin Salwe?

-Me levanto, entreno como todos los días y como lo más sano posible. Busco algo para hacer en las redes por más mínimo que sea, después hago radio en "Enrulados" de 14 a 16 horas, en GENTE Radiovisión.

También tengo mi proyecto en redes que se llama "Rompela toda", que son más que nada juegos en la calle con la gente. Por el momento ya hay dos episodios y me encuentro grabando el tres y el cuatro.

-Leí en algunas notas que empezaste a entrenar para "sentirte bien" ¿Fue por que te preocupa tu apariencia física o por tu salud mental?

-Empecé a entrenar en el 2017 y coincidió con mi primera presencia fuerte en tele que fue de notero en Este es el show donde móviles en vivo. 

En ese momento, era muy chico de edad y también me veía chico físicamente (Se ríe). Asi que empecé a "agrandarme" un poco pero no lo hice por lo estético: fue por un tema de autoestima, sentí que lo necesitaba para darme más seguridad. Después, en el gimnasio, encontré mi lugar de descarga. Hoy voy y lo dejo todo, lo disfruto mucho.

La relación con su familia

-¿Tu familia sufre por la exposición mediática?

-Hasta el Hotel fue todo como normal pero, después del reality, a mis papás les costó entender cómo funcionan los medios y cuál es la fórmula que garpa para contar el cuento de ser el ‘villano’, el ‘bueno’, el ‘polémico’, etc. Con el tiempo lo fueron comprendiendo y aceptando que es la fórmula del programa

Convengamos en que no deja de ser eso, un reality. No es la realidad, ni el riesgo país, ni lo que pasa, solamente un juego. El tema es que al tratarse gente famosa se generan temas que te pueden afectar, pero hay que lograr que no eso no ocurra.

Pero es algo que es lógico que se preocupen porque capaz abrían un portal de noticias y decía: “Martín es tal cosa” y ellos decían: “Che pero mi hijo no es así”.

-¿Cómo fue que te metiste en el mundo de la comunicación? ¿Qué fue lo que te gustó del espectáculo?

-Ya durante el secundario sabía que quería hacer algo relacionado con la televisión, aunque no sabía bien qué.

-¿Cómo eras en el secundario?

-¡Era un quilombero! Me portaba mal, pero no hacía maldades, cero. Me querían los profesores y tutores, pero siempre fui un bardero positivo. Muy jodón, pero también buen alumno. Nunca me llevé materias, siempre era aplicado. Me iba bien y me gustaba estudiar.

En quinto año estaba entre anotarme a Abogacía, porque mi viejo era abogado, o hacer algo en la comunicación, que era lo que me gustaba a mí. Averigué las carreras, vi la diferencia entre periodismo y locución y dije: "Es por acá". Me anoté en locución y ese mismo año empecé a hacer contenido, no quería esperar 3 años para laburar. Quise hacer algo para mostrarme y en ese momento empecé con las notas de espectáculo, porque me gustaba mucho CQC (Caiga quien caiga)... De hecho, ahora que lo pienso, creo que con ese programa nació mi interés por los medios.

-¿Y cómo llegaste a la televisión?

-Me colaba en un montón de eventos y ahí aprovechaba para armarme la agenda de contactos. Ese canal de Youtube empecé a enviarlo a un montón de productores y canales. Le reenvié un recorte a Gaby Fernández y me respondió que le interesaba el perfíl pero que todavía no había vacantes.

Al mes fue que me llamó e hice un casting en el que tenía que entrevistar a Yanina Latorre. Mandé el contenido, me llamaron de Ideas del Sur y entré a laburar, todo en muy poquito tiempo. De hecho con Ideas estuve hasta antes del Hotel.

-¿Qué es lo que más te gusta de la comunicación?

-A mí lo que más me hace disfrutar es el entretenimiento, los juegos y el poder ser conductor.

-¿Cómo viene lo de la radio? ¿Te llevas bien con Cinthia Fernández, tu compañera de trabajo?

-Si, obvio, con ella compartí LAM, un tiempito el Bailando y la Academía Showmatch. Sole es crack y con el Rulo tenemos una historia parecida: él para entrar a CQC hizo un autocasting, lo envió y fue elegido. Es un lindo grupo el que armamos, nos divertimos.

Martín Salwe y su relación con Emily Lucius

-¿Cómo estás ahora con Emily Lucius? ¿Siguen juntos o están separados, como se dijo?

-Estamos juntos. A lo mejor parece rara la decisión que tomamos la de no mostrarnos pero fue todo complicado cuando salimos del Hotel, entonces dijimos: "Por lo menos intentemos cuidar esta relación y preservarla". Cada uno se tuvo que acostumbrar a su realidad y la idea es no ser noticia juntos. 

Pero sí, estamos los dos re bien, ella se fue de vacaciones con su familia y, obviamente, la extrañé un montón, quería que vuelva pero, de a poco, nos vamos conociendo. En el último tiempo empezamos a mostrarnos más: fuimos a comer, al cine, al teatro y hasta al Luna Park pero, al ser públicos los dos, no pasamos desapercibidos.

-¿Qué es lo que más disfrutas con ella?

-Es raro porque nuestra relación empezó al revés de todas: nos conocimos conviviendo asi que, desde el primer momento, tuvimos mucha conexión y diálogo. Todo el resto es impecable pero la conexión es distinta: se dió de una forma muy pura porque fue en el Hotel y ahí no hay otra cosa que compartir más que el tiempo.

-¿Sos enamoradizo?

-Soy de engancharme cuando alguien me atrapa, pero nunca estuve mucho de novio. La última vez estuve un año y pico pero fue en el contexto pandemia donde todas las relaciones se apresuraron un poco porque estaban muy condicionados por el encierro y la cuarentena. Ahora me siento más maduro para enfrentar este noviazgo, tengo más herramientas que en el pasado.

-¿Saldrías con alguien que no fuera mediático? 

-He salido con personas que no eran del medio pero es más complicado que te entiendan. Nuestro trabajo es atípico y conlleva cosas que el otro debe tolerar y no siempre es fácil aceptarlo cuando no estás en el medio.

Por eso hay veces que las parejas que mejor se entienden son las del medio porque conocen la dinámica de esta vida. Pero tampoco descarto salir con alguien que no tenga nada que ver con lo que yo hago: a lo mejor te desconectar tener una novia que no sepa lo que es un reel, una métrica o un canje (Se ríe)

-¿Estás muy pendiente a las redes o en algún momento del día te relajás?

-Para mi es un bajón porque, quieras o no, siempre tenés que ir viendo si lo que subiste a tus redes funciona, mirar métricas y definir tu contenido. Hay algo en tu cabeza que ya funciona así y, aunque estés de vacaciones y te quieras relajar, nunca permite que termines de desconectarte.

Tengo como una alarma natutral que una alerta: "¿A ver qué pasó hoy?". Es como si mi cabeza se tratará de un diario que siempre cambia la portada: sentís que si no subís algo no existís y desaparecés. Por eso, sí, estoy presionado a hacer cosas en redes siempre.

-¿El estar con tu familia o amigos te ayuda a relajarte?

-Cuando salí del Hotel de los Famosos me fui a Israel de viaje con mis amigos y volví recién para la final del programa. De hecho, fue el primer viaje que no lo influencié ni lo instagramee porque no podía, lo tenía prohibido para no spoilear el reality. Estaba autorizado a viajar pero no podía subir nada estando allá y eso hizo que lo disfrute muchísimo: fue increible no usar el teléfono en todo el viaje.

-¿Por qué elegiste Israel de destino?

-Porque somos parte de la colectividad judía y en mi grupo de amigos -somos nueve en total- hay cuatro que viven allá y nos juntamos directamente ahí. Igual, ninguno de nosotros somos practicantes ni nada, somos muy light, al igual que mi familia. Pero realmente fue un viaje impresionante e inolvidable que disfruté muchísimo.

Fotos: Diego García

Video: Manuel Adaro

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig