Ahora leyendo
La charla íntima entre Benjamín Vicuña y Leo Sbaraglia: desde su “encuentro de comedia romántica en Madrid” a la sentencia “el streaming no es teatro”

La charla íntima entre Benjamín Vicuña y Leo Sbaraglia: desde su “encuentro de comedia romántica en Madrid” a la sentencia “el streaming no es teatro”

Avatar

Tomando un vermú y un vino tinto, los actores que trabajaron en cine, teatro y televisión compartieron una charla íntima que terminó con Sbaraglia cantándole a Magnolia, la primera hija de Benjamín y la China Suárez.

Entre risas, el argentino Leonardo Máximo Sbaraglia (50) y el chileno Benjamín Vicuña Luco (41) conversaron desde sus casas por más de una hora.

En ese tiempo, sobraron revelaciones. La primera, la dio el flamante padre de Amancio Vicuña (nacido el 28 de julio) al contar que al llegar a Buenos Aires “vivió una casa de brujas”. Así contó la historia: “Yo llevo en casa un poco más que los argentinos promedio, porque vine de Chile, que estaba decretado país de riesgo, y pase una primera etapa bien complicada: fue como de casa de brujas porque acá en el barrio en el que vivo, me denunciaron y me vino a buscar la policía, fue una cosa muy inquietante“.

Después, ambos recordaron que la última vez que se vieron fue en las calles de Madrid. “Fue un encuentro de comedia romántica mala porque vos estabas comprando algo, yo te vi de lejos, vos me viste, hubo un `sos, pero no sos´”, arrancó narrando Vicuña. Y Sbaraglia continuó: “Además creo que no nos habíamos visto nunca. Yo la primera vez que te vi fue en la película Promedio rojo, que vos estabas fantástico, y después empezaste a laburar acá”.

“Bueno, la cuestión es que caminamos hasta Chueca y hablamos de un proyecto de teatro, y vos me dijiste `uy, bancame que está por salirme algo´. ¡Hijo de p—! A las dos semanas leo en el diario `Sbaraglia, Almodóvar y compañía´, y dije ¡qué guacho! ¿Cómo no me lo dijiste? ¡Caminamos como 15 kilómetros!”, le echó en cara Benja antes de que su interlocutor justifique: “Es que había unos nervios… Creo que no iba a decir nada hasta que saliera”.

Después, Vicuña tiró al pasar una frase bomba: “El streaming no es teatro”. Lo dijo y a su vez comprendió que “el Zoom y el streaming son nuevas formas de seguir con la llama del teatro, y sirve para ayudar a muchos colegas porque todos estamos sin trabajo hace más de 150 días, y vender entradas es un bienestar económico”.

La charla siguió por amigos en común, personajes, obras, infidencias –Plata quemada es una de las películas favoritas de Sbaraglia– y hasta por momentos comiquísimos como cuando Benja se atribuyó el fracaso de una serie –Inés del alma mía– “a su mal acento de español del 1500”. Tema que lo llevó a hablar de la dificultad que tiene para ocultar su acento chileno: “¡Es difícil! No exagero, estuve cuatro/cinco meses con una couch en mi casa y me costó muchísimo, y me acordé de vos porque sos un referente de cómo has trabajado los acentos. Es dificilísimo. Yo llevo unos doce años viviendo en Argentina y recién el año pasado me acerque un poquito al acento argentino y pude actuar tranquilo”.

Dando por sobreentendido que el chileno se estaba refiriendo a su personaje de Torcuato Ferreyra en Argentina, tierra de amor y venganza (eltrece), Sbaraglia sorprendió con un comentario que dejó en claro que él vio la novela: “A mí me parece que lograste un acento muy natural y muy lindo. Nunca me incomodó, así que lograste algo muy lindo”. Sumándose al tema, Leo también acotó: “A mí me tocó una película llamada Carmen de 1830 ¡y yo tenía un miedo! Y en esa película el acento me salió bien y la actuación quizás no tanto, porque todo el mundo estaba tan pendiente de ese tema que de pronto no fue lo esperado. Y ahora, en la película Was Network (en español, La red avispa) tuve que hacer un acento cubano y me salió bien, pero ¡yo todavía me estoy preguntando por qué me salió bien! Es una dificultad anadida”

En ese momento, Magnolia (2) interrumpió la charla para sumarse al vivo subiéndose a upa de su papá.

Puede interesarte

“Está revolucionada porque durmió una siesta larga y se me vino a instalar acá al lado”, comentó Vicuña antes de que, sorpresivamente, Leonardo le comience a cantar unas estrofas de una canción infantil titulada “Desde Chiquitito” de Judith Akoschky.

Luego, la charla continuó con gritos eufóricos de Magnolia de fondo y Benja, sin perder la sonrisa, le advirtió a Leo “me están llamando de la administración”, dando a entender que próximamente iba a tener que cortar.

Antes de hacerlo, los actores que están unidos por la obra “Amor de cuarentena” –Leo la hizo en Argentina y en España, y Benja la está haciendo desde hace una semana en Chile– dijeron una frase que podría histórica: “No puede ser que la cordillera de los Andes sea tan alta”, refiriéndose a las distancias culturales que se dan entre Argentina y Chile. Entre ellas, Vicuña reconoció que a él “le duele profundamente que grandes iconos chilenos sólo sean conocidos por una elite de la cultura argentina”, y aclaró que para él “la cultura debería ser más bilateral” ante el claro asentimiento de Sbaraglia que no dudó en exclamar que “en la actualidad, el cine más interesante sudamericano está en Chile”.

Ir Arriba