Florencia Raggi: «Nico y yo nos estamos conociendo de nuevo» – GENTE Online
 

Florencia Raggi: "Nico y yo nos estamos conociendo de nuevo"

Celebrities
Celebrities

En una etapa “en la que los chicos nos están dejando más solos”, la actriz de la serie Monzón y la obra 7 años comparte el álbum de sus habituales vacaciones en el Cerro Chapelco, cuenta cómo investigó los detalles del caso Monzón y lanza una noticia inesperada

Con las cumbres nevadas de fondo, la actriz y el conductor posan para GENTE. “Transitamos un muy buen momento. Contentos, tranquilos y más juntos que en otras épocas”, admite Flor, abrazada por Repetto.

En un 2019 que “arrancó muy pero muy bien”, Florencia Raggi (46) se desliza por las pistas de la vida y las de Chapelco con la misma valentía. Así como hace unos días miró de frente el abismo que se le presentaba en la cima del cerro Teta y, absolutamente consciente de su vértigo, se dijo “es una oportunidad para vencer mis propias limitaciones”, del mismo modo salió a conquistar, “con alegría, nervios y entrega” el escenario del Teatro Picadero, cuando comenzó, el 14 de junio, a interpretar a Verónica en la obra 7 años. Tres días más tarde, el 17, nacía –en la pantalla de Space– Patricia Rosello, la ficticia abogada del campeón y femicida Carlos Monzón (inspirada en Patricia Perelló) a la que ella le dio vida.

–¿Recordás dónde estabas cuando te anunciaron que ibas a formar parte de la serie?

–De vacaciones en Italia. Desde allá empecé a averiguar por Internet todo sobre el caso. 

Los lunes a las 22 se sienta frente a la tele con sus dos hombres (Nico y Fran Repetto), para verse como Patricia Rosello, la abogada defensora de Monzón en la ficción de Space.

¿Es verdad que al volver conociste a la auténtica Patricia?

–¡Totalmente! Por más que supe que no tenía que imitarla ni en su aspecto ni en sus modos, me pareció súper importante hacerlo para construir el personaje. El encuentro se dio en un departamento de Puerto Madero y fue muy grato. Ella, generosa y abierta, me respondió preguntas de toda índole: de abogacía, de lo que significa ser defensora, sobre su visión de la época y de muchas otras cosas.

–¿Algo de lo que te transmitió te sorprendió?

–Muchas cosas, pero lo que me quedó picando me lo dijo a último momento, saliendo del ascensor. “Mirá, Florencia: para mí, desde que era chiquita, mi único juez siempre fue mi propia almohada”. Y eso se lo transferí a mi Patricia.

–¿Después de conocerla intuís que ella creía en la inocencia de Monzón?

–Sí, y hoy en día también sigue creyendo que el asesinato fue un accidente. 

"Hoy a Carlos Monzón se lo habría juzgado como femicida y su condena habría sido mayor", dispara con seguridad Florencia Raggi.

––¿Y vos?

–Yo obviamente sé que fue un femicida, aunque en ese entonces no se llamaba así. Pero la Justicia dictaminó su culpabilidad. Igual, antes del rodaje busqué la información necesaria para crear mi personaje sin juzgarlo, porque un actor nunca puede juzgar a su personaje. 

–La serie salió en un momento en que el tema del femicidio y de los derechos de la mujer se encuentra muy presente en nuestro país. ¿Sentís que sacudió el avispero?

–¡Absolutamente! Y también por eso creo que causa el furor que viene causando: por el personaje en sí, porque provoca un contraste entre el pasado y el presente –hoy se lo habría juzgado como femicida y la condena habría sido mayor–, y porque nos ayuda a rever por qué tenemos estos ídolos, que en su vida personal son un desastre. Él era muy bueno en su deporte, pero cuando golpeó a Alicia Muñiz no tenía dos manos, sino dos armas.

“Hace diez días le pregunté a Nico si conocía a Monzón, y me contestó: ‘Alguna vez me lo crucé, pero siempre me tiraba mala onda’. No sé por qué sería, porque nunca lo entrevistó, pero ésa fue su percepción”, cuenta Flor.

–¿Le preguntaste a Nico (Repetto, 62) si tuvo algún tipo de relación con él?

–Sí, hace diez días, y me contestó: “Alguna vez me lo crucé, pero siempre me tiraba mala onda”. No sé por qué sería, porque nunca lo entrevistó, pero ésa fue su percepción.

–Hablando de percepción, se los vio muy enamorados durante estos días en la nieve. ¿Cómo están?

–Muy bien, en un muy buen momento. Contentos, tranquilos y más juntos que en otras épocas, porque los chicos nos empiezan a dejar más solos. Renata (19) se fue un mes a Europa y muchas veces no duerme en casa; y Francisco (18), lo mismo. Así que estamos conociéndonos de nuevo a solas y, la verdad, la pasamos muy bien: nos divertimos, respetamos nuestras diferencias y actividades, porque cada uno tiene su propia vida al margen del otro, y disfrutamos los momentos juntos.

–¿En qué andan los chicos?

–Francisco estudia Arquitectura en la FADU y Renata, Diseño Gráfico en la UP. 

–En tu Instagram subiste fotos con Maca Gómez Nardo, la novia de Fran. Definite como suegra...

–Habría que preguntarle a ella (ríe)... Pero nada celosa, cuida ni entrometida. Maca me cae muy bien.

De viernes a domingos se presenta en el teatro El Picadero como Verónica, una mujer que comparte con tres amigos y socios una situación límite: la de decidir quién irá a la cárcel para salvar al resto.

En otro round, el de su obra teatral 7 años, Flor cuenta que de ninguna manera le podría pasar lo mismo que a su personaje (léase, verse envuelta en una trama que debe dirimir quién debe ir preso por evasión impositiva), “porque tengo todos los impuestos al día”. Eso sí, la mujer que lleva tres años analizando –en una escuela de conocimiento a la que asiste– la condición humana y el pensamiento analógico, admite: “En otras áreas no lanzaría la primera piedra, porque no soy nada perfecta”.

"En Instagram me bauticé ‘Conocedora’, porque me siento tal, tanto como actriz. Soy una curiosa del conocimiento y el autoconocimiento".

–Muchas veces hablaste de lo que valorás un buen texto. ¿Pensaste en escribir guiones?

–Sí. Me gusta la escritura y es algo que no veo tan lejano. Incluso tengo un proyecto en carpeta con mi amiga Martina Gusman, que está bastante avanzado. 

–¿Lo protagonizarían las dos?

–Sí, pero no me preguntes más, porque no te puedo contar... Igual, más allá de esto, lo que más me atrae es la dirección audiovisual: el detrás de cámara me interesa casi tanto como la actuación, así que puede que alguna vez pase del otro lado.

Con marido y amigos. “Nico y yo respetamos nuestras diferencias y actividades, porque cada uno tiene su propia vida al margen del otro, y disfrutamos los momentos juntos”, afirma Raggi, en la foto superior junto a Repetto, el multifacético Favio Posca y Rocco, su hijo músico.

–Para despedirnos con una analogía de tus recientes vacaciones en el Cerro Chapelco, ¿hoy te sentís arriba de la montaña en algún aspecto de tu vida?

–No, me siento bien en la Tierra. Y en la Tierra puede haber montañas, pozos, baches, arena, llanura, mesetas, mar y nieve.

–¿Hay algo más que te gustaría contar?

–Contar no, pero si aclarar. En un ciclo de ficción hice una entrevista con Gastón Pauls absolutamente actuada y estoy cansada de recibir mensajes de gente que me felicita por haberme animado a contar que soy alcohólica. O sea, agradezco todo el enorme apoyo que recibo, pero fue ficción, ¡yo no tengo esa adicción!

Fotos: Gentileza Diego Costantini (Publico Press Group), Prensa Space, Pampa Films y Hernán Gulla.

Agradecemos a Federico Korn.

Fotos: Gentileza Diego Costantini (Publico Press Group), Prensa Space, Pampa Films y Hernán Gulla.

Agradecemos a Federico Korn.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig