Flor Vigna reveló la intimidad de la «nueva primera cita» con Nicolás Occhiato – GENTE Online
 

Flor Vigna reveló la intimidad de la "nueva primera cita" con Nicolás Occhiato

Celebrities
Celebrities

Toda la verdad sobre el “nuevo vínculo” con su ex. Cuándo, cómo y dónde iniciaron los “reencuentros” que intentaron ocultar.

"Después de cinco años juntos, Nico y yo nos conocemos a la perfección en cuerpo, mente y alma".

Flor Vigna y Nico Occhiato se enamoraron en 2014, mientras participaban de Combate (Canal 9). Se separaron tres veces antes de poner fin a la relación, en marzo de 2019. Volvieron a encontrarse –enfrentados– en la gran final de SúperBailando (ShowMatch, eltrece), en la que él alzó el trofeo, no sin antes dedicarle a ella emotivas palabras. Ella se sintió movilizada. Fue entonces que iniciaron una serie de “reencuentros” furtivos, hasta que la cámara de seguridad de una estación de servicio en Pilar los empujó a dar explicaciones “de una situación emocional inexplicable”.

"Sí. Se dio… Yo soltera y escuchando tantas cosas lindas esa noche. Me movilizó. Ya no oculto mi sensibilidad como en otros tiempos y estoy orgullosa de eso. Es gran parte de mi personalidad: la acepto, la respeto y la comparto. Supe que las palabras de Nico eran legítimas. Por eso me molestó que lo juzgaran hablando de estrategias y especulaciones (fue minutos antes de que el certamen abriese votaciones públicas). Yo conozco su corazón", le confiesa Flor a Gente acerca de cómo aquellas palabras de Nico en la gran final del SúperBailando lograron movilizarla.

Luego hablamos acerca de la "nueva primera cita" en la casa de Nico. "Fue Poco después de la final. El approach fue mutuo y se sintió muy bien", explica Vigna.

Y agrega: "Después de cinco años juntos, Nico y yo nos conocemos a la perfección en cuerpo, mente y alma. Tocamos con facilidad la fibra del otro. Volvió a aflorar el cariño inmenso que nos tendremos siempre, la cotidianeidad, el deseo, la energía y el amor, que estamos dispuestos a darnos en “esos” momentos. Al reconectar con la sensibilidad especial que aún compartimos –como sucedía en los encuentros que manteníamos tras la separación–, lloramos, reímos y nos auguramos lo mejor. Ninguno de los dos sabe si creceremos juntos, pero nos permitimos eso de “si vernos es un impulso del corazón, sigámonos conociendo”.

"Sí. Se dio… Yo soltera y escuchando tantas cosas lindas esa noche. Me movilizó".

Diciembre trajo consigo versiones de honey moon. Flor y Nico habían coincidido en su destino vacacional: Brasil. Vigna es enfática al referirse al tema: “Definitivamente no fue así. Ni nos vimos. Cada uno estuvo con sus amigos a mil quinientos kilómetros: yo en Buzios, él en Jurerê (Santa Catarina, Florianópolis)”.

–¿Cómo fue la despedida?

–Genial. Nos dijimos: “Ahora veamos qué nos pasa. Tal vez la vida vuelta a juntarnos”.

–Así, ¿sin más expectativa?

–Al principio nos veíamos cada vez que podíamos, creyendo que el vínculo podría evolucionar hacia algún lado. Cada reencuentro era muy sentimental, no sólo por lo que nos queremos, sino por lo que queremos a las familias del otro. Hacía tanto tiempo que no hablábamos así. Debo admitir que Nico tenía las mejores intensiones y mi cabeza había empezado a fabular con otra vuelta y todo eso… Pero enseguida pensé: “¿No estaremos forzando demasiado esta situación?”. Es que los dos tenemos un hermoso pasado juntos y el futuro no siempre es un copy-paste de aquellos tiempos.

–¿Por qué no funcionó ese intento de regreso?

(piensa) No evolucionó. Nos propusimos “fluir”, y en este “reconociéndonos” cada uno volvió a tener necesidades: “Mirá, yo no estoy para tal cosa…”, “Yo tampoco para aquello…”. “Ok, entonces no nos veamos…”, dijimos. Y empezaron los “¡Ay, pero no aguanto sin verte!” Entonces Nico propuso este modo de vinculación con total libertad. 

Fotos: Gentileza Mariano Rodríguez, de @estudiomrz.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig