Ahora leyendo
Flor Vigna habló del “pacto” íntimo con Nicolás Occhiato: “Si alguien más aparece en nuestas vidas…”

Flor Vigna habló del “pacto” íntimo con Nicolás Occhiato: “Si alguien más aparece en nuestas vidas…”

Redacción Gente

Toda la verdad sobre el “nuevo vínculo” con su ex, Nicolás Occhiato. El acuerdo íntimo entre los dos “para no lastimarnos”. Y una confesión: “Sigo abierta a que un hombre se enamore brutalmente de mí, sin miedo a hacer locuras de amor”.

El 16 de julio de 2019 –a cuatro meses de su última separación– Florencia Giannina Vigna (25) nos contaba en exclusiva: “No sólo logré abrazar a la soledad tan temida, sino que además resultó ser mi mejor maestra. Yo, que siempre supe vestirme de Mujer Maravilla, caí en la necesidad de hacerme chiquita y llorar”. Revelaba haber encontrado en la psicología “la fuerza para quebrar momentos insabios, en los que todo se vuelve negativo. La ‘auto-indagación’. La búsqueda del porqué de lo que vivo, aceptando y comunicando que estoy aprendiendo. Porque se hace imposible caretear el duelo de una separación”. Ella no había decidido. Sólo le tocó “comprender” con y desde el amor intacto. La raíz de este nuevo fin fue común a la de los otros tres, en cinco años de noviazgo. “Nico, que prioriza su crecimiento laboral sobre cualquier vínculo, me planteó que necesitaba estar solo. Que quería dedicarse a trabajar y no a ser mi novio”, señalaba Flor. “De repente me dijo: ‘No tengo tiempo para el amor’”.

Pero el destino los unió -enfrentados- nuevamente en la final del SúperBailando 2019. Él alzó el trofeo, no sin antes dedicarle a ella emotivas palabras. Ella se sintió movilizada. Fue entonces que iniciaron una serie de “reencuentros” furtivos, hasta que la cámara de seguridad de una estación de servicio en Pilar los empujó a dar explicaciones “de una situación emocional inexplicable”

“No evolucionó. Nos propusimos “fluir”, y en este “reconociéndonos” cada uno volvió a tener necesidades: “Mirá, yo no estoy para tal cosa…”, “Yo tampoco para aquello…”. “Ok, entonces no nos veamos…”, dijimos. Y empezaron los “¡Ay, pero no aguanto sin verte!” Entonces Nico propuso este modo de vinculación con total libertad“, explica Flor en relación al nuevo “modo de vinculación” de la pareja.

“Nico y yo nos hemos contado todo lo que pasó en cinco meses sin vernos. Somos demasiado transparentes para no hacerlo. Hasta donde el otro quiera preguntar, tendrá la verdad”.

Sobre las ventajas de su nueva relación, sostiene: “Uno deja de idealizar lo que fue y de aferrarse a un amor del pasado. Hoy me doy cuenta de que Nico es hermoso, con los valores de siempre. Pero cinco años después somos otros. Con las consecuencias aprendidas de lo que pasó y, tal vez, con necesidades diferentes”.

Es obvio que la pasión existe. Nos permitimos el deseo y está buenísimo. Pero en cada encuentro priorizamos las risas. La necesidad tiene que ver con lo emocional”, sostiene la actriz de Una semana nada más.

En cuanto a la fidelidad, es clara: “Durante cinco años fuimos los novios más seguros. Jamás hubo `un celo´entre nosotros. Y no voy a caretearla: al principio me costó pilotear la situación. Pero los dos sabemos que en cualquier momento alguna persona puede cruzarse en nuestras vidas. “Ok, tengamos esa libertad que me pedís, pero puedo perderme en el camino…” (risas). Al menos yo estoy súper abierta al amor. Algunos meses atrás estaba más que dispuesta a que un hombre se enamorase brutalmente de mí. Que se desespere por mí. Que hiciera locuras de amor. Blanquearlo con ganas y salir a comer juntos una milanesa por ahí sin tanto que explicar. Es por eso que aclaro: ¡No hay reconciliación! Las expectativas de los medios lastiman e incomodan. Nosotros no le damos más vuelta al tema, es un “te quiero ahora, en este momento que estamos compartiendo.

Puede interesarte

“Al menos yo estoy súper abierta al amor. Algunos meses atrás estaba más que dispuesta a que un hombre se enamorase brutalmente de mí”.

Finalmente, Flor cuenta si este nuevo “modo de vinculación” les puede hacer daño. “Está todo muy hablado. Nos pedimos algo muy claro en lo sentimental. Y es muy probable que si duele, alguno de los dos deberá soltar. Como así también, si alguno se da cuenta de que el otro realmente es el amor de su vida, deberá reaccionar. Es lo que nos toca vivir, no hay certezas ni proyecciones. Lo único de lo que estoy segura es que ya no voy triste al teatro. No dejo la suerte del otro lado. No culpo a nadie de estar jugando. Somos dos adultos haciéndose cargo de una decisión. Hoy disfruto de estar sola y también de vernos cada quince días o más. Como mujer estoy descubriendo quién soy hoy y qué quiero en verdad. Porque siento y pienso diferente. 

Fotos: Gentileza Mariano Rodríguez, de @estudiomrz.

Ir Arriba