Ahora leyendo
Benjamín Vicuña: “Actué desde el altillo de mi casa a las 2 de la mañana y me sentí vivo”

Benjamín Vicuña: “Actué desde el altillo de mi casa a las 2 de la mañana y me sentí vivo”

Avatar

El actor chileno que fue padre de Amancio hace poco más de un mes, contó cómo fue volver a actuar en modo “home office”.


En una charla a través de su iPad con dos coterráneos, Benjamín Vicuña Luco (41), el actor que en 2019 interpretó a Torcuato Ferreyra en Argentina, tierra de amor y venganza (eltrece), contó cómo se siente con respecto a su profesión: “Yo honestamente echo de menos pararme en un escenario, estar en un set, sentir al público y estar con mis compañeros. Sin embargo, creo que para bien o para mal, los nuevos formatos se van a mantener como una alternativa teatral por un largo tiempo”.

Si bien hace unos días él mismo dijo “el streaming no es teatro”, en esta oportunidad se retractó un poco, comentando: “Creo que no vale la pena abrir una grieta sobre si es o no es teatro, porque podríamos estar horas conversando sobre eso. Lo importante es rescatar lo positivo, que es que todos queremos traer alegría y que este fenómeno raro, nuevo y nacido de una necesidad de reencontrarnos, nos permite dejar las fronteras y hacer cosas regionales. También es una salida motivacional, creativa… ¡porque estamos todos con la cabeza que explota!, también económica, porque al menos en Argentina los actores están con un desempleo del 96%. O sea, también es una manera de sobrevivir”.

“Todos estamos viviendo momentos de introspección, de nostalgia y de plantearnos el misterio de la muerte, y hay mucha emoción dando vueltas”, reconoció Vicuña, antes de contar cómo fue su propia experiencia trabajando en Amor de cuarentena, una obra teatral que transcurre a través de mensajes de WhatsApp. Por supuesto, todos esos mensajes los grabó desde su casa, donde convive con La China Suárez (28), Rufina (7), Magnolia (2), Amancio (un mes) y, semana de por medio, también con Benicio (5), Bautista (12) y Beltrán (7).

¿Cómo hizo? “Tuve que encontrar un lugar de la casa de tranquilidad, para poder crear un personaje en el medio de mis hijos y mi cosa doméstica cotidiana. Costó, pero lo conseguí en las madrugadas, en la noche, en un lugar aislado y con el silencio. Fue bien bonito regalarme eso en medio de esta cosa…”.

Una frase linda que escuché es que ‘esta pandemia y esta situación de mierda es como manejar con neblina’, como que todas son decisiones muy cortas, porque no sabes qué hay más acá o más allá, y poder superar esta situación psicológica tan difícil de encierro, de incertidumbre, de dolor y de angustia, actuando y estableciendo mundos paralelos, me dio esa sensación rica de sentir que estamos vivos. Suena épico pero fue así. Fue emocionante hacer lo que uno ama. Lo mismo le debe pasar a un bailarín o a un futbolista que vuelve a un estadio. Para mí volver a actuar desde el altillo de mi casa a las 2 de la mañana fue bonito, porque sentí que estaba vivo el actor”.

Ir Arriba