Así recuerdan a Elsa Serrano sus compañeros de ‘Corte y Confección’: «Me sorprendió su humor» – GENTE Online
 

Así recuerdan a Elsa Serrano sus compañeros de 'Corte y Confección': "Me sorprendió su humor"

La trágica muerte de la diseñadora conmovió. Ligada al poder en los 90', Elsa mostró una faceta desconocida para muchos cuando se incorporó al reality de moda.

En enero, Elsa Serrano se sumó al jurado de Corte y confección (eltrece). La diseñadora icónica de los 90' llegó al reality para reemplazar a Fabián Zitta. Enseguida conquistó el corazón, no sólo de sus compañeros del jurado, sino también de los participantes y el público.

Sorprendidos con la noticia de su muerte, sus compañeros Matilda Blanco, Benito Fernández y Verónica de la Canal recordaron qué les llamó la atención al conocerla y cómo era su relación con ella.

Benito Fernández: "Hicimos una amistad de adolescentes"

"La conozco hace 30 años, pero nos hicimos muy amigos el año pasado, cuando llegó a Corte y confección. Nos hablábamos todo el tiempo", asegura Benito Fernández (60). Recuerda que sólo compartieron unas semanas, ya que ella dejó el programa en febrero. "Fui a comer a su casa el 14, justo antes de que empiece la cuarentena.Y ayer ella entró en mi desfile en el Fashion Week de NY. Puso un comentario pasadas las 18 y un rato después me mandó un WhatsApp pidiéndome una campera. Cuando le contesté, ya no me leyó", dice Fernández, todavía conmovido con la noticia del incendio.

"Cuando llegó al programa, lo que más me sorprendió fue su 'modernidad de cabeza'. Conectamos de entrada sin haber tenido relación previa. Era una mujer con un gran sentido del humor, muy trabajadora y súper generosa. Me sorprendió que fuera tan generosa. Conocí a sus hijas y nietas. Era una familia con una educación nunca vista. La conocía más y la quería más: era un ejemplo único", destacó Benito.

Todavía en shock por la noticia, pero empeñado en guardar los mejores recuerdos compartidos, contó algo de lo que compartieron en el último tiempo: "El día que fui a la casa me cocinó con cariño, me hizo pastas. Y en este tiempo de aislamiento, todos los días me escribía contándome lo que iba a hacer. Me dijo que tenía guardada una botella de vino rosado para salir a festejar cuando nos liberaran".

El diseñador quedó impactado con la pasión de Serrano por el trabajo. Y también por la naturalidad con que ella tomaba muchas cosas. "Fue muy espontánea, creó un personaje divino. Elsa le dio alegría a Corte y confección, y el programa a ella: se sintió querida, conocida, reconocida. La conoció mucha gente nueva y quienes tenían preconceptos vieron otra faceta. Ella lo disfrutó y yo disfruté conocerla", remata Benito.

Matilda Blanco: "Estoy muy triste, porque es un horror"

La estilista Matilda Blanco también se sorprendió por la frescura de Elsa Serrano cuando tuvo la oportunidad de compartir con ella las grabaciones de Corte y confección. "Compartimos unos lindos meses de trabajo cuando ella se incorporó como jurado. Fue un privilegio trabajar con ella. Era una persona muy amorosa, positiva y divertida. Tenía unas salidas desopilantes y era una gran conocedora de la moda, de la moldería, de los géneros. Una mujer con extremado buen gusto", dice describiendo a la diseñadora.

Desde su lugar valora especialmente el aporte que Serrano hizo a la moda argentina: "Nos marcó. Es clave reconocer su silueta, las hombreras, las capelinas, las pasadas de a tres modelos en los desfiles. Ella amaba los lunares y trabajaba componiendo en blanco y negro. Era muy exigente en cuanto a la moldería y sabía una barbaridad. Es inolvidable el vestido que le hizo a Norma Aleandro para los Oscar. Nos queda eso. A mí, además, me queda haber tenido una muy buena compañera de trabajo. Una mujer con la que pude compartir anécdotas divertidas", asegura.

Efectivamente, los "recreos" en las grabaciones del reality eran perfectos para compartir. "Ella nos contaba siempre de su infancia, cómo llegó a Argentina, de la relación que tenía con su papá, cómo la había educado, cómo amaba la moda. Un día nos habló de su llegada al país: pensaba que iba a Nueva York y buscaba rascacielos, hasta que su padre le contó que estaban en Argentina", comenta Matilda.

Agrega que en este tiempo de aislamiento no pasaban más de dos días sin mandarse mensajes y que Elsa, sabiendo que a ella le gustaban los videos de baile, le enviaba los más lindos que encontraba. "Fue una mujer muy encantadora", remata.

Verónica de la Canal: "Su moda fue icónica"

"Estoy consternada con la noticia", afirma Verónica de la Canal antes de contar que conoció dos veces a Elsa Serrano. La primera hace muchos años, cuando recién comenzaba su carrera como diseñadora. "La primera vez que la vi personalmente fue en un almuerzo con Mirtha Legrand. Eso fue al principio de mi carrera y yo estaba sentada con Elsa Serrano; le vi una personalidad como más fuerte"

En el marco de Corte y confección volvió a conocerla o, mejor dicho, pudo acceder a otras facetas de la creadora. "Cuando tuve la oportunidad de 'convivir' en Corte y confección, me di cuenta de lo súper divertida y canchera que era en su manera de pensar. Observaba todo y preguntaba. Se notaba que era una persona que había vivido mucho, pero se la notaba feliz. Disfrutaba y amaba la moda".

"Nos hicimos amigas, hablábamos de viajes. Ella tenía pensado irse de viaje en julio, porque todos sus cumpleaños los pasaba en Europa; me decía que viajáramos juntas. En este tiempo de aislamiento hablábamos todas las noches y todas las mañanas. Siempre le mandaba una foto de algún lugar de Europa y hacíamos como un viaje virtual", comenta De la Canal, y hace un poco de memoria para recordar la imagen de ayer. "Le mandé una foto de Venecia y ella me contestó que estaba por bajar para que fuéramos a pasear en góndola después de desayunar".

Como diseñadora conoció el trabajo de Serrano. "Su moda fue icónica. Recuerdo ese vestido que le hizo a Norma Aleandro con fondo rojo y encaje negro arriba. Siempre me pareció sublime. Ella lo trajo a Corte y confección y para mí fue un regalo: pude verlo, tocarlo. Ella me contó cómo lo hizo...", dice y exalta lo estricta que era la creadora italiana con su moldería.

El vestido que Elsa Serrano diseñó para Norma Aleandro es uno de los favoritos de Verónica de la Canal.

"Ella estaba muy triste, porque extrañaba mucho a todos: al programa, a sus amigos, a sus nietos. Al principio cumplió la cuarentena a rajatabla. El último tiempo había visto a sus hijos y a sus nietos. 'No los pude abrazar, pero los vi', me contó un día", recuerda De la Canal y agrega: "Me da un poquito de alivio y paz saber que estuve todo el tiempo con ella, que la acompañé de algún modo".

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig