Ahora leyendo
Araceli González puntuó a Fabián Mazzei en la intimidad y cuenta qué es lo que la erotiza: “Me vuelve loca su…”

Araceli González puntuó a Fabián Mazzei en la intimidad y cuenta qué es lo que la erotiza: “Me vuelve loca su…”

Redacción Gente

Además, la actriz abrió el cajón de su ropa interior y mostró los ‘fetiches’ de su marido. “Me gusta ponerme prendas sexy para entrar en acción”, confesó.

Encuarentenada con su marido Fabián Mazzei (54), Araceli Gonzalez (53) dio una entrevista desde su casa a La jaula de la moda (Ciudad Magazine) y reveló una serie de intimidades de su pareja. La actriz no dudó y calificó la performance de su marido como amante en la cama: “¡Un 10!”, exclamó.

Eso no fue todo, a la hora de hablar acerca de la parte del cuerpo de su pareja que más la erotizaba, afirmó: “Me erotiza su pechito, es divino… Hermoso”.

Cuando le preguntaron qué le gustaba a Fabián de su cuerpo, Araceli se rió cómplice, dejando la respuesta en un stand by. Luego contó: “Es de dejarte mensajitos escritos, que es muy amoroso y seductor. Últimamente, no está pudiendo hacerlo”.

La parte más jugosa llegó cuando mostró todo su vestidor y accedió a revolver su cajón de ropa interior y dijo: “Me gusta ponerme prendas sexies para entrar en acción”. Ahí fue cuando llegó la revelación de la actriz sobre el fetiche de Mazzei: “Le gustan los culottes negros, como a todos los hombres”.

Y continuó dando más detalles acerca de sus preferencias a la hora de los conjuntos lenceros: “No le gusta el rojo. Por qué no le gusta el rojo a ese hombre no lo sé”.

“A mí también me gustan los culottes para dormir. Para el ‘ataque’ no me lo pongo. A Fabi le encantan, dice que es mejor para mostrar en un momento así”, detalló Araceli, mientras elegía entre sus prendas favoritas “una bombacha Armani” y una bikini en color morado.

Puede interesarte

Además, en la íntima entrevista con la actriz, quien hoy dicta workshops motivacionales y de construcción de imagen, contó: “Ahora lo estoy abordando más yo a él, que él a mí”.

Por último, divertida, mostró su bombacha “más fea pero que es cómoda”: una enorme rayada, en amarillo y blanco y con la leyenda “dreaming”.

Ir Arriba