Ahora leyendo
A 23 años del asesinato de Gianni Versace, el recuerdo de sus amigas supermodelos

A 23 años del asesinato de Gianni Versace, el recuerdo de sus amigas supermodelos

Karina Noriega

Fue amigo de Lady Di, Madonna y Elton John. Su trágico asesinato, perpetrado el 15 de julio de 1997 por Andrew Cunanan, en la puerta de su residencia en Miami Beach, acaparó todos los titulares. Su horrendo final en palabras de Donato de Santis, el cocinero que era chef en su mansión. Cómo fue el adiós a ataúd abierto. Y la nueva serie que se centra en la psiquis de su ultimador.

Gianni Versace junto a Naomi Campbell y Carla Bruni.

Tenía 50 años. En la mañana del 15 de julio de 1997, Gianni Versace había salido a comprar revistas a un local cercano a su mansión. Cuando regresó, metió la llave en la cerradura de Casa Casuarina y antes de abrir el enorme portón de su residencia miamense, Andrew Cunanan le pegó los dos tiros. El diseñador llevaba en sus manos el semanario People y la revista Vogue.

Christy Turlington recordó a Gianni en su cuenta de Instagram “en otro aniversario de su horrífica muerte”: “Gianni no siempre era esa seria persona de negocios que le mostraba al público”.
La casa del diseñador en South Beach, Miami, en cuya puerta Andrew Cunanan terminó con su vida de dos disparos.

En la tapa de la publicación de Condé Nast, que descansaba junto a su cuerpo al lado de un charco de sangre, se podía leer: “Buenas noticias para las piernas fea: cómo mejorar lo que la naturaleza te ha dado”.

Al día siguiente, el 16 de julio, se celebró un funeral judío a ataúd abierto. Un día después, sus restos fueron incinerados y llevados por su hermana Donatella a la finca familiar en Milán. Algunas de sus musas, Naomi Campbell y la luego ex primera dama francesa, Carla Bruni, también lo despidieron.

Donatella Verscae en el funeral de su hermano.
Sting, Lady Di y Elton John despiden a Gianni en 1997.

“Siempre recordándote, Gianni Versace. Tus creaciones siguen siendo tan relevantes hoy como por entonces. Permanecés en mi corazón”, escribió en memoria del diseñador su amiga Naomi Campbell.

Andrew Cunanan: un asesino serial con aires de grandeza  

Andrew Cunanan fue el asesino serial que terminó con la vida del diseñador el 15 de julio de 1997 tras dispararle dos tiros en la puerta de Casa Casuarina, su residencia en Miami Beach. Nacido en National City (California) y el menor de cuatro hermanos de una familia ultra conservadora, Cunanan era hijo de un fraudulento corredor de bolsa y una fanática religiosa. Marcado por delirios de grandeza y obsesionado por tener status social, mintió infinidad de veces acerca de su identidad –dijo desde que era un millonario israelí a un aristócrata neoyorkino– vendió su cuerpo –“era un prostituto de lujo”, dijo su madre– y traficó con drogas.

Buscado por el FBI: Andrew Cunanan, el asesino de Gianni.

Además de asesinar a Versace, Cunanan también terminó con la vida de cuatro personas más, entre ellas el empresario inmobiliario Lee Miglin, en Chicago. “Killing Versace: The Hunt From a Serial Killer” (estrenada por E! Entertainment el 13 de julio) es un acercamiento a la mente del asesino quien, en palabras de especialistas forenses y legales, es “un verdadero psicópata”. “No es mejor que yo o igual, la única diferencia es que tuvo suerte”, dijo el asesino respecto de la fama del diseñador. Ocho días después se dispararle, el 23 de julio, se suicidó de un tiro en la boca con la misma arma con la que lo había matado.

Killing Versace, la nueva serie documental de E! Entertainment que se centra en la psiquis de su asesino.
View this post on Instagram

Indimenticabile Gianni ❤️#gianniversace #gianniforever

A post shared by Carla Bruni (@carlabruniofficial) on

El recuerdo de Carla Bruni a Versace.

La miniserie que primero contó su muerte

The assesination of Gianni Versace: American Crime Story (El asesinato de Gianni Versace: Un historia de crimen americano, Netflix, 2018) fue la primera ficción en revivir la muerte del diseñador. Ganó siete premios Emmy y dos Globo de Oro, incluidos a la mejor miniserie y a Mejor actor principal en una miniserie (Edgar Ramírez).

Según rememoró Donato de Santis, quien estuvo el día del crimen, “se muestra a Antonio (Ricky Martin) que abraza el cuerpo de Gianni y su camisa se mancha por completo de sangre. La verdad es que Antonio D’Amico (novio de Gianni), después de oír los disparos, lo vio agonizando y entró a la casa desesperado, a pedir ayuda”. Para la familia Versace, “sólo se trata de un trabajo de ficción”.

Puede interesarte
Una postal familiar en la entrada de su casa.

American Crime Story: El asesinato de Gianni Versace

En 2018, la ex pareja del diseñador dio declaraciones acerca de la naturaleza ficticia de American Crime Story y aclaró que la escena en la que Donatella (Penélope Cruz) se queja de él por no haberle dado hijos al diseñador, es falsa. “Ni Gianni ni yo estábamos buscando casarnos o tener hijos. Todo lo que queríamos era vivir nuestra relación abiertamente, como lo hicimos. Estábamos más que felices de tener sobrinas y sobrinos”, explicó D’Amico.

Gianni junto a quien fuera su novio, Antonio D’Amico (61), quien encontró al diseñador muerto en la puerta de su residencia.
View this post on Instagram

Remembering you today #Gianni ❤️ July, 1991.

A post shared by Cindy Crawford (@cindycrawford) on

Con esta foto de 1991 lo recordó la exsupermodelo Cindy Crawford.

Donato De Santis, su cocinero: “Tuve que reconocer su cuerpo”

Cuando mataron a Versace, quien lo deleitaba en la cocina desde hacía cuatro años –y con platos como chauchas cocinadas en aceite de almendras y ralladura de limón, acompañadas por un lenguado pasado por harina de polenta– era Donato de Santis. El día en el que Cunanan asesinó a Versace, el cocinero argentino tuvo que reconocer el cuerpo, declarar ante el FBI y cocinar en su honor para los hermanos del diseñador, Donatella y Santo.

Donato De Santis en la mansión de Versace.

Así recuerda al diseñador a quien conoció en el restaurante Bice, de Palm Beach, en 1992: “Siempre fue muy respetuoso. Era una persona muy introvertida, reservada y semi distante. Después, cuando empezabas a hablar, por ahí te invitaba a sentarse a tomar una copa de vino”. Acerca de ese fatídico 15 de julio, De Santis rememora: “Como nadie de su familia había llegado al Jackson Memorial, me tuve que hacer cargo de todo. ¡Sólo me faltó llamar al presidente Clinton! Ellos llegaron cerca de las dos de la mañana y sólo pudieron ver el cuerpo a través de un vidrio”.

Fotos: archivo Atlántida y gentileza E! Entertainment.

Ir Arriba