Ahora leyendo
Cabaret: charla íntima con Florencia Peña y Mike Amigorena

Cabaret: charla íntima con Florencia Peña y Mike Amigorena

Redacción Gente

Los actores nos cuentan qué significa esta obra para ellos y cómo les llegó la propuesta para interpretarla.

Flor Peña (44, la protagonista): “Mi primer recuerdo de Cabaret es, obvio, la película, que vi de niña. Lo que significó aquel largometraje, sus canciones emblemáticas que nunca pasarán de moda, y, claro, Liza, la increíble Liza encarnando a un personaje ¡que la catapultó al Oscar! Liza Minnelli es Cabaret y Cabaret es Liza Minnelli. Me acuerdo de haber visto tiempo después, en Broadway, la versión de Jennifer Jason Leigh y Alan Cumming. Aunque es una obra en la que participaron casi todas las actrices de cine, eso no me amedrentó. Ya hice muchas cosas que encararon antes otras colegas (La niñera, Casados con hijos, Hechizada…), hasta Sweet Charity, que también había llevado al cine Bob Fosse. Sally Bowles no iba a ser la excepción. Porque es un personaje a la vez emocional, intenso, enorme, que me invita, en una carrera como la mía bastante ligada al humor, a tocar otras teclas, a meterme en vericuetos que no pertenecen a mi zona de confort. Soy muy curiosa y siempre necesito superar mi propia marca. Son roles hermosos para intérpretes que cantamos y bailamos. Yo sabía que en algún momento iba a concretar este sueño, y creo que nuevamente será un punto de inflexión en mi carrera, uno de los proyectos más importantes de mi historia. Además en el ámbito del teatro, el mejor lugar para actuar, porque estás ahí, sin recortes, con todo lo que sos: tus manos, tus pies, tus miradas, tu energía. No hay con qué darle… ¿Qué le preguntaría a Liza si me la llegara a cruzar ahora? Nada. Le daría un abrazo y le diría “gracias por tanto talento”. A mí el talento me conmueve.

Mike (encarnando al extravagante maestro de ceremonias Emcee) y Flor (como la cantante Sally Bowles) en plena acción. Junto al resto del elenco, fueron ovacionados por Susana, Marley y casi quinientos espectadores.
¿Qué le preguntaría a Liza si me la llegara a cruzar ahora? Nada. Le daría un abrazo y le diría “gracias por tanto talento”, Florencia Peña.

Mike Amigorena (47, el protagonista): “Descubrí Cabaret a los siete años, a través de los relatos de mi mamá, Elsa, quien me contaba sobre la película en la que caía dinero al ritmo del Money, money de Liza Minnelli. ¡Pedías plata y el cielo te la daba! Tenía tan fresca la imagen que cuando Alberto Negri me llamó para explicarme el proyecto, en ningún momento lo objeté. Claro: nunca había participado en un musical, era el único que me atrapaba y, por si fuera poco, el proyecto incluía a Flor Peña, a quien adoro. El 28 de enero comenzamos los ensayos. Fueron seis duros meses, incluso los sábados, durante los cuales practiqué hasta acordeón… Me costó muchísimo bailar y cantar al mismo tiempo (practiqué hasta en la ducha: buena acústica). También el tap, el zapateo americano… ¡Miedo a equivocarme! Hoy, gracias a los ejercicios aeróbicos, haciendo Cabaret mi cuerpo y yo reímos. Vi varias veces mi rol de Emcee –una mezcla de Dios y el Diablo–, que en la película de Bob Fosse interpretó Joel Grey, pero no me inspiré en él. Alberto y Claudio Tolcachir fueron generosos conmigo: establecieron un corral, pero me dejaron que yo me moviera adentro como quisiera. Considero ya a Cabaret la mejor obra de 2019. Sólo de haberla visto como espectador siento que me hubiese dado una panzada. Sólo un visionario con la espalda de Gustavo Yankelevich pudo animarse a llevarla a cabo acá, en los tiempos que corren. Cabaret es una parodia de la vida y así lo demuestra la gente asistiendo al teatro: necesita divertirse”.

“Vi varias veces mi rol de Emcee –una mezcla
de Dios y el Diablo–, que en la película de Bob Fosse interpretó Joel Grey, pero no me inspiré en él. Alberto y Claudio Tolcachir fueron generosos conmigo: establecieron un corral, pero me dejaron que yo me moviera adentro como quisiera”, Mike Amigorena.

Gustavo Yankelevich (69, el productor): “Aunque todas las obras que produje hasta ahora fueron diferentes y las elegí con mucho gusto, siento que esta puesta es digna de competir con las mejores que se hayan producido en el mundo. Mi primer recuerdo de Cabaret es la película. La vi más de diez veces. Por supuesto, idolatré a Liza Minnelli, a la cabeza de un relato que considero amplio, de pérdida, dolor, supervivencia, reconstrucción… Los derechos, representados por Fernando Masllorens y Federico González Del Pino, me los acercaron Alberto Negrín y Florencia Peña, quienes felizmente sumaron a Mike Amigorena. Yo sólo di el okey. Me movilizaba un montón trabajar con ellos. Hoy puedo decir que me siento feliz por la elección. Y convoqué a Claudio Tolcachir, un excelente director, que sumando su talento al trabajo de Negrín, convierte a nuestra Cabaret en una joyita en todo sentido: en la música, el vestuario, la coreografía y la escenografia. Y vaya un párrafo especial para el teatro Liceo, que le da un marco especial y la calidez digna al proyecto. Si bien recuerdo que mi primera sensación, al estrenarla el 3 de abril, fue de una gran emoción, la misma experimenta un crecimiento constante. En una época que no es tan agraciada para la actividad teatral en la Argentina, apuesto al teatro porque me inspira respeto y fundamentalmente porque me volvió a despertar la pasión… Pero como la inversión que hicimos a nivel económico no se puede comparar, debido al tipo de cambio, con lo que nos saldría si la hubiésemos producido ahora, prefiero dejar el tema ahí y disfrutar de esta maravilla porteña llamada Cabaret.

Puede interesarte

Saludo final a sala llena.

Fotos: Christian Beliera y Diego Soldini.

Comentarios de Facebook
© 2019 GENTE | Todos los derechos reservados | Desarrollo: MOnkey ARt.

GENTE Y LA ACTUALIDAD de EDITORIAL ATLANTIDA S.A.
Director Responsable: Federico Poletto
Nº de Edición: - Fecha:
Domicilio Legal: Azopardo 579 - C.A.B.A.
Registro DNDA en trámite.

Ir Arriba