Mascotas en el auto: todo lo que tenés que saber – GENTE Online
 

Mascotas en el auto: todo lo que tenés que saber

mascota en autos
Las leyes que se deben cumplir y los recaudos que se deben tomar para tener un viaje seguro y placentero.
Autos y Motos
Autos y Motos

Las mascotas son un integrante más de las familias. Y es por eso que muchas disfrutan de llevarlas en autos a todos lados, especialmente cuando es momento de tomarse unas vacaciones. Pero llevar un animal dentro de un vehículo requiere de muchos cuidados, principalmente por una cuestión de seguridad.

¿QUÉ DICE LA LEY SOBRE LAS MASCOTAS EN LOS AUTOS?

mascota en autos

La legislación nacional de tránsito no reglamenta el traslado de las mascotas, aunque prohíbe “transportar cualquier carga o elemento que perturbe la visibilidad, afecte peligrosamente las condiciones aerodinámicas del vehículo, oculte luces o indicadores o sobresalga de los límites permitidos”. En consecuencia, aquellos que deciden transportar a sus animales en caniles sujetos a la parte trasera del rodado están infringiendo la ley.

Sin embargo, en algunos distritos son muy claros al respecto. En la provincia de Buenos Aires la ley 13.637 establece que, “ningún conductor podrá llevar animales en el asiento delantero, estos deberán ser transportados en el asiento trasero y atados con correas de modo tal que no puedan saltar al asiento delantero”. Un concepto similar tiene la ley 2.148 de tránsito de la Ciudad de Buenos Aires que prohíbe a los conductores “transportar animales sueltos”.

¿Y QUÉ SE DEBE HACER?

mascota en autos

La Agencia Nacional de Seguridad Vial aconseja, por ejemplo, “llevar a las mascotas sujetas con arneses, en jaulas o caniles y en el asiento trasero”. También es aconsejable utilizar las  redes y barras que separan la zona de los pasajeros del espacio donde se encuentra la mascota. El objetivo es, obviamente, que la mascota no moleste al conductor y no sean un elemento de peligro en el interior del auto.

La mejor opción es que el animal viaje atado o en su canasto o jaula cerrada. Con esta medida se consigue que la mascota no pase a la parte delantera del habitáculo y, además, seguirá en el sector posterior en caso de una desaceleración brusca o un choque minimizando el riesgo de que sufra lesiones o que se las produzca al resto de los pasajeros.

En el caso de hacer viajes largos es necesario hacer una parada cada dos horas para que puedan moverse en libertad y descargar energía por unos minutos para luego seguir camino. También se debe tener a mano agua para que pueda hidratarse y, por supuesto, sus juguetes favoritos para que se pueda entretener durante el viaje.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig