El pequeño deportivo que parece un Batimovil y solo se puede usar en circuitos – GENTE Online
 

El pequeño deportivo que parece un Batimovil y solo se puede usar en circuitos

El McMurtry Spéirling mide poco más de tres metros y tiene un motor eléctrico de 1.000 caballos.
Autos y Motos
Autos y Motos

Si Batman realmente existiera, seguramente, el McMurtry Spéirling sería el auto que elegiría para distraerse de los problemas de ciudad Gótica. ¿El motivo? Solo alcanza con ver la apariencia de este pequeño vehículo para darse cuenta que tiene muchas semejanzas con los autos que suele utilizar el Encapotado...

McMurtry Spéirling

Pero que el tamaño del McMurtry Spéirling no engañe. Se trata de un deportivo eléctrico con tanta potencia y prestaciones que su uso está prohibido en las calles y solo se puede utilizar en circuitos.

Creado por la compañía inglesa McMurtry Automotive fue presentado en sociedad en la edición 2021 del Festival de la Velocidad de Goodwood. Allí subió la legendaria colina de 1,6 millas con Derek Bell, cinco veces ganador de las 24 Horas de Le Mans, detrás del volante.

El McMurtry Spéirling sólo mide 3,2 metros de largo. Pesa unos 1.000 kilos, pese a contar con una enorme batería de 60 kilovatios hora. Según el fabricante, la relación peso/potencia es de 1/1, así que la diminuta máquina monta un motor cero emisiones de ¡1.000 caballos!

McMurtry Spéirling

Con una velocidad máxima cercana a los 320 km/h, el Spéirling acelera de 0 a 300 km/h en nueve segundos, el tiempo que un coche normal demora para llegar a los 100 km/h...

Aunque alcanza semejante velocidad, el modelo inglés carece de alerones y deflectores como es característico en otros deportivos. Para lograr una eficiencia aerodinámica óptima los diseñadores colocaron un ventilador de 80 CV en la parte posterior.

McMurtry Spéirling

Este sistema, utilizado alguna vez en la Fórmula 1 y en la extinta categoría Can-Am, extrae el aire que está debajo del coche. Así crea un vacío que, en este caso, equivale a una carga aerodinámica de 500 kilos. De esta manera, el auto va bien pegado al piso cuando anda a toda velocidad. Eso sí, cuenta con una “aleta de tiburón” que hace de estabilizador longitudinal.

Con una autonomía de 350 kilómetros, el Spéirling se queda sin energía después de 45 minutos en modo “racing”.

Este singular deportivo fue ideado por Sir David McMurtry, un hombre de negocios e inventor con más de 200 patentes a su nombre.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig