Así eligió Renault el nombre de su nuevo SUV, según Sylvia Dos Santos, ejecutiva de la marca – GENTE Online
 

Así eligió Renault el nombre de su nuevo SUV, según Sylvia Dos Santos, ejecutiva de la marca

Bautizado como Austral, es un nuevo modelo que comenzará a comercializarse en 2022.
Autos y Motos
Autos y Motos

Renault anunció que en 2022 sumará un nuevo vehículo a su line up. Será un SUV y se llamará Renault Austral. Se fabricará en España, en la planta de Palencia, y reemplazará al Renault Kadjar, que se presentó originalmente en 2015. Su lanzamiento está previsto para los primeros meses de 2022.

¿Pero por qué llamarlo Austral? La respuesta la tiene Sylvia Dos Santos, Responsable de la Estrategia de Denominaciones de la Dirección Global de Marketing de la marca francesa.

Renault

“Austral evoca los colores y la calidez del hemisferio sur. Es un nombre que invita a viajar y perfectamente adecuado para un SUV. Su fonética es armoniosa, equilibrada y fácil de pronunciar para todo el mundo, un punto clave en su despliegue internacional”, explica la experta.

El Renault Austral constituye la nueva oferta de la marca en la categoría de SUV compactos proponiendo nuevas tecnologías conectadas y un gran placer de conducción. Con una longitud de 4,51 metros, podrá acoger con total comodidad hasta cinco pasajeros. Con este nuevo modelo, Renault continúa su ofensiva en la reconquista del segmento C que se inició con Arkana y el nuevo Mégane E-TECH 100% Eléctrico.

¿CÓMO SE ELIGIÓ EL NOMBRE?

Dauphine, Espace, Twingo, Clio… Los nombres de los modelos emblemáticos de Renault forman parte de la cultura popular y del imaginario colectivo. ¿Qué ocurrirá con los futuros modelos de la marca? Al desvelar el nombre de su próximo SUV, Renault revela su nueva estrategia de denominación y muestra su ambición de renovación.

Renault
tiene Sylvia Dos Santos, Responsable de la Estrategia de Denominaciones de la Dirección Global de Marketing de Renault.

Renault no siempre aplicó la misma estrategia para denominar sus modelos. Sin embargo, aunque la R (de Renault, obviamente) seguida de un número se utilizó durante algunas décadas para nombrar a los vehículos de la marca, su sistema de denominación es más bien históricamente nominal.

De hecho, darle un nombre a un vehículo es mucho más impactante y permite dotar de sentido y emoción a un modelo, algo primordial para una marca que quiera crear lazos con sus clientes.

Este tipo de denominación permite además jugar con la sonoridad y la extensión de los nombres. “Los nombres cortos con sonoridad alegre que ya conocemos, como Clio o Zoe, se utilizan para bautizar vehículos pequeños, urbanos y ágiles, mientras que nombres más largos, con una sonoridad más pausada, como Talisman, evocan el lado distinguido y más imponente del vehículo”, cuenta Sylvia.

Algunos nombres incluso han ido más allá de los prototipos y los modelos de producción, marcando así la historia del automóvil. Este es el caso por ejemplo de Espace, un nombre repleto de sentido ya que encarna el espacio a bordo, o de Twingo, un nombre lleno de vitalidad y dinamismo.

ENCONTRAR EL NOMBRE ADECUADO: UN TRABAJO A LARGO PLAZO

El nombre de un vehículo es la culminación de un trabajo de mucho tiempo que se inicia años antes de su salida al mercado. Para encontrar la simbiosis perfecta entre el nombre, la identidad del nuevo vehículo y los clientes a los que se dirige, además de los valores y la personalidad de la marca, intervienen varios actores. Los servicios de marketing, diseño, producto y jurídico trabajan así codo con codo y cuentan a veces con la asistencia de agencias especializadas en la creación de nombres.

Renault

“En Renault contamos con un verdadero saber hacer. Cuando trabajamos en un nombre, nos situamos en simbiosis con el vehículo, su promesa, sus beneficios. Trabajamos mucho en torno a las emociones que emanan del coche, así como en su percepción, en el objetivo”, afirma Dos Santos, que revela las tres opciones que siempre barajan en Renault al momento de bautizar a un nuevo modelo.

La primera consiste en retomar un nombre histórico, icónico, que ha marcado la historia de la marca y que se puede capitalizar. Es lo que se ha hecho con Mégane, que se ha reinventado y modernizado para convertirse en Mégane E-TECH 100% Eléctrico.  

La segunda opción es seleccionar alguno disponible en la gran base de nombres ya registrados por Renault y que se enriquece constantemente. “Tenemos una base de nombres muy rica, propiedad de Renault. Nos enorgullece, sentimos apego por ella y la protegemos. Es nuestra fuente, son nuestras historias y nuestro patrimonio de nombres”.

Renault

Mientras que la tercera y última opción es dejar que fluya la creatividad proponiendo nuevos nombres.

La larga lista de varias decenas de nombres se va reduciendo poco a poco a lo largo de una serie de “crash tests” jurídicos, lingüísticos y culturales que se realizan en todos los países de comercialización del futuro vehículo. Se obtiene finalmente una “short list” de tres nombres que se somete al juicio de los órganos de dirección y al CEO, quien arbitra en favor del que más se ajusta a su visión del vehículo.

Para el futuro SUV de nueva generación de la marca se optó por un término que había sido registrado en 2005 y que responde a muchos criterios desde el punto de vista de las denominaciones.

Procedente de la palabra latina “austrālis”, evoca de inmediato el color y la calidez del sur, la naturaleza relajante, los grandes espacios abiertos y es una promesa de apertura hacia un sinfín de posibilidades que funciona en muchas lenguas europeas. Funciona en francés, lo que permite a Renault reivindicar sus raíces, pero también en español, en inglés, en italiano... Esa dimensión internacional corresponde perfectamente a un vehículo que se comercializará en toda Europa y más allá.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig