“¿Yo uno de los actores más sexys de Hollywood?… ¿No será demasiado?” – GENTE Online
 

“¿Yo uno de los actores más sexys de Hollywood?... ¿No será demasiado?”

Actualidad
Actualidad

Hoy tuve un día extraño. Cuando iba a retirar el correo del buzón y caminaba cerca del portón delantero de mi casa, sentí que un conocido iba a llegar. Entonces me quedé allí parado unos escasos segundos y, de repente, surgió una camioneta blanca de la que bajó Eddie Murphy… Lo reconozco: en mi vida abundan los momentos de déjà vu”, advierte él, doblado en un cómodo sillón de estilo renacentista, desde su 1,84 vestido de camisa gris y jean prelavado.

Y la expresión déjà vu (en francés “ya visto”) combinada con el nombre del entrevistado de repente parecen confluir perfectos en la mente del periodista (Nota del redactor: ¿Semejante paralelo no lo hemos trazado meses atrás en otra nota?)

Cierto o incierto, Denzel Washington y déjà vu en serio van muy bien juntos, más allá de que Déjà vu se llama su flamante trabajo. Y es así quizá porque cuando uno menciona a Denzel Washington de inmediato lo relaciona con una película atrapante (de la misma manera que cuando cita a Sandra Bullock, Jennifer López, Antonio Banderas o Richard Gere, por lo general piensa lo contrario). ¿Testimonios fílmicos que confirmen la teoría, desde su debut en la pantalla grande durante 1979 –tras abandonar los estudios de Medicina– y a lo largo de 34 largometrajes? Montones. Tiempos de gloria, Malcolm X, El informe Pelícano, Philadelphia, Poseídos, El coleccionista de huesos, John Q., El plan perfecto, Huracán, Día de entrenamiento, Tiempo límite, Hombre en llamas (Nota del redactor: ¿Seguro que cobró 20 millones de dólares por cada una de las últimas dos o comenzó a causarnos efecto –efecto dèjá vu, claro– el argumento de la producción que estrenará el jueves 4 de enero?). Tampoco resulta simple trasladarle tamaña inquietud puesto que, igual que Anthony Hopkins y Catherine Zeta-Jones, al caballero no le apasiona ni medio conversar sobre dinero, la familia y demás cuestiones que lo incomodan.

–¿Acostumbra a mirar el camino andado en su carrera?
–Jamás. Quizá cuando sea mayor me la pase contando historias transitadas, pero por ahora quiero vivir a tope. No me interesa quedarme sentado. Siempre que la gente me consulta cuál es mi filme favorito, le contesto:“El próximo”.

–¿En qué consistió su preparación para Déjà Vu?
–Admito que a Tony (Scott, el director) y a mí nos gusta la investigación, y apoyarnos en tipos verdaderos. Rodamos juntos dos veces, y ahora reincidimos. Hemos tomado y recreado los métodos de los americanos que investigaron el infame atentado de Oklahoma (integrantes del U.S. Bureau of Alcohol, Tobacco and Firearms, ATF), y se los aplicamos a mi ficticio agente Doug Carlin, convocado para rastrear al autor de cierta catastrófica explosión de una bomba en el ferry de Nueva Orleans.

–Usted encabezó serios filmes dramáticos y enérgicas cintas de acción. ¿Qué hace para lograr encarnar personajes tan diferentes?
–Uno trata de desarrollar un personaje e interpretar el guión, cualesquiera sean. Sin embargo, también depende del papel. En Huracán, por ejemplo, necesitaba mostrarme en perfecto estado, y me entrené muchísimo tiempo físicamente. En el caso de Hombre en llamas, amé que el guardaespaldas que componía se encontrara un poco excedido de peso… La mejor excusa para evitar hacer ejercicio (risas).

–A propósito, acaba de cruzar la barrera de los 50 ¿Le sorprende ser considerado uno de los protagonistas más seductores de Hollywood, una especie de símbolo sexual?
–Mmmm, ¿no será demasiado? Para mí lo realmente interesante de cumplir los 50 fue comprender que éste no es el ensayo final y que hay que disfrutar de cada día e intentar llevar una existencia bella y sana.

–Paula Patton, la joven actriz de la que se enamora en escena, ¿se puso nerviosa por tenerlo a su lado?
–Rodeada de veteranos como Val (Kilmer) y yo, debe haber sentido la presión. Intenté relajarla. “No estás aquí porque hayas ganado el concurso de Miss Lo Que Sea. Sos la número uno para el rol que te tocó. Ergo, sentite súper libre para cometer errores”, le dije de entrada. Y me apabulló su entusiasmo. En los días que corren, días en los que no tenés ganas de salir de tu trailer, un alma así de fresca y joven te recuerda que es un privilegio pertenecer a una industria en la que te compensan de una forma sorprendente y ridícula por hacer algo que disfrutás.

–¿Intuimos que hoy sí quiere conversar sobre dinero, la familia..., mister Washington?
–¡No!, ¡no! (muestra sus famosos dientes blancos). Me da la impresión de que en oportunidades anteriores escuché preguntas similares y no tuve ganas de responderlas... ¿Notaste cómo me ataca seguido el déjà vu del que te hablé al principio? “<I>Quizá cuando sea mayor me la pase contando historias transitadas, pero por ahora quiero vivir a tope. Siempre que la gente me consulta cuál es mi filme favorito, le contesto</I>: ‘El próximo’”, afirma.

Quizá cuando sea mayor me la pase contando historias transitadas, pero por ahora quiero vivir a tope. Siempre que la gente me consulta cuál es mi filme favorito, le contesto: ‘El próximo’”, afirma.

Washington junto a Halle Berry, luego de obtener el Oscar como Mejor Actor Principal, por Día de entrenamiento (2001). También logró el de Actor de reparto, por Tiempos de gloria (1989).

Washington junto a Halle Berry, luego de obtener el Oscar como Mejor Actor Principal, por Día de entrenamiento (2001). También logró el de Actor de reparto, por Tiempos de gloria (1989).

De civil y en el cuerpo de Doug Carlin, el agente de <I>Déjà vu</I>, cinta donde ese desconcertante relámpago de la memoria entrega pistas respecto al futuro, e incluso puede cambiar el destino de cientos de inocentes. Rodada en el Nueva Orleans post Katrina, la dirigió Tony Scott, la produjo Jerry Bruckheimer y la actúan, además de D.W., Jim Caviezel y Val Kilmer.

De civil y en el cuerpo de Doug Carlin, el agente de Déjà vu, cinta donde ese desconcertante relámpago de la memoria entrega pistas respecto al futuro, e incluso puede cambiar el destino de cientos de inocentes. Rodada en el Nueva Orleans post Katrina, la dirigió Tony Scott, la produjo Jerry Bruckheimer y la actúan, además de D.W., Jim Caviezel y Val Kilmer.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig