" /> «Yo soy Puma» – GENTE Online
 

"Yo soy Puma"

Actualidad
Actualidad

Allí está él: Hugo Porta, el ídolo. Con la entereza de siempre y esa forma de mirar a los ojos propia de las personas seguras, ganadoras. Ya no luce la 10 en la espalda, aunque aún la lleva en su corazón. Con el espíritu amateur intacto, ese que aprendió y formó rodeado de familiares, amigos, compañeros y rivales. Con tantas batallas, tantos triunfos, tanta gloria... Y con lo más importante, la se
guridad de saber que fue feliz jugando al rugby.

-¿Cómo nació tu pasión por el rugby?
-Yo iba al club desde que era un chiquilín de tres años. En el 65',
cuando fue el boom de Los Pumas debido a su gira por Sudáfrica, unos amigos
me invitaron a jugar un partido de fin de temporada en Banco Nación y jugué
medio tiempo, y ya en el 66' comencé a jugar en una 5° Formativa del
club. Así empecé mi relación con el rugby. Comparado con
estos tiempos no empecé de muy chico. Después de jugar dos años
en la 5° pasé muy rápido a la "reserva", que sería
una menores de 19 de ahora.

-Entonces en tu caso el rugby no vino "de familia".
-Acá no... -asegura con firmeza, mirando hacia todos los lados del living
de su casa-. La primera generación de jugador de rugby en la familia
Porta soy yo. Más tarde mi hijo jugó un tiempo, pero no mucho.

-¿Una persona ligada a tus comienzos en el rugby?
-Julián Gutiérrez, un hombre que fue el alma de Banco Nación.
El rugby es hoy en el club lo que es, y fue lo que fue en la época de
gloria, por el esfuerzo de Julián... al que conozco de toda la vida.

-Desde tu debut en primera hasta que te calzaste la 10 de la selección
no pasó mucho tiempo.

-Jugué joven en Los Pumas. Mi oportunidad surgió cuando el equipo
volvió de una gira en el 71. Como había un plantel muy grande,
se dividió para jugar el Argentino y el Sudamericano. En esa oportunidad,
con 18 años, me puse la camiseta de Los Pumas por primera vez.

-¿Tu máximo logro?
-Los dos campeonatos con mi club, el triunfo con Banco frente a Inglaterra en
el, el triunfo con el equipo sudamericano contra los Sprinboks, el empate con
los All Blacks, el primer triunfo sobre un equipo francés en la Argentina...

-¿Cuál fue el premio que más disfrutaste haber ganado?
-Sin duda el Olimpia es un premio importante. Aunque a veces las satisfacciones
van más allá de los premios. Para mí fue un halago muy
grande el abrazo que me dio Mandela por ser reconocido como deportista y argentino.
Los premios vinieron solos, y lo interesante fue haberlos logrado sin abandonar
mis convicciones. Nunca jugué al rugby por los premios.

-¿Cómo es el Hugo Porta de hoy?
-Soy una persona de 50 años que se levanta todos los días con
la esperanza de estar un poco mejor y de luchar en la vida como luché
en el deporte. Soy de quedarme en casa, con mi familia. Tengo una vida normal
y feliz.

-¿Practicás otros deportes?
-Juego mucho al fútbol, me encanta, también al golf. Además,
salgo a correr y practico ciclismo. Por cierto, estoy por participar en una
carrera de bicicletas en Sudáfrica. Para mí el deporte siempre
está presente, y aunque la gente me reconoce como un jugador de rugby...
hoy soy un deportista.

-¿Qué es lo que más extrañás de ser jugador?
-La alegría de expresarme en la cancha -dice sin dudar-. Fui muy feliz
siendo jugador, lo viví a pleno y con intensidad. Tal vez lo que más
extraño es esa satisfacción que provoca el desafío de entrar
a jugar cada partido, eso me hizo muy feliz. De todos modos creo que en la vida
se cumplen etapas, y no extraño al jugador: sería muy mediocre
vivir recreando al Porta jugador. Voy a ver rugby pero no me muero por entrar
a la cancha... ya pasó.

-¿Quién es el mejor jugador argentino de la actualidad?
-Hay varios buenos, pero no hay dudas acerca de que Pichot es un jugador diferente.
Todo el mundo habla de Agustín, y si no es el mejor, está entre
los mejores. Es el que más fama tiene a nivel internacional. También
me gusta el juego de Corleto.

-¿Por qué creés que no se les puede ganar a los All
Blacks?

-Es mentira que no se les puede ganar. El secreto está en jugar mejor
que ellos. Los Pumas hicieron un gran partido el año pasado, con una
defensa como yo nunca vi en un equipo nacional, y estuvieron muy cerca de llevarse
el triunfo. A veces hay cosas de la suerte que hacen cambiar un resultado. Si
Los Pumas hubiesen marcado casi al final, el partido hubiese sido de ellos.

-Hasta ahora el empate del 85' en 21 tantos fue el mejor resultado. En esa
oportunidad todos los puntos fueron tuyos ¿cómo lo viviste?

-Otra vez la suerte... porque el partido terminó con medio pack nuestro
dentro del in goal de los neoceolandeses y sin embargo no se dio. Pero marcamos
un hito al haber conseguido equiparar con garra y fuerza la técnica de
los All Blacks, que indiscutiblemente era superior.

-¿Cómo viviste la última jugada?
-Yo pensaba que ganábamos... porque cerca del final ellos estaban quebrados.
Pero bueno, salió así. Empatamos y no se puede cambiar.

-El triunfo de Banco en el '90 contra Inglaterra es una de las hazañas
más destacadas de la historia de nuestro rugby. Y vos fuiste uno de sus
protagonistas.

-Fue como un sueño, porque nadie pensaba que le íbamos a ganar
a Inglaterra. Y lo más lindo de ese triunfo es que Banco fue fiel a una
manera de sentir el juego y de jugar. Además, como teníamos poco
que perder, salimos a la cancha con mucha desinhibición. No hay dudas
de que para el club fue el partido de su historia, y para el rugby argentino,
algo muy importante.

-Si te dieran a elegir: ¿qué partido volverías a jugar?
-Ese partido de Banco contra Inglaterra y también el partido que empatamos
ante los All Blacks, para ver si les ganamos -suelta entre risas-.

-La última: ¿qué es "ser Puma"?
-Es lograr el máximo de lo que un jugador puede aspirar en el rugby argentino.
Es representar tanto al chico de pre-décima como al mejor jugador de
primera. Es honrar al rugby desde La Quiaca hasta Tierra del Fuego. Y es hacerlo
con entereza y con orgullo. Es algo especial para toda la vida. Yo, soy Puma.

por
Rugbytime.com

Junto a un cuadro del equipo de 1979. Ambos representan una misma idea, ambos son íconos del seleccionado nacional.

Junto a un cuadro del equipo de 1979. Ambos representan una misma idea, ambos son íconos del seleccionado nacional.

Porta recorrió el planeta demostrando su talento y haciendo amigos de los equipos más poderosos y competitivos.

Porta recorrió el planeta demostrando su talento y haciendo amigos de los equipos más poderosos y competitivos.

En su oficina, atendiendo a los clientes. Se define como <i>.">

En su oficina, atendiendo a los clientes. Se define como "una persona de 50 años que se levanta todos los días con la esperanza de estar un poco mejor y de luchar en la vida como luché en el deporte".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig